Enlaces para accesibilidad

Pérdida auditiva en la mediana edad relacionada a la demencia


"La pérdida de audición es un posible factor de riesgo reversible para la demencia, incluida la enfermedad de Alzheimer", dijo el autor principal del estudio, Charles Tzu-Chi Lee, de la Universidad Nacional Normal de Taiwán en Taipei.

La pérdida de audición en la mediana edad se asocia con mayores probabilidades de deterioro cognitivo y demencia en años posteriores, sugiere un estudio realizado en Taiwán.

Investigadores rastrearon a más de 16.000 hombres y mujeres y descubrieron que un nuevo diagnóstico de pérdida auditiva entre las edades de 45 y 65 más que duplicó las probabilidades de un diagnóstico de demencia en los siguientes doce años.

Incluso niveles leves de pérdida auditiva podrían ser un factor de riesgo, por lo que la protección auditiva, la detección y los audífonos también pueden ser medios importantes para reducir el riesgo cognitivo, escribe el equipo del estudio en JAMA Network Open.

"La pérdida de audición es un posible factor de riesgo reversible para la demencia, incluida la enfermedad de Alzheimer", dijo el autor principal del estudio, Charles Tzu-Chi Lee, de la Universidad Nacional Normal de Taiwán en Taipei.

Investigaciones anteriores sugieren que aproximadamente dos tercios del riesgo de demencia es hereditario o genético, lo que significa que aproximadamente un tercio del riesgo proviene de cosas que son modificables, anotó Lee. Entre los factores de riesgo modificables, la pérdida auditiva representa aproximadamente el 9% del riesgo de demencia, una proporción mayor que factores como la hipertensión, la obesidad, la depresión, la diabetes y el tabaquismo.

Lee y su colega Chin-Mei Liu de los Centros para el Control de Enfermedades de Taiwán analizaron datos sobre personas de 45 años o más de la Base de Datos de Investigación del Seguro Nacional de Salud de Taiwán. Emparejaron a 8.135 pacientes recién diagnosticados con pérdida auditiva entre 2000 y 2011 con 8.135 individuos similares sin pérdida auditiva y les hicieron un seguimiento durante todo el 2013.

Al principio ninguno sufría de demencia pero, con el tiempo, 1.868 personas desarrollaron la enfermedad y el 59% de ellos provenían del grupo de pérdida auditiva.

Entre aquellos con pérdida auditiva, se identificaron nuevos casos de demencia a una tasa de 19 por cada 10.000 personas, en comparación con 14 por cada 10.000 sin pérdida auditiva. En general, la pérdida auditiva se asoció con un aumento del 17% en el riesgo de demencia, calcularon los investigadores.

Pero cuando observaron los subconjuntos de personas, casi todo el mayor riesgo se concentró en el grupo de edad más joven. Entre los 45-65, el riesgo de demencia fue 2,21 veces mayor con la pérdida auditiva.

Los resultados tuvieron en cuenta variables como el sexo, la edad, así como otros riesgos conocidos de deterioro cognitivo y demencia. Entre estas, otras seis afecciones se asociaron con un mayor riesgo de demencia: enfermedad cerebrovascular, diabetes, ansiedad, depresión, enfermedades relacionadas con el alcohol y lesiones en la cabeza.

El estudio no fue diseñado para determinar cómo la pérdida auditiva podría contribuir a la demencia, o si las dos condiciones comparten la misma causa. Una limitación de los datos del seguro, señalan los investigadores, es la falta de precisión en los diagnósticos de demencia.

"En una población que envejece, la demencia presentará uno de los mayores desafíos para la sociedad en este siglo", dijo David Loughrey, del Trinity College Institute of Neuroscience en Dublín, que no participó en el estudio.

Investigaciones futuras podrían determinar si el tratamiento de la pérdida auditiva puede disminuir el riesgo de demencia, escribe el equipo del estudio.

"La salud auditiva es de vital importancia para la experiencia humana", dijo el Dr. Richard Gurgel, de la Universidad de Utah en Salt Lake City, que no participó en el estudio.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG