Enlaces para accesibilidad

Reino Unido expulsa 23 diplomáticos rusos tras ataque a exespía


Theresa May dijo que los diplomáticos rusos tienen una semana para abandonar el país.

El gobierno de Theresa May ordenó la salida de 23 diplomáticos rusos de Gran Bretaña en respuesta al envenenamiento del exespía ruso Sergei Skripal y su hija, Yulia, en territorio británico.

La primera ministra británica dijo “ha quedado claro que el señor Skripal y su hija fueron envenenados con un agente neurotóxico de grado militar del tipo desarrollado por Rusia”.

La jefa de gobierno hizo el anuncio luego de que Moscú dejó pasar un plazo que vencía a medianoche para explicar cómo la sustancia creada por la Unión Soviética en tiempos de la Guerra Fría fue utilizado contra el exespía. Padre e hija siguen ingresados en estado crítico en un hospital de Salisbury, en el suroeste de Inglaterra, después de haber sido hallado inconscientes el 4 de marzo.

“Basados en la positiva investigación del agente químico por parte de investigadores internacionales de prestigio mundial, nuestro conocimiento de que Rusia ha producido este agente previamente y que sigue siendo capaz de producirlo, el historial ruso de conducir asesinatos patrocinados por el estado y que Rusia considera a la disidencia como blancos legítimos de asesinato, nuestro gobierno ha concluido que Rusia es responsable de los actos contra Serge y Julia Skripal”, dijo May en su discurso ante el Parlamento británico.

May acusó a Moscú de responder con "desdén" al pedido británico de explicaciones sobre el hecho. Dijo que las acciones rusas "representan un empleo ilegal de la fuerza por el estado ruso contra el Reino Unido".

"Es una afrenta a la prohibición de empleo de armas químicas", dijo May. "Y es una afrenta al sistema basado en normas del que dependemos nosotros y nuestros socios internacionales".

Lea la carta Theresa May a la ONU (inglés)

May dijo que los diplomáticos rusos tienen una semana para abandonar el país.

Gran Bretaña canceló además una invitación al canciller ruso Serguei Lavrov y May dijo que los ministros del gobierno y la familia real no asistirán a la Copa del Mundo de fútbol en Rusia.

El gobierno será más estricto con el dinero ruso de origen dudoso y reforzará sus poderes de imponer sanciones a los abusadores de los derechos humanos, añadió.

"Congelaremos los bienes del estado ruso cuando tengamos pruebas de que podrían usarse para amenazar la vida o la propiedad de ciudadanos o residentes del Reino Unido", dijo May sin entrar en detalles.

El embajador ruso en Londres, Alexander Yakovenko, calificó las medidas británicas de "absolutamente inaceptables" y "una provocación".

Moscú se niega a cumplir con los reclamos británicos a menos que se le envíen muestras del veneno recogidas por los investigadores.

El vocero del presidente ruso Vladimir Putin, Dmitry Peskov, dijo a la prensa el miércoles que Rusia "rechaza el lenguaje de los ultimátum".

Gran Bretaña ha presentado "acusaciones infundadas que no están respaldadas por prueba alguna", dijo y aseguró que Moscú estaría dispuesto a colaborar con la investigación, pero no advierte en Londres la disposición de reciprocidad.

"Esperamos que se imponga la razón y que otros países se pregunten si las pruebas contra Rusia son realmente serias", acotó.

Rusia ha dicho que el agente neurotóxico podría provenir de otro antiguo país soviético como Ucrania, un adversario de Moscú.

El legislador Vladimir Gutenev, miembro de la comisión estatal para el desarme químico, dijo que Rusia ha destruido sus reservas de Novichok, el veneno usado contra los Skripal.

"Es difícil saber qué sucede en los países vecinos", dijo a la agencia noticiosa Interfax.

Gran Bretaña ha pedido apoyo a sus aliados de la Unión Europea y la OTAN. Según su oficina, el presidente Donald Trump dijo a la primera ministra que estaba "con el Reino Unido hasta el final".

Gran Bretaña ha convocado a una reunión urgente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para discutir el ataque de Salisbury.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG