Enlaces para accesibilidad

Una Iglesia abierta para todos, pidió el papa Francisco en Medellín

  • Lina Correa

La alcaldía de Medellín confirmó que hay 1.290.000 personas en la misa campal en la capital antioqueña.

Expresando disculpas por el retraso con el que dio inicio a la misa que estaba programada en Medellín, la tercera ciudad que visita el papa Francisco en Colombia, el Sumo Pontífice aseguró que en el mundo actual, "la Iglesia es zarandeada para que deje sus comodidades y sus apegos".

Papa Francisco visitó a niños huérfanos del hogar San José, víctimas del conflicto en Colombia y pidió a religiosos no dejarse tentar por la corrupción ni el dinero.​ Reporta Bryan Cruz:

Al parecer, una muestra de ello, fue lo que hizo el papa al llegar al aeropuerto internacional que sirve a Medellín. El plan oficial era trasladar al Sumo Pontífice en helicóptero hasta el lugar donde tuvo lugar la misa en la que los esperaban más de un millón de fieles católicos. A último minuto, el papa Francisco decidió ir en carro, sorprendiendo a los habitantes de la zona campestre que bordea a Medellín. Las expresiones de júbilo por el inesperado paso de la caravana, inundaron las redes sociales.

​Ya durante la ceremonia religiosa, el mensaje del santo padre no sólo "zarandeó" a sus ministros, sino a la multitud que presenció la eucaristía y a quienes siguen su mensaje en todo el mundo. El máximo jerarca de la Iglesia católica, les invitó a "crecer en arrojo y coraje evangélico", para saciar el hambre física y espiritual que padecen millones de seres humanos en el mundo.

El mensaje se dirigió a una sociedad que como la medellinense, trata de reponerse de las secuelas de un pasado de violencia que ha dejado huellas imborrables en muchas generaciones, incluida la propia Iglesia católica y sus ministros.

Francisco pidió a sus seguidores dar vida a las palabras, yendo a lo esencial, renovándose, sabiendo que "esa renovación requiere arrojo y valentía", porque cuando "se nos interpela, se nos exige la búsqueda de respuestas nuevas", que pueden ser no convencionales.

También por ello, aseguró el papa Francisco en su mensaje desde Medellín, hay que involucrarse, "aunque para algunos eso parezca ensuciarse o mancharse".

Sobre estos tres pilares, el primer papa latinoamericano de la historia, invitó al mundo católico a "zarandearse" abriendo las puertas de la Iglesia a "todos", pues según sus palabras, "no podemos ser cristianos que continuamente levantemos el estandarte de prohibido el paso. Todos tienen cabida, todos son invitados a encontrar aquí y entre nosotros, su alimento, todos". "Nosotros somos simples servidores, no podemos ser quienes impidamos ese encuentro con Jesús", concluyó.

Las horas de espera y júbilo

Tras la multitudinaria misa campal, un encuentro que marca las vidas de cientos de niños y jóvenes en condición de vulnerabilidad y con una plegaria por las vocaciones, que reúne a sacerdotes, seminaristas y monjas en la Plaza de Toros de la Virgen de La Macarena, el papa Francisco cumple su cuarto día de visita en Colombia, en la ciudad de Medellín.

Ante más de 1.290.000 feligreses, quienes lo recibieron bajo una persistente lluvia, entre cánticos, lágrimas de emoción y coros que expresaban la felicidad de tenerlo en su tierra antioqueña, el papa Francisco celebró su tercera misa a campo abierto durante su visita a Colombia.

Desde la noche del viernes, la mayoría de los creyentes pernoctaron a cielo abierto, algunos de ellos, incluso, desde el jueves, para participar de la eucaristía celebrada por el primer papa latinoamericano de la historia, en el antiguo aeroparque Juan Pablo Segundo, el mismo lugar que en 1986, recibió al entonces “papa peregrino”, hoy día, santo de la Iglesia católica.

Fieles que vinieron desde todas las regiones de Colombia y de otros países latinoamericanos, como Ecuador, llegaron a Medellín con la convicción de que ¨lloviera, tronara o relampagueara¨, estarían allí para recibir del propio santo padre, el mensaje de reconciliación que vino a traer a todos los colombianos.

¨Basta una persona buena para que haya esperanza¨

Estas palabras antecedieron la llegada a Medellín del máximo jerarca de la Iglesia católica. En el que se considera el acto central del periplo del papa en Colombia, "la oración por la reconciliación" que presidió en Villavicencio, Francisco se reunió con un grupo de más de 6.000 víctimas y victimarios del conflicto armado interno en el país.

Ante estos representantes de las más de 8,500.000 víctimas del conflicto interno que azotó a Colombia por más de medio siglo, el Sumo Pontífice rezó frente al cuerpo mutilado del "Cristo negro de Bojayá", una de las imágenes que ilustra los niveles de crueldad que alcanzó el conflicto en el país.

¨Vine aquí para estar cerca de ustedes, para mirarlos, para escucharlos, escuchar su testimonio de vida y fe; y si me lo permiten, y si Dios me da la gracia, porque es una gracia, para abrazarlos", manifestó el papa Francisco a quienes fueron seleccionados para compartir sus testimonios durante la "oración por la reconciliación".

​"Estoy conmovido por sus historias de sufrimiento y amargura, pero también de perdón y reconciliación", expresó el Sumo Pontífice ante relatos como el de Pastora Mira García, una mujer antioqueña quien durante las décadas de más cruda violencia, perdió a dos de sus hijos a manos de la guerrilla y de los paramilitares en Antioquia, y quien a pesar de su profundo e indescriptible dolor, ayudó a curar heridas a algunos combatientes de los grupos armados ilegales en medio del conflicto.

Como víctima también del fenómeno de la desaparición forzada, pues solo encontró los restos de su hija más de una década después de incertidumbre, Pastora, en representación de las más de 6.000 víctimas que acompañaron la ceremonia, ofreció a los pies del "Cristo negro de Bojayá" el dolor de todas las víctimas del conflicto colombiano, para "romper el círculo de violencia".

Testimonios como el de Pastora, el del exguerrillero Juan Carlos Murcia, la exparamilitar y hoy psicóloga, Delcy Sánchez Rey, y el de la víctima de minas anti persona, Luz Dary Landázury antecedieron uno de los mensajes centrales que el papa Francisco, quien ya cumplió más de la mitad de su visita pastoral a Colombia, trajo a un país que se encuentra en una encrucijada decisiva para consolidar el camino a la "reconciliación concreta".

"Cuando las víctimas vencen esta comprensible tentación de la venganza, se convierten en los protagonistas más creíbles de los procesos de construcción de la paz. Es necesario que algunos se animen a dar el primer paso en tal dirección, sin esperar a que lo hagan los otros. Basta una buena persona para que haya esperanza, no lo olviden. Y cada uno de nosotros puede ser esa persona", le dijo el papa Francisco a los colombianos, para concluir advirtiendo con el cariño y al mismo tiempo, con la firmeza que lo caracteriza, que "Todo esfuerzo de paz, sin un compromiso sincero de reconciliación, será un fracaso".

De nuevo abraza a la infancia y la juventud

Tras la celebración litúrgica en Medellín, el papa Francisco visitará a quienes son unos de sus ¨seguidores favoritos: niños y jóvenes en situación de vulnerabilidad. Así han sido y son desde 1910, los menores acogidos en el ¨Hogar San José¨, una fundación que nació gracias a la iniciativa de un misionero y que de su sede en el tradicional barro Prado del centro de la ciudad, se ha ido extendiendo a otros 5 puntos de Medellín, para ofrecer apoyo, educación y protección a niños huérfanos, abandonados, de pocos recursos, incluso a aquellos que de paso temporal, no tienen un lugar dónde pernoctar.

Antes de culminar su jornada en Medellín, el Sumo Pontífice elevará una plegaria por la consecución de vocaciones de hombres y mujeres que dediquen su vida al servicio de la evangelización. Y como lo ha hecho en cada oportunidad desde que comenzó su papado, convocará a los sacerdotes y religiosas, a salir de sus iglesias y conventos, para llevar la palabra viva de Jesús, a la vida de los católicos en los lugares más apartados y necesitados de sus comunidades.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG