Enlaces para accesibilidad

Pence en viaje sorpresa a Irak para tranquilizar a aliados kurdos


El vicepresidente Mike Pence llega a la base aérea de Al Asad, Irak, el sábado 23 de noviembre de 2019.

El vicepresidente Mike Pence buscó tranquilizar a los aliados kurdos de Estados Unidos en un viaje no anunciado a Irak el sábado, y el del funcionario de más alto nivel desde que el presidente Donald Trump ordenó la retirada de las fuerzas de EE.UU. en Siria hace dos meses.

Volando en un avión de carga militar C-17 para preservar el secreto de la visita, Pence aterrizó en Erbil para reunirse con el presidente del Kurdistán iraquí, Nechirvan Barzani.

La visita fue para alentar a los socios regionales de Estados Unidos en la lucha contra el grupo Estado Islámico después de que el país retiró a las tropas del norte de Siria, dejando a los aliados kurdos en la vecina Siria para enfrentar un sangriento asalto turco el mes pasado después de la retirada ordenada por Trump.

Anteriormente, Pence recibió una sesión informativa clasificada en la Base Aérea Al-Asad de Iraq, desde la cual se cree que las fuerzas estadounidenses lanzaron la operación en Siria el mes pasado que resultó en la muerte del líder del Estado Islámico Abu Bakr al-Baghdadi. Pence también habló por teléfono con el primer ministro iraquí, Adel Abdul-Mahdi.

Subrayando el mensaje de Pence de que la asociación militar estadounidense con las fuerzas kurdas sirias está en curso, la coalición liderada por Estados Unidos dijo el sábado que sus fuerzas, junto con cientos de comandos kurdos sirios, habían llevado a cabo conjuntamente la operación más grande contra el Estado Islámico en el este de Siria desde EE.UU. El retroceso comenzó a principios de octubre.

El vicepresidente efectuó el sábado una visita a Irak sin reunirse con las autoridades de Bagdad, donde un nuevo manifestante murió en las protestas populares que continúan sacudiendo al país.

El viaje de Pence el sábado fue el segundo a la región en cinco semanas. Trump lo envió también en un viaje urgente a Ankara, Turquía, el mes pasado para negociar un alto el fuego después de que el presidente Recep Tayyip Erdogan aprovechó la retirada de Estados Unidos para lanzar la ofensiva contra los combatientes kurdos aliados de el país en el norte de Siria.

La medida de Trump había provocado algunas de las críticas más unificadas a su administración hasta la fecha, ya que los legisladores de ambos partidos acusaron a Trump de renunciar a los aliados kurdos de toda la vida e invitar a Rusia e Irán a ejercer un dominio aún mayor en la volátil región.

Pence dijo que agradece "la oportunidad, en nombre del presidente Donald Trump, de reiterar los fuertes lazos forjados en los fuegos de guerra entre el pueblo de Estados Unidos y el pueblo kurdo en toda la región".

Cuando se le preguntó si Estados Unidos enfrentaba una sensación de traición de los aliados kurdos iraquíes y sirios por las acciones de Trump en Siria, Pence dijo que ambos grupos, incluidas las fuerzas kurdas sirias "que lucharon junto a nosotros", no tenían dudas sobre el compromiso de Estados Unidos con ellos. "No cambia", dijo Pence.

Un alto funcionario estadounidense dijo que la visita de Pence también tenía por objeto asegurar a los muchos estadounidenses que durante mucho tiempo han apoyado a los kurdos de la región que la administración Trump seguía comprometida con la alianza. Y la visita fue diseñada para mostrar el enfoque de Pence en la política exterior mientras Washington se ve atrapado por el drama de la investigación de juicio político a Trump.

Pence elogió el alto el fuego como la forma de terminar con el derramamiento de sangre causado por la invasión de Turquía. El acuerdo incluye el cese de las sanciones económicas estadounidenses y ninguna consecuencia aparente a largo plazo para Turquía por sus acciones.

Las fuerzas kurdas lideradas por Siria dicen que el cese del fuego se viola persistentemente y se libraron combates el sábado entre ellos y las fuerzas respaldadas por Turquía en las afueras de la ciudad siria de Ein Issa, una vez hogar de las bases estadounidenses y la administración kurda.

Un alto funcionario kurdo sirio acordó el sábado que la relación no ha cambiado, pero criticó la falta de respuesta de Washington a las violaciones de Turquía del alto el fuego.

Para su primera visita a Irak como vicepresidente, Pence decidió celebrar Acción de Gracias con las tropas en la misma base de la provincia de Al Anbar.

Luego se dirigió a Erbil, la capital del Kurdistán iraquí, donde garantizó al presidente de la región autónoma, Nechirvan Barzani, y a su primer ministro, Masrur Barzani, su “agradecimiento” y su “determinación para mantenerse al lado de los aliados kurdos”, indicó un responsable estadounidense.

Llamada telefónica

Pence habló por teléfono con Abdul-Mahdi después de que el líder iraquí rechazó una invitación para reunirse con Pence en la base aérea cuando las preocupaciones de seguridad impidieron que Pence viajara a Bagdad.

El embajador de Estados Unidos en Irak, Matthew Tueller, dijo que Pence expresó su apoyo a un Irak libre, soberano e independiente, una advertencia sutil contra la influencia iraní en el país, que ha debilitado la cooperación entre Estados Unidos e Irak.

Al ser preguntado por la AFP, un portavoz de la presidencia iraquí en Bagdad afirmó que no se le había informado de la visita de Pence, que ha tenido lugar en un contexto de crisis social.

Desde el jueves, nueve manifestantes han sido alcanzados por las balas, granadas lacrimógenas y pelotas de goma, según fuentes médicas.

El último manifestante muerto hasta la fecha se registró el sábado. Falleció por el impacto de un proyectil lanzado por las fuerzas de seguridad en el puente de Al Ahrar, cerca de la plaza Tahrir, epicentro de las protestas en la capital.

Decenas de manifestantes resultaron heridos en Bagdad y en varias ciudades del sur del país, donde las protestas y las acciones de desobediencia civil continúan.

En Kerbala, una ciudad santa situada al sur de Bagdad, los manifestantes formaron un cortejo fúnebre en honor a un manifestante que había desaparecido y que al final fue hallado muerto en el maletero de su vehículo, constató un corresponsal de la AFP.

La visita de Pence a Irak se produce cuando el país ha estado plagado de protestas generalizadas contra la corrupción. Al menos 320 manifestantes han sido asesinados y miles han resultado heridos desde que comenzaron los disturbios el 1 de octubre, cuando los manifestantes tomaron las calles en Bagdad y en todo el sur de Irak, principalmente chiíta, para denunciar el desenfreno del gobierno y la falta de servicios básicos a pesar de la riqueza petrolera de Irak.

Las protestas han expuesto un resentimiento a fuego lento por la influencia de Irán en el país, con manifestantes apuntando a partidos políticos y milicias chiítas con estrechos vínculos con Teherán.

La visita de Pence también se produce días después del lanzamiento de cientos de páginas de supuestos documentos de inteligencia iraníes que detallan la extensa influencia de Irán en Irak.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG