Enlaces para accesibilidad

México en desacuerdo con inspectores laborales de EE.UU. en T-MEC


El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, aseguró que el tratado en sí, que fue aprobado por México, permanece “intacto”.

El canciller mexicano Marcelo Ebrard aseguró el lunes que una polémica con Estados Unidos derivada de una propuesta de desplegar agregados laborales en el país no pone en riesgo el remozado acuerdo comercial de América del Norte (TMEC).

Jesús Seade, principal negociador de México del acuerdo de libre comercio entre este país, Estados Unidos y Canadá, estuvo este lunes en Washington para reafirmar que su gobierno no aceptará la propuesta de que representantes de Estados Unidos inspeccionen las condiciones laborales en las fábricas mexicanas. El T-MEC o Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá reemplazará al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Previo a su llegada a EE.UU. Seade, dijo el domingo que los agregados propuestos para monitorear la reforma laboral de México nunca serán aceptados si son intentos disfrazados para tener inspectores. En lugar de eso, el acuerdo firmado el 10 de diciembre en Ciudad de México solicitaba comités de tres personas para conciliar cualquier disputa, conformados por una persona de México, una de Estados Unidos y una tercera de un tercer país escogido por consentimiento mutuo.

Por su parte el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, quien sostuvo una reunión el lunes en Washington con el subsecretario de Relaciones Exteriores mexicano, le aseguró en una carta que el uso de los agregados era una práctica común, y que cumplirían con las leyes de México.

"Estos agregados no serán 'inspectores laborales' y estarán sujetos a todas las leyes mexicanas relevantes", dijo Lighthizer en el documento, que fue divulgado por los dos países.

Cuestionado por periodistas sobre la carta, Seade, aseguró que había aclarado las preocupaciones de México sobre los agregados laborales.

"El embajador Lighthizer fue sumamente correcto, en decir: disculpa", dijo Seade, y agregó que las autoridades mexicanas no habían identificado nada más "cuestionable" en el plan estadounidense.

Previamente, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, dijo que la disputa no pondría en peligro al acuerdo comercial, y que dependería de México otorgar la acreditación a los agregados laborales propuestos en su territorio.

"Los agregados requieren la autorización de México", dijo Ebrard durante la habitual conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador. "Un país no puede designar agregados en otro si no tienes la autorización del país anfitrión, ese es el punto central".

La disputa se trató sobre el último capítulo de una serie de tensiones sobre el futuro del pacto comercial que mantiene en vilo a la economía de México, que envía alrededor del 80% de sus exportaciones a Estados Unidos.

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, aseguró que el tratado en sí, que fue aprobado por México, permanece “intacto”.

Con información de AP y Reuters

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG