Enlaces para accesibilidad

Panel Cámara de Representantes publica transcripción de entrevista con Comey


El exdirector del FBI, James Comey, con su abogado, David Kelley, a la derecha, habla con los reporteros después de un día de testimonio ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes y los comités de supervisión, en el Capitolio de Washington, el 7 de diciembre de 2018.

La investigación de contrainteligencia del FBI sobre los vínculos potenciales entre la campaña de Trump y Rusia se centró inicialmente en cuatro estadounidenses y si estaban conectados a los esfuerzos rusos para interferir en las elecciones presidenciales de 2016, el ex director del FBI, James Comey, dijo a los legisladores durante horas de interrogatorios a puerta cerrada.

Comey no identificó a los estadounidenses, pero dijo que el presidente Donald Trump, entonces candidato republicano, no estaba entre ellos.

El Comité Judicial de la Cámara de Representantes emitió una transcripción de la entrevista el sábado, solo 24 horas después de interrogar en privado al jefe del FBI despedido sobre las decisiones de investigación relacionadas con el servidor de correo electrónico de Hillary Clinton y la campaña de Trump y los posibles vínculos con Rusia. La investigación de Rusia ahora está siendo dirigida por el fiscal especial Robert Mueller, y Comey esquivó en gran medida las preguntas relacionadas con esa investigación, incluso si su despido de Trump en mayo de 2017 constituyó una obstrucción de la justicia.

El comité liderado por los republicanos entrevistó a Comey como parte de su investigación sobre las acciones del FBI en 2016, un año en que la agencia, en el fragor de la campaña presidencial, recomendó en contra de acusar a Clinton y abrió una investigación sobre la interferencia rusa en la elección.

El interrogatorio se centró en gran medida en un territorio bien cubierto a partir de un informe del inspector general del Departamento de Justicia, el propio libro de Comey, entrevistas y horas de testimonio público en el Capitolio. Pero Comey también aprovechó la ocasión para apuntar a las burlas públicas de Trump en el sistema de justicia penal, diciendo que "nos hemos vuelto insensibles a las mentiras y los ataques al gobierno de la ley", y la sugerencia de Trump de que debería ser un crimen para sujetos a "voltearse" y cooperar con los investigadores.

"Es una sugerencia impactante proveniente de cualquier alto funcionario, nada menos que el presidente. Es una parte crítica y legítima de todo el sistema de justicia en los Estados Unidos", dijo Comey.

Al ofrecer algunos detalles de los orígenes de la investigación, Comey dijo que había comenzado en julio de 2016 con una mirada a "cuatro estadounidenses que tenían alguna conexión con el Sr. Trump durante el verano de 2016" y si estaban vinculados a "el esfuerzo de interferencia de Rusia".

''Reiteró que la investigación no fue motivada por una investigación de oposición financiada democráticamente, a menudo conocida como el "expediente Steele", sino que se contactó con el ex asesor de política exterior de Trump, George Papadopoulos, con un intermediario durante la campaña, un hallazgo confirmado por republicanos de la Cámara de Representantes.

La investigación fue motivada por "la información que recibimos sobre una conversación que un asesor de política exterior de la campaña exterior de Trump mantuvo con un individuo en Londres sobre correos electrónicos robados que los rusos tenían y que serían perjudiciales para Hillary Clinton", dijo Comey.

Papadopoulos fue liberado de la prisión el viernes después de cumplir una breve sentencia por mentirle al FBI sobre esa conversación.

"Fueron semanas o meses después de que el llamado expediente Steele llamara nuestra atención", agregó.

También dijo que el presidente Barack Obama nunca le ordenó que vigilara al FBI o que se infiltrara en la campaña de Trump.

Comey dijo que en el momento de su despido, el FBI no había llegado a una conclusión sobre si la campaña de Trump se coordinaba con los esfuerzos de Rusia para influir en las elecciones presidenciales.

Insistió en que el FBI se recuperaría de los constantes ataques del presidente contra el buró.

"El FBI estará bien. Se recuperará, al igual que el resto de nuestras instituciones", dijo Comey. "Habrá daños a corto plazo, lo que me preocupa mucho, pero a largo plazo, ningún político, ningún presidente puede, de manera duradera, dañar esas instituciones''.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG