Enlaces para accesibilidad

Malasia aún no determina causa de muerte de hermano de Kim

  • Voz de América - Redacción

Kim Jong Nam (traje claro), el exiliado medio hermano de Kim Jong Un, habla con la policía luego de ser atacado en el aeropuerto de Kuala Lumpur, Malasia

Funcionarios malasios de salud dicen que no han determinado aún la causa de la muerte del medio hermano del líder norcoreano, Kim Jong Un, que murió la semana pasada tras un aparente envenenamiento en la terminal de Kuala Lumpur.

Noor Hisham Abdula, director general de Salud en Malasia, dijo el martes a la prensa que las muestras tomadas de una autopsia en Kim Jong Nam han sido enviadas a un laboratorio para su análisis para determinar qué lo mató.

Ese análisis incluirá el examen de la evidencia de cualquier veneno, y no está claro cuándo se completará.

Noor Hisham dijo que hasta ahora la autopsia no arroja "evidencia de ataque al corazón" ni "nada obvio para nosotros que pueda sugerir marcas punzantes o heridas” en el cuerpo del fallecido.

"Tenemos que confirmarlo con el laboratorio antes de poder hacer cualquier declaración concluyente", dijo.

En cuanto a identificar positivamente al hombre como Kim Jong Nam, Noor Hisham dijo que los examinadores tienen muestras de ADN, huellas dactilares e información dental del cuerpo, pero aún no hay registros correspondientes de la familia con los que puedan ser cotejados.

Ningún familiar se ha presentado para reclamar el cuerpo, señaló. Kim, hermano por parte de padre del gobernante de Corea del Norte, había pasado la mayor parte de los últimos 15 años viviendo en China y el sureste asiático.

"En este momento no tenemos a nadie que afirme ser el pariente más cercano”, confirmó Hisham.

El suceso se convirtió en un conflicto diplomático cuando Malasia se negó a entregar el cadáver de Kim a diplomáticos norcoreanos y procedió con al menos una autopsia pese a las objeciones de los diplomáticos.

El lunes, el enviado de Corea del Norte a Kuala Lumpur, Kang Chol, pidió una investigación conjunta sobre la muerte, y dijo a periodistas que Corea del Norte "no puede confiar en la investigación de la policía de Malasia".

El primer ministro de Malasia Najib Razak respondió diciendo que su país no tenía ninguna razón dejar malparados a los norcoreanos y expresó la "confianza absoluta" en la objetividad de la investigación.

Los dos países han emitido comunicados cada vez más airados desde entonces, en los que Malasia dijo estar siguiendo sus protocolos legales y Pyongyang insistía en que Malasia trabaja en colusión con su enemigo surcoreano.

La policía ha detenido por ahora a cuatro personas que llevaban documentos de Corea del Norte, Malasia y Vietnam. Entre los detenidos hay dos mujeres a las que supuestamente se vio acercarse a Kim el 13 de febrero cuando estaba de pie en un puesto de billetes en la terminal de bajo coste del aeropuerto de Kuala Lumpur.

Un video de seguridad al que tuvo acceso la cadena japonesa Fuji TV, en ocasiones borroso y con escasa definición, parece mostrar a las dos mujeres acercándose a Kim Jong Nam desde distintas direcciones esa mañana. Una se acerca desde atrás y parece sostener algo sobre la boca de él durante unos pocos segundos.

Entonces, las mujeres se dan la vuelta y se alejan con tranquilidad en distintas direcciones. Otros videos muestran cómo Kim, hermano mayor del mandatario norcoreano y que llevaba tiempo alejado de la familia gobernante, camina hacia personal y agentes de seguridad en el aeropuerto, hace gestos hacia sus ojos y parece pedir ayuda. Después camina a su lado mientras le guían a la clínica del aeropuerto.

Fuji TV no ha revelado cómo obtuvo el video, grabado por varias cámaras de seguridad cuando Kim esperaba a un vuelo a Macau, donde tenía una casa.

Kim, que estaba a mediados de la cuarentena, murió poco después del ataque camino del hospital tras sufrir convulsiones, según las autoridades malasias.

XS
SM
MD
LG