Enlaces para accesibilidad

Presidente Trump asiste a servicio de Pascua


El presidente de EE.UU., Donald Trump, acompañado de su hija Tiffany (izq.), y de la primera dama Melania Trump, asisten a un servicio religioso por el Domingo de Pascua en la iglesia episcopal Bethesda by the Sea, en Palm Beach, Florida, el 21 de abril de 2019.

El presidente Donald Trump en la mañana de Pascua ofreció sus condolencias a la gente de Sri Lanka, continuó sus ataques contra la investigación del abogado especial Robert Mueller y asistió al servicio en la Iglesia Bethesda by the-Sea cerca de su mansión Mar a Lago, en Florida.

El presidente envió un saludo de Felices Pascuas a sus muchos seguidores a primera hora de la mañana, y agregó: "Nunca he estado más feliz ni más contento porque a su país le está yendo tan bien".

Pero el tuit fue seguido por varios otros en los que trató de enmarcar el informe como una reivindicación de su persona, aunque estaba claramente molesto por sus detalles. Poco después de tuitear sobre su felicidad, tuiteó de nuevo, y calificó el informe de "nada más que un total'".

El presidente también tuiteó sobre los ataques terroristas en Sri Lanka y dijo: "¡Estamos listos para ayudar!". Las explosiones en iglesias y hoteles en esa nación causaron la muerte a más de 200 personas. Nadie ha reivindicado la responsabilidad del ataque. Las autoridades de Sri Lanka están culpando a extremistas religiosos.

El presidente asistió al servicio en la iglesia episcopal con la primera dama Melania Trump y su hija Tiffany, la hija que tuvo con su segunda esposa Marla Maples. La iglesia es la misma donde él y la primera dama se casaron en 2005.

"Felices Pascuas a todos, que tengan un excelente día", dijo Trump al llegar a la iglesia. "Están sucediendo muchas cosas grandes para nuestro país".

El servicio en un día de primavera perfecto para una tarjeta postal finaliza una visita de cuatro días de fin de semana a Palm Beach y a la querida propiedad de Mar-a-Lago Club de Trump, que él llama la “Casa Blanca del Sur”.

La caravana de Mar-a-Lago a la iglesia pasó por delante de mansiones de color pastel frente al mar y de pequeñas multitudes al borde de la carretera, con algunas personas saludando y gritando jubilosas y otras dando a Trump un saludo con el dedo medio, reseña el Washington Post.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG