Enlaces para accesibilidad

Reporte: Refugios casi llenos con niños inmigrantes


La situación ha hecho que el gobierno considere varias opciones, entre ellas expandir la red de albergues o soltar más rápidamente a los jóvenes con sus “patrocinadores”.

De acuerdo con el Departamento de Salud y Servicios Sociales, la cantidad de menores de edad retenidos en la red de albergues federales está copando su capacidad al llegar a uno 15,000.

De acuerdo con un reporte de NPR (la Radio Nacional Pública de Estados Unidos), la red de más de 100 refugios estaría al 92 por ciento de su capacidad. Un gran número de los llamados niños sin acompañantes ha estado llegando a las fronteras de EE.UU. en los últimos años, pero se ha visto un incremento en estos meses. Nada más en noviembre, un aproximado de 175 niños sin acompañantes cruzaron la frontera sur todos los días, según la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza.

El reporte indica que mayormente se trataría de jóvenes adolescentes de Centroamérica, que escapan solos de la pobreza o de la violencia de las pandillas en busca de asilo en EE.UU.

La situación ha hecho que el gobierno considere varias opciones, entre ellas expandir la red de albergues o soltar más rápidamente a los jóvenes con sus “patrocinadores”. Sin embargo, esta última opción se complicó y se alargó a principios de año con una nueva política de la administración de Donald Trump pues todos los que viven en casa de los “patrocinadores”, por lo general familiares de los menores que ya están en EE.UU., pueden ser sujetos de una verificación de antecedentes penales con sus huellas dactilares.

También puede leer: EE.UU.: personal para migrantes menores no pasó controles de abuso y negligencia infantil

La semana pasada, The Associated Press reveló que miles de trabajadores de dos centros de detención federales que albergan a 3.600 adolescentes migrantes al cuidado del gobierno no pasaron controles estatales para verificar que no tienen un historial demostrado de abuso o maltrato infantil.

Los centros serían los de Homestead, en Miami, y de Tornillo, uno de los más grandes, en Texas.

El contratista de estos albergues, BCFS, señala el reporte de NPR, ha defendido las instalaciones asegurando que no son centros de detención, y donde los menores de edad tienen sus tres comidas y entretenimiento, y sus trabajadores no son guardias.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG