Enlaces para accesibilidad

Aniquilación del mundo a “solo un berrinche” de distancia


Berit Reiss-Andersen, del Comité Nobel entrega el premio Nobel de la Paz a la sobreviviente de Hiroshima Setsuko Thurlow y a la directora ejecutiva de ICAN, Beatrice Fihn, en Oslo.

La directora del grupo ganador del Premio Nobel de la Paz 2017 advirtió el domingo que la aniquilación nuclear de la humanidad está a un “berrinche de distancia”, urgiendo a las naciones nucleares a adoptar un tratado de prohibición nuclear de la ONU.

“¿Será el final de las armas nucleares, o será el final de nosotros?”, dijo la directora de la Campaña Internacional para Abolir Armas Nucleares (ICAN por sus siglas en inglés), Beatrice Fihn,en Oslo al aceptar el premio de la paz en nombre del grupo antinuclear.

Fihn aseguro que en particular, las amenazas de destrucción intercambiadas entre Corea del Norte y Estados Unidos en medio de las pruebas nucleares norcoreanas, obligan al mundo a vivir “bajo las condiciones en que nuestra destrucción mutua es solo una rabieta impulsiva”.

“[Las armas nucleares] son el arma de un loco que se mantiene permanentemente en nuestro templo”, indicó.

El grupo con base en Ginebra, al que se le otorgó el Premio Nobel de la Paz de este año, consiste en unas 500 organizaciones en más de 100 países que trabajan para lograr un mundo sin armas nucleares.

El comité Nobel elogió los esfuerzos del ICAN para promover el Tratado de Naciones Unidas sobre la Prohibición de Armas Nucleares 2017, que ha sido adoptado por 122 naciones, pero no por los nueve países que se sabe que tienen armas nucleares.

Rompiendo la tradición, las tres potencias nucleares occidentales —Estados Unidos, Francia y Reino Unido— enviaron diplomáticos de segunda categoría en lugar de embajadores a la ceremonia del domingo.

Al momento de recibir el galardón, Fihn estuvo acompañada por la destacada activista y sobreviviente del bombardeo atómico de Hiroshima, Setsuko Thurlow, que tenía 13 años cuando una bomba nuclear devastó esa ciudad japonesa en 1945.

Thurlow dijo que la explosión la dejó enterrada bajo los escombros de su escuela, pero que pudo ver algo de luz y salir arrastrándose hasta un sitio seguro.

"Ahora nuestra luz es el tratado de prohibición" de las armas nucleares, dijo. "Repito esas palabras que escuché y que me llamaron en aquellas ruinas de Hiroshima: 'No te rindas. Sigue empujando. ¿Ves la luz? Arrástrate hacia ella'".

Los otros premios Nobel anunciados en octubre —Literatura, Física, Química, Medicina y Economía— fueron recibidos el domingo en otra ceremonia en Estocolmo.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG