Enlaces para accesibilidad

Reporte: Nielsen y Vitiello se opusieron a plan para deportar masivamente familias


La exsecretaria de Seguridad Nacional de EE.UU. Kirstjen Nielsen, hace declaraciones fuera de su residencia en Alexandria, Virginia, el 8 de abril de 2019.

En las semanas previas a su expulsión el mes pasado, el secretario de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, y el principal funcionario de inmigración, Ronald Vitiello, desafiaron un plan secreto de la Casa Blanca para arrestar a miles de padres e hijos en una operación de relámpago contra migrantes en 10 ciudades importantes de EE.UU., informa el Washington Post.

El diario reseña que según siete funcionarios actuales y anteriores del Departamento de Seguridad Nacional, la administración quería atacar a la multitud de familias que habían cruzado la frontera de Estados Unidos y México después de que la política de "tolerancia cero" del presidente fracasara a principios de 2018. El propósito final, dijeron los funcionarios era una demostración de fuerza para enviar el mensaje de que Estados Unidos se va a endurecer al actuar rápidamente para detener y deportar a los inmigrantes recientes, incluidas las familias con niños.

La extensa operación, según el Washington Post, incluía un esfuerzo para acelerar los casos en las cortes de inmigración, lo que permitiría al gobierno obtener órdenes de deportación contra aquellos que no se presentaran a sus audiencias; los funcionarios dijeron que el 90 por ciento de los señalados eran declarados deportables en su ausencia. Los arrestos posteriores hubieran requerido redadas coordinadas contra padres con hijos en sus hogares y vecindarios.

PeroVitiello y Nielsen la detuvieron, preocupados por la falta de preparación de los agentes de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos, el riesgo de indignación pública y la preocupación de que desviaría recursos de la frontera, dice la información.

El asesor principal de Trump, Stephen Miller, y el subdirector de ICE, Matthew Albence, apoyaban especialmente el plan, dijeron los funcionarios, ansiosos por realizar arrestos masivos dramáticos y altamente visibles, que según argumentaron, ayudarían a disuadir la creciente afluencia de familias.

Los arrestos se planificaron en Nueva York, Chicago, Los Ángeles y los otros destinos más grandes de los Estados Unidos para los migrantes centroamericanos. Aunque algunas de las ciudades se consideran jurisdicciones "santuario" con Departamentos de Policía que no cooperan con ICE, el plan no omitía esos lugares, dijeron las autoridades.

La rama de Operaciones de Ejecución y Remoción de ICE tenía una lista de objetivos inicial de 2.500 adultos y niños, pero el plan, que sigue siendo considerado, era visto como un primer paso hacia la detención de hasta 10.000 migrantes, según el Washington Post, que asegura que la gran mayoría de las familias que han cruzado la frontera en los últimos 18 meses en busca de asilo permanecen en el país, esperando una fecha de audiencia o desafiando las órdenes de deportación.

Los funcionarios del DHS dijeron que las objeciones que Vitiello y Nielsen plantearon con respecto a los arrestos "en general" fueron en su mayoría operativas y logísticas, y no como resultado de las preocupaciones éticas sobre la detención de familias que un juez de inmigración había ordenado deportar.

"Hubo la preocupación de que se estaba armando apresuradamente, sería inefectivo y podría ser contraproducente al desviar recursos de las operaciones críticas de respuesta de emergencia en la frontera", dijo un funcionario del DHS, quien, como otros, describió el plan al diario bajo la condición de anonimato.

A Nielsen y otros también les preocupaba que un esfuerzo masivo por deportar a padres e hijos restara valor al objetivo declarado de la administración Trump de perseguir a los "extranjeros criminales".

"La propuesta no estaba lista para el horario estelar", dijo el funcionario, razón por la cual los líderes principales del DHS bloquearon la Casa Blanca. "Querían 10 ciudades, miles de arrestados".

El Washington Post reporta que los funcionarios de ICE y DHS declinaron hacer comentarios, y Vitiello y Nielsen no respondieron a las solicitudes de comentarios. Miller se negó a hacer comentarios a través de un portavoz de la Casa Blanca.

Pero los funcionarios de la administración que describieron el plan dijeron que el rechazo de Vitiello y Nielsen fue un factor en la decisión del presidente Trump de expulsar a ambos funcionarios, particularmente a Vitiello.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG