Enlaces para accesibilidad

Netanyahu camino a la victoria en elección israelí


El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu habla a seguidores de su partido Likud en el gobierno, durante un mitin en Tel Aviv el 10 de abril de 2019, donde celebraron su aparente victoria parlamentaria.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, se dirige a la victoria en la elección del miércoles, luego de que los resultados casi completos lo pusieron en posición de formar una coalición de derecha y extender su largo mandato en el cargo.

Los resultados de la votación del martes se produjeron a pesar de las acusaciones de corrupción en su contra. Ahora, el político de 69 años está en camino a convertirse en el primer ministro más antiguo de Israel a finales de este año.

Su cercano aliado, el presidente Donald Trump, quien ha inclinado fuertemente la política estadounidense a favor de Israel y ha apoyado abiertamente a Netanyahu, dijo que la victoria del titular para un quinto mandato da al plan de paz tan esperado de la Casa Blanca una "mejor oportunidad".

El derechista partido de Netanyahu, Likud, parecía listo para terminar con un número similar de escaños en el parlamento frente a su principal rival, la centrista alianza azul y blanca del ex jefe militar Benny Gantz.

Pero los resultados mostraron que Likud, junto con otros partidos de derecha aliados con el primer ministro, tendría alrededor de 65 escaños en el parlamento de 120 escaños.

Los resultados finales se esperaban el jueves, y las boletas para los soldados y otras categorías especiales de votantes aún no se han contabilizado.

Los resultados parecen dejar al presidente Reuven Rivlin, quien debe pedir a uno de los candidatos que forme un gobierno, sin más remedio que elegir a Netanyahu.

Las negociaciones intensivas de la coalición seguirán y podrían prolongarse durante días o incluso semanas.

Rivlin dijo que comenzaría las consultas con los jefes de los partidos la próxima semana antes de tomar su decisión.

Su oficina dijo que las consultas serán transmitidas en vivo en su totalidad por primera vez.

La carrera cerrada entre los dos partidos principales generó incertidumbre luego de que las urnas cerraron la noche del martes y se publicaron las encuestas de salida.

Tanto Netanyahu como Gantz se adjudicaron la victoria después de las encuestas iniciales de salida, pero el miércoles por la noche el líder Azul y Blanco admitió la derrota.

"Respetamos la decisión de la gente", dijo Gantz a los periodistas, reconociendo que no había logrado destituir al primer ministro.

El ex ministro de finanzas, Yair Lapid, quien se unió a la alianza Azul y Blanca, prometió "amargar la vida al gobierno de Netanyahu".

- 'Magnífica victoria' -

Netanyahu habló en la madrugada del miércoles en la fiesta postelectoral del Likud en Tel Aviv y lo calificó de "magnífica victoria".

Mientras caminaba hacia el escenario en medio de jubilosas multitudes, le dio un beso en los labios a su esposa Sara.

"Será un gobierno de derecha, pero seré primer ministro para todos", dijo.

Se esperaba que la votación fuera cerrada, incluso con Netanyahu enfrentando posibles cargos de corrupción.

Luchando por su vida política, Netanyahu pasó las semanas antes de la votación haciendo una campaña furiosa para energizar su base de derecha.

Además de Trump, otros aliados de Netanyahu, entre ellos el primer ministro indio Narendra Modi, el viceprimer ministro italiano Matteo Salvini y el canciller austriaco Sebastian Kurz ofrecieron sus felicitaciones.

Gantz, un recién llegado a la política, se enfrentó a un fuerte desafío al exhibir sus credenciales de seguridad y prometió deshacer el daño que dice que Netanyahu le ha infligido al país con políticas divisivas.

La elección fue, en muchos sentidos, un referéndum sobre el primer ministro que se ha forjado una reputación de garante de la seguridad y el crecimiento económico del país, pero cuyo populismo y supuesta corrupción dejaron a muchos listos para el cambio.

Se involucró en la retórica populista, que los críticos dijeron que equivalía a la demonización de los israelíes árabes y otros.

Fiel a su forma, Netanyahu emitió una polémica promesa solo tres días antes de la elección, diciendo que planeaba anexar asentamientos judíos en la Cisjordania ocupada si ganaba.

Extender la soberanía israelí a gran escala en Cisjordania podría terminar con las esperanzas de una solución de dos estados con los palestinos.

Es un movimiento largamente defendido por la extrema derecha de Israel.

- 'Rey Bibi' -

Netanyahu intentó presentarse como el estadista esencial de Israel durante la campaña y destacó su vínculo con Trump.

Habló del reconocimiento de Trump de Jerusalén como la capital de Israel y del reclamo de soberanía de Israel sobre los anexados Altos del Golán.

Netanyahu también utilizó tácticas similares a Trump, calificando a las investigaciones de corrupción de "caza de brujas" y denunciando a los periodistas que las cubren.

Gantz, un exparacaidista de 59 años de edad, invocó las acusaciones de corrupción contra el primer ministro para argumentar que era hora de que se fuera.

Llamó a la promesa de anexión de Netanyahu una apuesta "irresponsable" por los votos.

Gantz dijo que estaba a favor de un "acuerdo de paz respaldado mundialmente" con Israel aferrado a los grandes bloques de asentamientos de Cisjordania, y agregó que se oponía a los movimientos unilaterales.

Trató de superar la experiencia de Netanyahu aliándose con otros dos exjefes militares.

Netanyahu ha sido premier por un total de más de 13 años.

Pero "el rey Bibi", como algunos lo han llamado, ahora enfrenta la posibilidad de convertirse en el primer primer ministro en funciones en ser acusado.

El fiscal general ha anunciado que pretende presentar cargos contra Netanyahu de soborno, fraude y abuso de confianza en espera de una próxima audiencia.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG