Enlaces para accesibilidad

O'Rouke visita México, se reúne con inmigrantes a quienes se ha negado asilo


El aspirante a la candidatura presidencial demócrata Beto O’Rourke posa para la foto con simpatizantes durante un acto de campaña en Austin, Texas, el viernes 28 de junio de 2019. (Nick Wagner/Austin American-Statesman vía AP)

El aspirante demócrata a la presidencia, Beto O'Rourke, visitó México el domingo y escuchó a inmigrantes decir que huyeron de la violencia y los disturbios centroamericanos para buscar asilo en los Estados Unidos, pero que fueron rechazados en la frontera.

En su primer viaje internacional como aspirante a la Casa Blanca, el excongresista viajó a Ciudad Juárez, a través del Río Bravo desde su natal El Paso, Texas, para conocer lo que su campaña describió como "individuos y familias directamente afectados por la cruel e inhumanas políticas de Donald Trump".

O'Rourke, que habla español, se reunió alrededor de una mesa en un refugio con inmigrantes de El Salvador, Honduras y Guatemala, algunos de los cuales lloraron cuando les dijeron que se les había negado la entrada a los Estados Unidos mientras se procesaban sus solicitudes de asilo. Muchos dijeron que estaban aterrorizados de ser devueltos a sus países de origen, donde sus vidas habían sido amenazadas por esposos abusivos, violencia callejera o narcotraficantes.

"Esperamos, al compartir estas historias, que la conciencia de nuestro país se despierte en este momento, y la necesidad de cambiar las políticas que tenemos" se hace evidente, dijo O'Rourke a través de una transmisión en vivo en su página de Facebook.

Culpa a los que se vieron obligados a esperar en el "ilegal programa
'Permanecer en México' del gobierno de Trump", que le ha permitido a Estados Unidos devolver a miles de centroamericanos a las ciudades fronterizas de México mientras esperan el resultado de sus solicitudes de asilo.

Su objetivo es reducir el atractivo de las solicitudes de asilo de Estados Unidos que en el pasado permitían a los inmigrantes permanecer Estados Unidos durante años a medida que sus casos se abrían camino en los tribunales.

Elogiar a su ciudad natal como parte de la comunidad "binacional" más grande del mundo con Juárez es un elemento central de la campaña presidencial de O'Rourke. El candidato lanzó un amplio plan de inmigración en mayo que exige proporcionar a millones de personas que están ilegalmente el país un "camino" hacia la ciudadanía de EE.UU., mientras se despliega a miles de abogados en la frontera para ayudar a procesar los casos de asilo y se destinan 5 mil millones de dólares para mejorar las condiciones de vida en América Central.

O'Rourke ha argumentado durante mucho tiempo que sus raíces fronterizas hacen que la inmigración sea un tema de fortaleza para él, y dirigirse a México puede permitirle mostrar esa experiencia en medio de números de encuestas que una vez fueron prometedores y que han bajado en los últimos meses. Sin embargo, durante el primer debate primario presidencial en Miami, la semana pasada, O'Rourke se enfrentó con su compatriota de Texas y candidato presidencial Julian Castro, quien criticó al excongresista por no estar dispuesto a despenalizar ilegalmente el cruce de la frontera entre EE.UU. y México.

O'Rourke ha argumentado que hacerlo podría resultar en la protección de los traficantes de drogas y personas.

Castro, un exjefe de vivienda de la administración de Obama y alcalde de San Antonio, dijo en un mitin en Texas el viernes por la noche que repentinamente había sido superado por O'Rourke en la campaña electoral para convertirse en "El tejano en esta carrera".

Cuando le preguntaron el domingo en CNN si estaba dando a entender que la campaña presidencial de O'Rourke había terminado, Castro respondió: "No. Respeto mucho al Congresista O'Rourke", y agregó que "él y yo nos llevamos bien" y que el desacuerdo fue puramente sobre política.

Más tarde el domingo, O'Rourke organizó una manifestación frente a las instalaciones de la Patrulla Fronteriza de los EE.UU. en Clint, Texas, cerca de El Paso, donde los niños inmigrantes informaron que se les negó el acceso a servicios básicos como duchas, jabón y cepillos de dientes. Castro visitó esas instalaciones el sábado.

O'Rourke también viajó anteriormente a un centro con niños inmigrantes en Houston, y fue uno de los muchos candidatos presidenciales demócratas a visitar uno en Homestead, Florida, cerca del sitio de debate de Miami.

Un visitante frecuente a Juárez antes de comenzar a postularse para la presidencia en marzo, O'Rourke estuvo allí en diciembre para reunirse con inmigrantes que se alojaban en refugios mientras esperaban para comenzar a ser procesados para el asilo de los Estados Unidos.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG