Enlaces para accesibilidad

Primarias de Virginia vigiladas de cerca por tendencia nacional


Las elecciones estatales de 2017 fueron una señal de alerta temprana de que una ola azul de oposición al presidente Donald Trump se apoderaría de los comicios parciales de Estados Unidos en 2018.

Un republicano de Virginia que rompió con su partido para apoyar la expansión de Medicaid derrotó a un retador conservador el martes en una primaria legislativa estatal que podría servir como un barómetro político para el próximo año presidencial.

Y en un improbable regreso político, un exlegislador de Virginia que solía pasar sus días en el Capitolio estatal y sus noches en la cárcel después de ser acusado de tener relaciones sexuales con su secretaria adolescente derrotó a un senador titular en una primaria demócrata.

Normalmente un asunto somnoliento, las primarias para los 140 escaños en la Legislatura estatal fueron más dramáticas este año ya que los moderados en ambos partidos fueron desafiados desde sus flancos más extremos. Virginia es el único estado donde la Legislatura tiene una posibilidad razonable de cambiar el control del partido. Los republicanos actualmente tienen mayorías estrechas tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado.

Las elecciones estatales de 2017 fueron una señal de alerta temprana de que una ola azul de oposición al presidente Donald Trump se apoderaría de los comicios parciales de Estados Unidos en 2018, y ahora los analistas políticos están buscando pistas sobre el año 2020.

Por el lado del Partido Republicano, el resentimiento persistente sobre la votación del año pasado para expandir el Medicaid en Virginia alimentó las contiendas divisivas.

Pero el senador republicano Emmett Hanger, de los senadores más poderosos del estado, se defendió de su rival el martes.

Hanger jugó un papel clave en la expansión de Medicaid que hizo que 400.000 adultos de bajos ingresos fueran elegibles para inscribirse. Su oponente Tina Freitas dijo que Hanger traicionó a los constituyentes al apoyar a Medicaid y que no es lo suficientemente conservador en cuanto a las armas o el aborto. Los hospitales gastaron mucho para ayudar a Hanger.

Muchos demócratas titulares, incluido el líder de la minoría demócrata en el Senado, Dick Saslaw, fueron desafiados por los recién llegados liberales que no tuvieron miedo de atacar a sus oponentes como éticamente comprometidos y fuera de sintonía con su base.

Los demócratas esperan continuar una racha ganadora de tres años, impulsada principalmente por votantes suburbanos que no están contentos con Trump.

Pero el partido perdió una gran ventaja a principios de este año cuando sus tres principales funcionarios estatales se vieron envueltos en un escándalo. Una foto de anuario racista surgió en febrero y casi obligó al gobernador Ralph Northam a abandonar su cargo. El vicegobernador Justin Fairfax fue luego fue acusado por dos mujeres de agresión sexual, que él negó. Y el fiscal general Mark Herring, después de pedir la renuncia de Northam, reveló que él también se pintó una vez la cara de negro en la universidad.

Un nuevo dolor de cabeza significativo para los demócratas el martes fue la victoria de Joe Morrissey sobre la senadora titular Rosalyn Dance en un distrito del senado del área de Richmond. Morrissey fue encarcelado hace cuatro años después de un escándalo sexual que involucró a una adolescente, con quien Morrissey luego se casó. Él se declaró culpable -bajo un acuerdo negociado de Alford- del delito menor de contribuir a la delincuencia de una menor; el acuerdo judicial le permitió mantener su inocencia, al tiempo que reconocía que los fiscales tenían pruebas suficientes para una condena.

El votante Melvin Washington dijo que eligió a Morrissey porque cree que entiende los vecindarios del distrito. Washington dijo que no le molestan los problemas legales del pasado de Morrissey.

"La gente trata de hacer explotar las cosas más de lo que son", dijo. "Ninguno de nosotros es perfecto".

Otras contiendas aún estaban demasiado reñidas como para conocer el resultado el martes por la noche.

Saslaw, que es pro-negocios y es muy cercano con los republicanos, no se había enfrentado a un rival importante en 40 años. Este año se enfrentó a dos, incluida la abogada de derechos humanos Yasmine Taeb, de 39 años, quien pintó a Saslaw como demasiado conservador y muy afín con intereses especiales.

John Laszakovits, un ingeniero de 60 años de Falls Church, dijo que quiere nuevas personas en el cargo y votó por Taeb.

"El otro chico ha estado allí demasiado tiempo", dijo.

Pero Laura Harris, una jubilada de 71 años, dijo que votó por Saslaw debido a su larga trayectoria en obtener resultados.

"Ha hecho mucho en términos de servicios humanos", dijo.

Temas similares están jugando en todo el estado. El delegado republicano Bob Thomas también votó a favor de la expansión de Medicaid y está tratando de mantener su asiento en el área de Fredericksburg.

El delegado Lee Carter, un autoproclamado socialista democrático que fue uno de los mayores ganadores sorpresa en 2017, está tratando de defenderse de un oponente más moderado.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG