Enlaces para accesibilidad

¿Quién era Abu Bakr al-Baghdadi?


Baghdadi nació como Ibrahim Awwad Ibrahim Al-Badri en 1971 en la ciudad iraquí de Samarra. Era el hijo de un maestro coránico.

Para Abu Bakr al-Baghdadi, el punto más alto de su vida fue en 2014, cuando se paró en una túnica negra ante los fieles en una mezquita en Mosul, ciudad al norte de Irak que el Estado Islámico había capturado, y declaró que él era el califa, el líder político y religioso de la comunidad musulmana global.

“Fui designado para gobernarlos, pero no soy el mejor entre ustedes”, declaró Baghdadi. “Si me ven actuando de verdad, entonces síganme. Si me ven actuando falsamente, entonces aconséjenme y guíenme (…) si desobedezco a Dios, entonces no me obedezcan”.

Otros líderes musulmanes rechazaron su proclamación, pero su califato eventualmente cubrió hasta un 40% de Irak y una amplia franja del norte de Siria. Atrajo a miles de combatientes extranjeros a la causa del Estado Islámico contra los aliados de Occidente y Oriente Medio en la región.

En su autodeclarada capital de Raqqa, Siria, el Estado Islámico por un tiempo administró su califato como un estado, con un sistema brutal e intransigente de justicia islámica, mientras recogía impuestos y distribuyó servicios públicos.

Pero Baghdadi, con una recompensa de 20 millones de dólares sobre su cabeza desde 2016, no se le vio en público, salvo por un video de 18 minutos que se lanzó en abril pasado.

Hubo numerosos reportes en los últimos años que había sido asesinado o gravemente herido en una serie de ataques de estadounidenses y aliados en todo Irak y el norte de Siria a medida que el califato colapsó gradualmente. En junio de 2017, el gobierno iraquí declaró que había recapturado Mosul del Estado Islámico y seis meses después declaró victoria completa en Irak. Pero el marzo pasado, las Fuerzas Democráticas sirias respaldadas por Estados Unidos anunciaron la liberación de Baghuz, el último territorio controlado por el Estado Islámico en Siria.

Baghdadi resurgió en un audio, a menudo haciendo referencia a eventos recientes para demostrar que estaba vivo. De lo contrario, se escondió, empleando una variedad de técnicas para evitar la vigilancia de su paradero. No usaba teléfonos celulares, a menudo se mudaba de un refugio a otro y evitaba viajar en convoys que pudieran llamar la atención de las fuerzas aliadas en la región.

Pero la búsqueda de EE.UU. por él continuó, culminando con la redada de las Fuerzas Especiales de EE.UU. en Siria en la que Baghdadi detonó su chaleco suicida, matándose a sí mismo y a tres niños cuando los comandos estadounidenses lo arrinconaron en un túnel sin salida.

El presidente de EE.UU. Donald Trump anunció la redada y la muerte de Baghdadi en una transmisión nacional e inusual conferencia de prensa en la Casa Blanca el domingo en la mañana, indicando al mundo que cuando Baghdadi murió estaba "gimiendo, llorando y gritando todo el camino". Una prueba de ADN realizada en el sitio en solo 15 minutos, confirmó su muerte, dijo Trump.

Baghdadi nació como Ibrahim Awwad Ibrahim Al-Badri en 1971 en la ciudad iraquí de Samarra. Era el hijo de un maestro coránico.

Un perfil de 2015 realizado por el Brookings Institution en Washington lo describió como un joven como "retraído, taciturno y, cuando hablaba, apenas audible".

Pero el reporte de Brookings Institution indicó que en un principio, “el apodo de Ibrahim era "El creyente". Cuando no estaba en la escuela, pasaba gran parte de su tiempo en la mezquita local, inmerso en sus estudios religiosos; y cuando regresaba a casa al final del día, según unos de sus hermanos, Shamsi, era rápido en amonestar a cualquiera que se desviara de las restricciones de la ley islámica ".

También amaba el fútbol, referido por otros como "nuestro Messi", en honor al jugador estrella del fútbol argentino, Lionel Messi.

Estudió recitación coránica en la Universidad Saddam de Estudios Islámicos en Bagdad y se unió a la Hermandad Musulmana, un movimiento panárabe basado en el establecimiento de estados respaldados por la ley islámica que algunos gobiernos han prohibido.

Relatos de noticias y libros han rastreado su radicalización a la invasión estadounidense de Irak en 2003 para derrocar al hombre fuerte iraquí Saddam Hussein. Baghdadi se unió a las milicias sunitas para luchar contra la ocupación estadounidense. Fue detenido en el Campamento Bucca en 2004 e hizo su presencia conocida como predicador y futbolista.

“Muchos de los 24.000 reclusos en Bucca eran árabes sunitas que habían servido en los servicios militares y de inteligencia de Saddam”, indicó Brookings. “Cuando cae Saddam, también lo hicieron ellos, una consecuencia de la purga estadounidense de los baathistas y la nueva ascendencia de la mayoría chiíta oprimida de Iraq. Si no eran yihadistas cuando llegaron, muchos de ellos lo eran cuando se fueron”.

“Bagdadi resultaría ser la más explosiva de esas llamas”, indica el reporte. “Un hombre responsable de gran parte de la conflagración que afectaría a la región menos de una década después”.

Cuando Baghdadi fue liberado, tenía una manera de reconectarse con sus ex compañeros: había escrito los números de teléfono de cada uno en la elástica de su ropa interior.

Estableció lazos con al-Qaeda en Iraq, pero muchos de los internos de Bucca se convertirían en figuras destacadas en una rama, el Estado Islámico en Irak, y Baghdadi se convirtió en su jefe en 2010 cuando los líderes del grupo murieron en un ataque aéreo.

Un año después, expandió el grupo a Siria a medida que se apoderó de más y más territorio, incluyendo Raqqa y eventualmente Mosul en 2014, donde dio su único discurso televisado en la gran mezquita de la ciudad. Le habló a simpatizantes del Estado Islámico en 2015, 2016 y 2017 en mensajes de audio.

Su última advertencia de audio a los seguidores del Estado Islámico llegó el mes pasado.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG