Enlaces para accesibilidad

Parlamento peruano continúa debate para destituir a Kuczynski


El presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski(izq.) escucha a su abogado Alberto Borea hablar al Congreso, defendiéndolo de acusaciones de corrupción relacionadas con la constructora brasileña Odebrech. Kuczynksi afirma que es inocente.

Diversos grupos políticos debatían la tarde del jueves en Perú el pedido de destitución del presidente Pedro Pablo Kuczynski citando a su modo distintas obras literarias e incluso valiéndose de historietas cómicas, como "Condorito".

El parlamentario Víctor García Belaunde comparó a Kuczynski con el alcalde descuidado del cuento "Un día de estos", del escritor colombiano Gabriel García Márquez, que considera "la misma vaina" a sus cuentas personales y las del municipio.

El legislador oficialista Vicente Zeballos citó el poema "Ahora vienen por mí, pero es demasiado tarde" del dramaturgo y poeta alemán Bertolt Brecht para pedirle a los izquierdistas no votar por la destitución.

El debate ocurría mientras se observaban decenas de sillas vacías en la sala principal legislativa del congreso unicameral de 130 legisladores.

Clientes en un restaurante de Lima, Perú, observan en un televisor el debate en el Congreso que busca la destitución del presidente Pedro Pablo Kuczynski. Dic.21 de 2017.
Clientes en un restaurante de Lima, Perú, observan en un televisor el debate en el Congreso que busca la destitución del presidente Pedro Pablo Kuczynski. Dic.21 de 2017.

El congreso peruano es bastante impopular y una reciente encuesta nacional de la firma Ipsos Perú publicada el domingo por el diario El Comercio indicó que 61% de los peruanos quisiera que el parlamento se disuelva.

Kuczynski es señalado de beneficiarse de negocios con la empresa Brasileña Odebrecht, envuelta en un escándalo de corrupción alrededor del continente.

Miguel Torres, legislador del dominante partido opositor Fuerza Popular, afirmó que si bien los legisladores "no pueden condenar por un delito" al presidente, si pueden hacer que deje su cargo.

"En las últimas semanas, las mentiras sistemáticas del señor Kuzcynski fueron descubiertas", dijo Torres. Lo más llamativo, agregó, es que "el señor Kuzcynski no refleja el menor remordimiento por mentir".

Fuerza Popular domina el parlamento con 71 asientos de los 130 y perdió las elecciones presidenciales de 2016 frente a Kuczynski.

Desde el inicio del gobierno del mandatario, las rencillas entre su lideresa Keiko Fujimori y el ejecutivo han sido constantes.

El debate parlamentario está programado para que dure al menos cuatro horas y media, pero los representantes de los seis partidos del Congreso unicameral acordaron en la víspera que podrá extenderse todo el tiempo que sea necesario.

Vista general del Parlamento peruano durante el debate por la destitución del presidente de la república Pedro Pablo Kuczynski.
Vista general del Parlamento peruano durante el debate por la destitución del presidente de la república Pedro Pablo Kuczynski.

Horas antes, Kuczynski (PPK), acudió al Congreso acompañado de su abogado, el constitucionalista Alberto Borea, para defenderse de las acusaciones sobre sus presuntos vínculos con la empresa brasileña Odebrecht y aseguró "No soy un corrupto".

En un discurso de 15 minutos, el mandatario peruano manifestó que "está en juego" la democracia y la estabilidad económica del país y que no existe ninguna prueba para acusarlo.

"Todo en mi vida lo he logrado con trabajo honesto", dijo PPK. "Vengo a decirles mirándoles a los ojos que no soy un corrupto" y añadió que jamás favoreció a ninguna empresa.

PPK acudió al Congreso acompañado también por su esposa Nancy Lange y su único hermano Michael Kuczynski, un académico de la universidad de Cambridge.

Al final de su alocución, el mandatario se retiró a una silla parlamentaria de la sala para escuchar la exposición de su abogado defensor.

De ser declarado con "incapacidad moral" por el Congreso peruano, PPK se convertiría en el primer presidente en ejercicio destituido por sus vínculos con la firma brasileña Odebrecht, acusada de corrupción en varios países de América Latina.

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski (centro) acompañado de sus vicepresidentes Martin Vizcarra (izquierda) y Mercedes Araoz, habló a la nación desde el palacio de Gobiernno en Lima, el miércoles, 20 de diciembre de 2017.
El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski (centro) acompañado de sus vicepresidentes Martin Vizcarra (izquierda) y Mercedes Araoz, habló a la nación desde el palacio de Gobiernno en Lima, el miércoles, 20 de diciembre de 2017.

El miércoles, Kuczynski, un exbanquero de 79 años, dijo que el país está bajo la amenaza de un golpe y ninguno de sus vicepresidente sería parte de un Gobierno que nazca de una maniobra “antidemocrática”.

“La constitución y la democracia están bajo ataque, estamos ante un golpe bajo el disfraz de interpretaciones legales supuestamente legítimas”, dijo Kuczynski en un mensaje a la nación trasmitido por varios canales de televisión.

Odebrecht informó esta semana al Congreso peruano que transfirió $4,8 millones de dólares a consultoras vinculadas a Kuczynski, y a una de ellas cuando era funcionario del Gobierno del expresidente Alejandro Toledo.

Figuras de héroes peruanos levantan carteles durante una marcha anticorrupción contra el partido de Keiko Fujimori y contra el presidente Pedro Pablo Kuczynski. Dic. 20, 2017.
Figuras de héroes peruanos levantan carteles durante una marcha anticorrupción contra el partido de Keiko Fujimori y contra el presidente Pedro Pablo Kuczynski. Dic. 20, 2017.

El mandatario dijo que el partido Fuerza Popular que domina el Congreso, de la excandidata presidencial Keiko Fujimori, ha tenido una conducta obstruccionista durante su mandato y que ahora no sólo buscan su destitución sino también la de otros líderes como de la Fiscalía y el Tribunal Constitucional.

Kuczynski dijo que sus dos vicepresidentes, Martín Vizcarra y Mercedes Aráoz, tienen la convicción de que si es destituido no aceptarán ser parte de un Gobierno que nacería bajo presión.

“Porque ninguno de los dos quiere ser parte de un gobierno que nazca de una maniobra injusta y antidemocrática”, afirmó.

En caso de que Kuczynski sea removido de su cargo y sus dos vicepresidentes renuncien a la sucesión, la presidencia de Perú recaería en manos del jefe del Congreso, Luis Galarreta -de Fuerza Popular- que tendría que convocar a nuevas elecciones.

OEA alista misión

Entre tanto, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, informó en Twitter que enviará a Perú una delegación a pedido de Kuczynski.

La “delegación de OEA ya viajó a Perú para estar mañana (jueves) en Congreso” y luego presentará un informe sobre la actual situación política, dijo Almagro.

En una carta enviada el martes a la OEA, Kuczynski le confesó a Almagro la “profunda preocupación” que tenía por “la ocurrencia de algunos hechos que afectan la estabilidad democrática”.

Estados Unidos, donde Kuczynski una vez tuvo la ciudadanía y dónde nació su esposa, dijo que continuará colaborando con el Gobierno y el pueblo de Perú.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG