Enlaces para accesibilidad

Se reúnen madre e hija separadas en la frontera de EE.UU.


Buena Ventura Martín-Godínez, (centro), sostiene a suh hijo Pedro, (izquierda) cuando se reúne con su hija Janne, (derecha), en el Aeropuerto Internacional de Miami, el domingo 1 de julio de 2018. Martín ingresó ilegalmente a EE.UU. desde México en mayo con su hijo huyendo de la violencia en Guatemala. Su esposo cruzó dos semanas después con Janne. Todos fueron capturados por la patrulla fronteriza y separados. La niña fue liberada el domingo de una agencia de bienestar infantil en Michigan. (AP Photo/Lynne Sladky)

Han pasado casi dos meses desde que Buena Ventura Martín Godínez vio por última vez a su hija de 7 años luego de que la atemorizada joven madre guatemalteca fue separada de su familia cuando intentaba cruzar la frontera entre México y Estados Unidos.

En este tiempo hablaron por teléfono, pero al verla en el aeropuerto de Miami por primera vez el domingo, la abrazó muy fuerte mientras lloraba en una reunión que temía nunca llegaría a ocurrir.

"Me siento muy feliz, ahora lo que quiero para completar mi felicidad es que dejen en libertad a mi esposo", dijo Martín mientras su hija Janne sostenía un perrito de peluche y globos azules y jugaba con su hermanito en el área de reclamo de equipajes

Martín cruzó la frontera entre México y Estados Unidos con su hijo pequeño en mayo huyendo de las amenazas que dijo recibió de violentas pandillas de su localidad natal, en el noroeste de Guatemala, que le pedían dinero. Su esposo hizo lo propio dos semanas después con su hija.

Pero la familia fue detenida por la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos y separada de conformidad con la política de cero tolerancia del presidente Donald Trump. Su esposo, Pedro Godínez Aguilar, fue condenado por el delito menor de entrar de forma ilegal en territorio estadounidense y está en una cárcel de Atlanta a la espera de una deportación casi segura.

Martín estuvo detenida por una semana con su bebé en Arizona y Texas y llegó a dormir en el suelo de concreto de un centro de detención antes de su liberación. Ahora lleva un pesado dispositivo de rastreo negro en su tobillo. Ella y el bebé están con familiares en una localidad al sur de Miami.

Su hija fue puesta bajo la custodia de funcionarios de bienestar infantil en Michigan y realizó descorazonadoras llamadas telefónicas a su madre, preguntando cuándo volverían a estar juntas.

Buena Ventura Martín-Godínez, en el centro, sostiene a su hijo Pedro, a la derecha, mientras ella se reúne con su hija Janne, a la izquierda, en el aeropuerto internacional de Miami, el domingo 1 de julio de 2018 en Miami.
Buena Ventura Martín-Godínez, en el centro, sostiene a su hijo Pedro, a la derecha, mientras ella se reúne con su hija Janne, a la izquierda, en el aeropuerto internacional de Miami, el domingo 1 de julio de 2018 en Miami.

La familia es una de las miles que han intentado encontrar refugio en Estados Unidos en las últimas semanas pero se han visto atrapadas en la realidad de un sistema migratorio que nunca ha sido tan receptivo como los desesperados migrantes esperaban, y que se ha endurecido bajo el mando de Trump con la separación forzosa de padres e hijos como método de disuasión para la inmigración ilegal.

La mayoría de las familias que cruzan la frontera suroeste del país proceden de Guatemala, con 29.278 detenidas entre octubre y finales de mayo.

Martín y su esposo podrían haber sido retenidos fácilmente también bajo el anterior gobierno y enfrentarían una larga lucha para conseguir asilo.

Pero el padre no habría sido procesado por ser la primera vez que cruzaba la frontera, es probable que hubiese estado detenido brevemente con su hija y luego habría quedado en libertad con un dispositivo de rastreo mientras luchaba por su futuro en los tribunales.

Su hija tampoco habría sido enviada sola a la otra punta del país, haciendo que sus padres luchasen de forma desesperada para recuperarla.

En el emotivo reencuentro del domingo, el tío de la menor, Nicolás Godínez, dijo que su familia estaba tremendamente preocupada por su regreso. Habían escuchado rumores infundados de que el gobierno estadounidense estaba dando a menores como Janne en adopción.

Martín, que trabajaba como enfermera en Guatemala, señaló que ella y su esposo se decidieron a dejar San Juan Atitán porque encapuchados exigían pagos de extorsión del pequeño negocio del hombre de acceso a internet.

Viajaron en autocar hasta una zona justo al sur de la frontera estadounidense en Arizona.

Martín dijo que no recurrieron a un contrabandista de personas, aunque muchos migrantes centroamericanos sí lo hacen y pasan años pagando sus tarifas.

La mujer explicó que vadeó un río con el agua a la altura de las rodillas con varios migrantes más y fue detenida de inmediato.

Los registros judiciales mostraron que su esposo fue sorprendido en la misma zona el 16 de mayo.

"Yo lo que les aconsejo es que busquen otro país para refugiarse porque esta ley aquí está muy dura. La gente aquí no tiene corazón", dijo con lágrimas en los ojos.

"Un hijo es un gran tesoro que uno tiene en la vida y que al separarnos duele bastante porque los hijos son una bendición de Dios".

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG