Enlaces para accesibilidad

Trump anuncia visita a Puerto Rico, defiende ayuda al territorio

  • Voz de América - Redacción

El presidente de EE.UU. Donald Trump anunció que visitará la próxima semana Puerto Rico, el territorio estadounidense devastado por el huracán María.

El presidente de EE.UU. Donald Trump anunció que viajará el martes próximo a Puerto Rico, el territorio isleño estadounidense en el Caribe devastado por el huracán María.

Trump hizo el anuncio este martes en la Oficina Oval durante una breve sesión fotográfica con el visitante primer ministro de España, Mariano Rajoy, antes de reunirse para conversaciones privadas.

El presidente de EE.UU., Donald Trump y el primer ministro español Mariano Rajoy, antes de su reunión privada en la Oficina Oval. Washington, septiembre 26 de 2017.
El presidente de EE.UU., Donald Trump y el primer ministro español Mariano Rajoy, antes de su reunión privada en la Oficina Oval. Washington, septiembre 26 de 2017.

El líder estadounidense dijo que la visita a Puerto Rico, no puedo hacerla antes debido a que los servicios de emergencia están llevando asistencia para los esfuerzos de recuperación.

​"Conozco a muchos puertorriqueños, y son muy buenas personas y tenemos que ayudarlos. Verdaderamente fue devastador. Algunos dicen -lo leí esta mañana- que está literalmente destruido", señaló.

"La infraestructura, como saben, estaba en mal estado en Puerto Rico antes de la tormenta, y ahora -en muchos casos- no hay infraestructura. De modo que realmente hay que comenzar prácticamente desde el principio", agregó Trump.

El mandatario también dijo que podría visitar las Islas Vírgenes de EE.UU. durante su viaje del martes próximo.

Trump explicó que la tardanza en la ayuda a Puerto Rico a diferencia de los casos de Texas y Florida, afectados por los huracanes Harvey e Irma, en semanas anteriores, es que la recuperación en ese territorio es más difícil.

"Es muy difícil porque es una isla. En el caso de Texas se puede enviar camiones hasta allá, como saben recibimos elogios por la ayuda a Texas y Florida y también los recibiremos por Puerto Rico, pero la diferencia es que esta es una isla localizada en medio del océano, y es un gran océano, y creo que estamos haciendo francamente un muy buen trabajo".

Trump aplaudió la labor de FEMA (la agencia federal de manejo de emergencias), que dijo está llevando cada hora, vía aérea, agua y alimentos a Puerto Rico. Horas antes, había afirmado en Twitter que la asistencia federal ya estaba en camino a Puerto Rico, un día después de haber comentado por primera vez en varios días sobre la devastación causada por el huracán María en el territorio estadounidense.

"Agradezco a Carmen Yulín Cruz, la alcaldesa de San Juan, por sus amables palabras sobre FEMA, etc. Estamos trabajando duro. Mucho alimento y agua allí/en camino" escribió Trump esta mañana, poco después de que la alcaldesa Yulín fuera entrevistada en el programa "New Day" de CNN.

Críticas a respuesta de Washington

Colas a la espera de poder comprar gasolina para los generadores en Aibonito, Puerto Rico, tras el paso del huracán María. Sept. 25, 2017.
Colas a la espera de poder comprar gasolina para los generadores en Aibonito, Puerto Rico, tras el paso del huracán María. Sept. 25, 2017.

Desde el lunes, el gobierno estadounidense trata de acelerar la ayuda humanitaria a Puerto Rico, al tiempo que el presidente Trump recordaba a los puertorriqueños sobre “los miles de millones de dólares” de la deuda pública con la que “deben lidiar” en medio de la devastación del huracán María.

Los críticos del gobierno de Trump señalan que la respuesta a la tragedia en Puerto Rico está muy lejos de la que hubo en los casos de Texas y Florida, que también fueron afectados por el paso de dos huracanes.

No fue sino hasta el lunes por la noche cuando el presidente finalmente se refirió en una serie de tuits a las diferencias entre los dos estados y la isla, un territorio estadounidense.

“A Texas y Florida les está yendo muy bien pero Puerto Rico, que ya estaba sufriendo de una infraestructura rota y deuda masiva, está en profundos problemas”, dijo.

“Alimentos, agua y medicinas son las prioridades —y va bien”, agregó.

Pero cinco días después del paso de María, un huracán de categoría 4, por el territorio estadounidense, más de tres millones de ciudadanos carecen de agua potable, comida, gasolina y comunicaciones.

Los supermercados empiezan a reabrir, pero la situación está lejos de ser normal y muchos clientes se marchan a casa decepcionados.

La mayoría de las tiendas y restaurantes siguen cerrados. La mayoría de la isla sigue sin electricidad y pocos tienen generadores o suficiente combustible para ponerlos en marcha.

Las tiendas que abrieron el lunes tenían largas filas de espera y muchos estantes vacíos en el interior donde antes había leche, carne y otros productos perecederos. No había ni rastro de agua potable.

En Washington, las autoridades dijeron que no hay necesidad de enviar barcos de la Armada con provisiones porque los aviones pueden ser más eficientes. También descartaron levantar las restricciones federales para que barcos extranjeros transporten carga de emergencia, porque dijeron que como ha sido el caso en Florida y Texas, no es necesario.

Los legisladores demócratas que representan grandes poblaciones de puertorriqueños en tierra firme, caracterizaron la respuesta de Washington, como demasiado poca y demasiado lenta.

“Los puertorriqueños son estadounidenses”, dijo la representante demócrata por Nueva York, Nydia Velásquez, quien viajó el fin de semana a Puerto Rico para evaluar los daños. “No podemos y no vamos a darles la espalda”.

Trump estaba supuesto a visitar Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses durante el fin de semana pasado, pero el viaje fue pospuesto debido al giro que tomó el huracán.

El presidente en cambio, estuvo hablando de la NFL, la NBA y lo que considera es un irrespeto a los símbolos nacionales por parte de jugadores que protestan la inequidad racial y la brutalidad policial.

El jefe de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA), Brock Long, y el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Tom Bossert, viajaron a San Juan el lunes.

Junto a ellos, el gobernador, Ricardo Rosselló, que durante el fin de semana urgió ayuda de emergencia, expresó gratitud por lo que se ha recibido hasta ahora y dijo que la presencia de Long y Bossert es “una clara indicación que el gobierno está comprometido con el proceso de recuperación de Puerto Rico”.

Los puertorriqueños confían en que así sea, pero saben que será un largo camino.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG