Enlaces para accesibilidad

Puertorriqueños reciben escasos suministros tras paso de María

  • Voz de América - Redacción

La isla aún espera mayor cooperación por parte de Estados Unidos para su recuperación.

Muchos de los 3,4 millones de habitantes de Puerto Rico hacen largas filas para acceder a escasos suministros de gas y diesel, luego de que la energía eléctrica se fuera de la isla, una semana después de que el huracán María la golpeara.

A medida que Puerto Rico se enfrenta a la falta de combustible, agua y suministros médicos tras el paso de María, se ve obligado a presionar a la administración Trump para levantar una medida sobre los buques extranjeros que suministran alimentos desde el continente de los Estados Unidos.

El presidente Donald Trump dijo entre tanto en un discurso este martes que viajará la próxima semana a la isla para "garantizar la ayuda", y felicitó el trabajo de FEMA.

El gobernador de la isla Ricardo Roselló, está esperando que el gobierno federal renuncie temporalmente a la Ley Jones, que exige que todas las mercancías embarcadas entre los puertos de los Estados Unidos, sean transportadas por barcos de propiedad y operación estadounidense. El gobierno de Trump hasta ahora no ha concedido el permiso, argumentando que está evaluando el problema.

Puerto Rico obtiene la mayor parte de su combustible por barco desde los Estados Unidos, pero uno de sus dos puertos principales está cerrado y el otro está operando sólo durante el día.

"Estamos considerando los problemas subyacentes y estamos evaluando si una renuncia debe ser emitida", dijo un alto funcionario del DHS a periodistas en teleconferencia.

El lunes, varios miembros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos han pedido al Departamento d Seguridad Nacional, que renunciara a la ley durante un año para ayudar a los esfuerzos de socorro.

Falta de agua y combustible

María, la tormenta más poderosa que golpeó a Puerto Rico en casi 90 años, causó inundaciones generalizadas y daños a hogares e infraestructura.

Los residentes están luchando para encontrar agua limpia, luego de que expertos anunciaran estar preocupados por una crisis de salud pública.

El martes, cientos de personas se congregaron alrededor de un buque en el municipio nororiental de Canovanas.

Algunos residentes esperaron horas para recibir gasolina y diesel con el fin de recargar sus automóviles y generadores de energía en sus hogares.

El coronel de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Michael Valle, quien estuvo a la mano para los esfuerzos de socorro en San Juan, dijo que estaba más preocupado por "el nivel de desesperación" que podría surgir si la distribución de combustible no volviera a la normalidad en un par de semanas.

En Washington, los líderes republicanos que controlan ambas cámaras del Congreso, han dicho que están preparados para impulsar la financiación de desastres.

Sin embargo, la administración podría tardar un par de semanas en hacer esa solicitud, según informó el martes un asesor del Comité de Apropiaciones de la Cámara.

Mientras tanto, la administración todavía tiene $ 5 mil millones en ayuda en un fondo de ayuda de desastre, y el Congreso también ha aprobado cerca de $ 7 mil millones más que estarán disponibles el 1 de octubre, informó el asesor.

Entre tanto el director de presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, dijo a periodistas el martes que el Congreso se ha apropiado del dinero suficiente para cubrir los costos del desastre hasta la mitad de octubre.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG