Enlaces para accesibilidad

Migrantes en frontera sur superan los 100 mil por segundo mes consecutivo


La jefe de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, Carla Provost, testifica durante una audiencia de la Subcomisión de Inmigración y Seguridad Fronteriza del Senado sobre la frontera, el miércoles 9 de mayo de 2019.

La cantidad de migrantes detenidos en la frontera sur superó los 100.000 por segundo mes consecutivo, cuando la administración de Trump gestiona un número cada vez mayor de familias centroamericanas que llegan a los Estados Unidos y que las políticas de línea dura no han podido frenar.

El aumento constante es impulsado por un número creciente de niños y familias, especialmente de América Central. Muchos de los individuos se entregan a los funcionarios fronterizos y solicitan asilo en Estados Unidos porque temen la violencia y la persecución en sus países de origen.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se siente cada vez más frustrado con el creciente número de migrantes centroamericanos que intentan cruzar la frontera sur, y ha dirigido su ira a sus propios funcionarios, el Congreso y los países de América Latina, que según él no han hecho lo suficiente para evitar que su ciudadanos viajen a este país.

Lea también: Casa Blanca lanza nueva propuesta para revisar la inmigración.

En una audiencia de la Subcomisión de Inmigración y Seguridad Fronteriza del Senado, la jefa de la Patrulla Fronteriza, Carla Provost, dijo a los senadores el miércoles que los números de detención estaban "fuera de lo normal" y que tuvo que desviar agentes para que cuidaran a los niños. Mientras hablaba, imágenes de los agentes de la Patrulla Fronteriza con niños pequeños aparecieron detrás de ella. En una de las fotografías, se ve a un agente dándole a una niña una biberón.

"No podemos abordar esta crisis cambiando más recursos", dijo Provost. "Es como sostener un cubo debajo de un grifo. No importa cuántos cubos tengamos si no podemos apagar el flujo".

De acuerdo con cifras del Departamento de Seguridad Nacional, se encontraron 109.144 migrantes en abril, la cifra más más alta desde 2007, incluidos más de 58,000 padres e hijos migrantes y 8,800 niños no acompañados detenidos. Las detenciones fronterizas son un barómetro para las personas que vienen ilegalmente, y un punto de referencia de los datos que el presidente Donald Trump observa de cerca y arriesga.

Más del 68 por ciento de los detenidos eran niños y personas que viajaban en familia. En abril de 2018, la misma categoría representaba algo más de un tercio de los arrestos en la frontera sur.

Los funcionarios de la frontera consideraron a otras 10.167 personas "inadmisibles", una caída del 6.6 por ciento con respecto al mes anterior. Esa categoría incluye a las personas que se presentan para la admisión legal en un puerto de entrada pero que son rechazadas, y las personas que buscan asilo en los puertos de entrada.

Provost, una agente fronteriza con más de 25 años de experiencia, dijo que el cambio de recursos no contendrá la crisis. Señaló que está preocupada por las drogas y otros tipos de contrabando que se están filtrando a medida que los recursos se trasladan al cuidado de los niños.

"Me preocupa cuánto más nos está pasando", dijo. "Nos hemos visto obligados a poner en riesgo nuestra seguridad nacional".

Los senadores demócratas dijeron que las políticas de inmigración fallidas de Trump, incluida la tolerancia cero que llevó a las separaciones familiares, ayudaron a contribuir a la crisis en la frontera. El senador por Illinois, Dick Durbin, dijo que las políticas de inmigración de Trump son crueles, impredecibles e ineficaces.

Pero los legisladores de ambos lados parecen estar más de acuerdo en que hay una crisis en la frontera que debe resolverse. Provost dijo a los senadores en la audiencia del subcomité Judicial que los funcionarios de la frontera necesitan que se cambien las leyes para poder detener a las familias hasta que se completen sus casos de inmigración.

Limbo migratorio en la frontera entre México y Estados Unidos
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:32 0:00

También dijo que debe haber cambios para facilitar que los niños que han viajado solos puedan regresar a sus países. Es una frase muy similar a la de funcionarios de Seguridad Nacional, incluido el Secretario de Seguridad Nacional interino Kevin McAleenan. La Casa Blanca ha solicitado $ 4.5 mil millones más para ayudar a administrar la cantidad de migrantes.

Los cruces fronterizos no autorizados han aumentado desde principios de este año. En respuesta, el gobierno de EE. UU. ha obligado a algunos solicitantes de asilo a esperar la determinación de sus casos en México y ha limitado dramáticamente la cantidad de personas que pueden solicitar asilo en los cruces oficiales. Una corte de apelaciones dictaminó el martes por la noche que la administración podría continuar con el programa mientras se desarrollaban los litigios. Trump también ordenó a las agencias que consideren el cobro de tarifas a los solicitantes de asilo para poder seguir sus casos una vez que ingresan.

Los funcionarios de la administración han debatido propuestas para reducir la cantidad de inmigrantes que pasan su evaluación inicial de "miedo creíble" como parte del proceso de asilo. Las agencias de inmigración están considerando endurecer los estándares de la entrevista y hacer que los agentes de la Patrulla Fronteriza realicen entrevistas en lugar de los oficiales de asilo debido a la creencia de que los agentes serían menos comprensivos.

Las agencias de inmigración también alegan que muchos adultos y niños que cruzan la frontera de EE.UU. y México se hacen pasar por familias para ser liberados más rápidamente en el país. Una práctica que dicen está ocurriendo se llama "reciclaje de niños", en la cual los jóvenes inmigrantes se hacen pasar por hijos de varios adultos para que puedan procesarlos.

Matthew Albence, director interino de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos, dijo que los agentes en las últimas semanas han identificado a 65 adultos y niños como familiares fraudulentos. Agentes descubrieron un caso de una niña de 7 años de Guatemala cuya madre la envió tres veces para ayudar a otros adultos a ingresar, dijo Albence.

Los adultos también se hacen pasar por adolescentes para evitar ser deportados o enviados a la detención de ICE, alegó.

"Tenemos individuos de 23 años que se hacen pasar por jóvenes de 16", dijo.

ICE dijo la semana pasada que comenzaría un programa piloto de ADN rápido en el que los adultos sospechosos de no ser los padres de los niños que los acompañan podrían someterse voluntariamente a una prueba de relación familiar. Los defensores de los inmigrantes dicen que les preocupa que las pruebas de ADN ampliadas puedan violar la privacidad de las familias y los niños migrantes y que algunos padres no entiendan completamente el proceso cuando lo acepten.

El gobierno ha pedido repetidamente al Congreso que cambie la ley de inmigración para poder detener indefinidamente a las familias que cruzan la frontera sin autorización, argumentando que las limitaciones actuales sobre la detención de niños son un imán para los migrantes.

La frustración de Trump por los continuos cruces de migrantes resultó en la renuncia el mes pasado de Kirstjen Nielsen como secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, y de otros funcionarios de la agencia, todo parte de una reorganización más amplia de altos funcionarios de inmigración.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG