Enlaces para accesibilidad

Nuevo México: Autoridad pide a civiles no detener migrantes


Migrante que busca asilo y espera en Matamoros, México, en un puente que conecta a EE. UU. y México. Foto de archivo

Las autoridades estadounidenses les advirtieron el viernes a grupos privados que no hagan labores policiales en la frontera tras la difusión de varios videos en las redes sociales en los que se ve a civiles armados deteniendo a grupos numerosos de familias centroamericanas en Nuevo México.

En los videos de los últimos días se ve a miembros del grupo United Constitutional Patriots (Patriotas Constitucionales Unidos) ordenándoles a grupos de familias, algunos de siete personas y otros de centenares, sentarse en la tierra con sus hijos, algunos de sólo un par de años, para que aguarden la llegada de agentes de la Patrulla Fronteriza.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) dijo que “no respalda ni aprueba a los grupos privados u organizaciones privadas que asumen labores policiales por su cuenta”.

“La intromisión de civiles en asuntos policiales podría tener consecuencias de seguridad pública y jurídicas para todas las partes implicadas”, afirmó la agencia en su cuenta de Twitter.

Jim Benvie, portavoz del grupo, señaló que los miembros ayudan a una “Patrulla Fronteriza bajo tensión y sobrecargada”, y que sus acciones no han causado problemas. En un video se ve llegar a un agente de la Patrulla después de que personas armadas indicaran a un reducido grupo de migrantes que se sentaran y esperaran.

“Nos llevamos muy bien con la Patrulla Fronteriza. Ellos se llevan bien con nosotros”, dijo Benvie en un video publicado en Facebook. “Trabajamos juntos, etcétera, etcétera”.

Según Benvie, el grupo posee armas en forma legal para defensa propia y jamás las apunta a los migrantes. En los videos publicados no se ve a los miembros con armas de fuego desenfundadas.

United Constitutional Patriots efectúa actividades en y los alrededores de Sunland Park, Nuevo México, un suburbio de El Paso, Texas, donde los centroamericanos cruzan con frecuencia la frontera en forma ilegal por algunas zonas que carecen de barreras físicas.

Vea: EE.UU. reduce espacios para albergar a familias migrantes.

Los grupos de civiles armados han sido durante años un elemento habitual en la frontera, en especial durante la llegada de migrantes en grandes números. Pero a diferencia de otros tiempos, en la actualidad muchos migrantes son niños. En el sector El Paso de la Patrulla Fronteriza, que se ha convertido de súbito en el segundo corredor más utilizado para cruces ilegales después del Valle del Rio Grande en Texas, 86% de los arrestos en marzo fueron de personas que llegaron como familias o de menores que iban solos.

La gobernadora de Nuevo México, la demócrata Michelle Lujan Grisham, dijo el viernes que estaba trabajando activamente con la policía estatal y local para atender el asunto de los grupos armados.

“Amenazar o intimidar a familias de migrantes y a personas que desean asilo es totalmente inaceptable y debe parar”, tuiteó la gobernadora.

La Unión Americana de Libertades Civiles en Nuevo México les escribió el jueves a Lujan Grisham y al fiscal general estatal Hector Balderas, exhortándolos a que investiguen los incidentes, incluida la detención _según dijo_ de casi 300 personas el martes cerca de Sunland Park.

“Esto no tiene cabida en nuestro estado: no podemos permitir a autodefensas racistas y armados secuestrar y detener a personas que desean asilo”, escribió la ACLU.

Un representante del grupo dijo el viernes que Benvie es la única persona que atiende a la prensa y no estaba disponible de momento.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG