Enlaces para accesibilidad

Papa: las mujeres tienen "reclamos legítimos" sobre justicia


El papa Francisco, sin embargo, no respaldó llamados más amplios de sus propios obispos para ubicar a las mujeres en puestos clave para la toma de decisiones.

El papa Francisco reconoció el martes que las mujeres tienen "reclamos legítimos" para pedir más justicia e igualdad en la Iglesia Católica, pero no respaldó llamados más amplios de sus propios obispos para darles más puestos de toma de decisiones.

Francisco hizo público un documento inspirado en el sínodo de obispos de octubre de 2018 para mejorar el ministerio a los jóvenes católicos hoy en día.

La reunión estuvo marcada por demandas de más derechos para las mujeres, y el documento final reclamó la necesidad de tener a mujeres en puestos de toma de decisiones en la institución como "un acto de justicia".

En el largo texto "Cristo está vivo", el pontífice no respalda esa conclusión. Escribe que la Iglesia debe estar atenta a los "reclamos legítimos" de las mujeres sobre igualdad y debe formar mejor a hombres y mujeres con potencial de liderazgo.

Lea: Papa exige reportar denuncias de abusos sexuales en Vaticano.

"Una iglesia viva puede mirar atrás en la historia y reconocer que ha habido autoritarismo masculino, dominación, varias formas de esclavitud, abuso y violencia sexista", escribió Francisco. "Con esta perspectiva, puede respaldar el llamado a respetar los derechos de las mujeres y ofrecer convencida el respaldo para una mayor reciprocidad entre hombres y mujeres, aunque no esté de acuerdo con todo lo que algunos grupos feministas proponen".

El documento, conocido como una exhortación apostólica, cubre un amplio rango de problemas que enfrenta la juventud de hoy en día, destacando que muchos se sienten alejados de la Iglesia católica por sus escándalos sexuales o financieros y están sufriendo indecibles formas de explotación, conflicto y desesperación.

Una gran parte del texto se centra en las promesas y peligros del mundo digital. Pide una reforma urgente de las escuelas católicas y los programas de catecismo, alegando que suelen estar centrados en la supervivencia y en proteger a los jóvenes de los errores externos, y están alejados de la realidad de sus vidas.

"En ocasiones, en el intento de desarrollar un catecismo puro y perfecto para los jóvenes, marcado por ideas abstractas, protegido del mundo y libre de todo defecto, podemos convertir el evangelio en una proposición aburrida, sin significado y poco atractiva", escribió el pontífice. "Este catecismo para los jóvenes termina completamente apartado de su mundo y solo se ajusta a una élite de jóvenes cristianos que se ven a sí mismos como diferentes mientras viven en un aislamiento vacío e improductivo".

El documento reconoce la importancia de la sexualidad para los jóvenes como parte de su desarrollo. Pero emplea el término "homosexualidad" en solo una ocasión en sus 299 párrafos, y no repite el lenguaje empleado en las conclusiones del sínodo, que pedían un estudio antropológico, teológico y pastoral más profundo sobre sexualidad y tendencias sexuales.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG