Enlaces para accesibilidad

Trump: Conversaciones con México avanzan, pero "no lo suficiente"


El presidente Donald Trump dijo que las conversaciones con México se reanudarán el jueves en la mañana, pero si no hay acuerdo, la medida sobre aranceles regirá desde el lunes.

El presidente Donald Trump dijo el miércoles que se lograron avances en las conversaciones con México para frenar el flujo de migrantes hacia Estados Unidos y que las reuniones continuarán el jueves, pero si no se alcanza un acuerdo, el lunes entrarán en vigor aranceles del 5% sobre bienes mexicanos.

"Las discusiones de inmigración en la Casa Blanca con representantes de México han terminado por el día. Hubo avances, pero no lo suficiente!", dijo Trump en una publicación en Twitter.

"Las conversaciones con México se reanudarán mañana con el entendimiento de que, si no hay un acuerdo, los aranceles de un nivel de 5% entrarán en vigor el lunes, con aumentos mensuales como está programado", agregó el presidente.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, dijo que su reunión con funcionarios de Estados Unidos el miércoles se centró en los flujos migratorios y lo que México está tratando de hacer para frenarlos en lugar de la amenaza del presidente de Estados Unidos.

México tiene que ser optimista en las negociaciones con Estados Unidos para intentar disuadirlo de que imponga aranceles, agregó el canciller Marcelo Ebrard, aunque también admitió que "está difícil" encarar ese reto.

Ebrard agregó que no se desecharon posturas de ninguna de las partes en las conversaciones del miércoles y que el diálogo estuvo enfocado en migración.

"Hoy no discutimos los aranceles", dijo Ebrard en una conferencia de prensa después de sus reuniones con funcionarios en Washington. "El diálogo se centró en los flujos migratorios y lo que México está haciendo o está proponiendo a Estados Unidos, nuestra preocupación por la situación de América Central.

Más temprano, funcionarios dijeron que México propondría a EE.UU. redirigir los fondos de seguridad bajo la llamada "Iniciativa Mérida" para impulsar el desarrollo de la frontera sur de México en conversaciones encaminadas a resolver una disputa sobre la migración.

La posición negociadora de México en las conversaciones conjuntas seguían sin aceptar el estatus de "tercer país seguro", lo que obligaría a los solicitantes de asilo de América Central a buscar refugio en México en lugar de Estados Unidos, dijeron dos fuentes del gobierno mexicano que hablaron bajo condición de anonimato.

Frustrado por la falta de progreso en un asunto de firmas de su campaña electoral de 2016, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le dijo a México la semana pasada que tomara una línea más dura para contener la inmigración ilegal.

Los aranceles tienen enormes consecuencias económicas para ambos países, y políticamente subrayan una importante división ideológica entre Trump y su partido. Trump se ha basado cada vez más en los impuestos a la importación como una mancha para tratar de forzar a otras naciones a que se doblen a su voluntad, rechazando las advertencias, incluso de los republicanos, sobre los posibles impactos en los fabricantes y consumidores estadounidenses.

El objetivo de Trump en este caso es persuadir a los líderes mexicanos para que hagan más para evitar que los posibles migrantes de otros países de América Central viajen a través de México a la frontera estadounidense.

Las detenciones de los migrantes en la frontera de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos alcanzaron el nivel más alto en más de una década en mayo: 132,887 personas, incluyendo un récord de 84,542 adultos y niños juntos, 36,838 adultos solteros y 11,507 niños que viajan solos.

La mayoría son de Guatemala, Honduras y El Salvador, países asolados por pandillas, violencia y pobreza. Se espera que muchos de los viajeros eventualmente soliciten asilo.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG