Enlaces para accesibilidad

Estudiantes encabezan manifestaciones contra las armas en EEUU


Emma González, estudiante y sobreviviente de la Escuela Secundaria Marjory Stoneman de Parkland en Florida, llora en su intervencion en la "Marcha por nuestras vidas"en Washington. 24 de marzo de 2018. REUTERS/Jonathan Ernst

Cientos de miles de jóvenes estadounidenses respondieron el sábado a un llamado a movilizarse de quienes sobrevivieron el mes pasado a la masacre de una escuela secundaria de Florida, y marcharon por todo el país para exigir leyes de armas más estrictas.

Las mayores manifestaciones juveniles en Estados Unidos en décadas instaron a los legisladores y al presidente Donald Trump a enfrentar el problema. Además, activistas se desplegaron entre las multitudes de varias ciudades para inscribir a miles de nuevos votantes.

Leer: Decenas de miles exigen control de armas en Marcha por Nuestras Vidas

La principal concentración de la jornada “March For Our Lives” (“Marcha por Nuestras Vidas”) en Washington repletó la avenida Pensilvania, donde se escuchó a estudiantes de la secundaria de Parkland, en la que 17 personas murieron en febrero por un ataque armado.

Emma Gonzalez, una de las sobrevivientes, se emocionó hasta las lágrimas cuando leyó los nombres de las víctimas. La estudiante finalmente ofreció un discurso de seis minutos y 20 segundos, lo mismo que duró el ataque a su escuela.

Las masivas manifestaciones pretenden romper un estancamiento legislativo que por mucho tiempo ha obstaculizado los esfuerzos para aumentar las restricciones a la venta de armas de fuego en Estados Unidos, donde los tiroteos masivos en escuelas y universidades se han convertido en algo aterradoramente frecuente.

Las cadenas de televisión mostraron a los jóvenes manifestantes repletando calles de Estados Unidos en ciudades como Atlanta, Baltimore, Boston, Chicago, Los Ángeles, Miami, Minéapolis y Nueva York.

Según los coordinadores, se organizaron más de 800 manifestaciones en Estados Unidos y otras partes del mundo, como Londres y Estocolmo.

Los manifestantes quieren que el Congreso estadounidense, muchos de cuyos miembros se presentarán a la reelección en los comicios de este año, prohíba la venta de armas de asalto como la que se usó en la masacre en Florida y endurezca los controles de antecedentes para los compradores de armas.

En Los Ángeles, la manifestante Carly Dutcher, una estudiante de secundaria de Studio City, California, dijo haber quedado impactada cuando una maestra de teatro les mostró a sus compañeros y a ella cómo podían sacar un dispensador de tampones de la pared de un baño y usarlo para luchar contra un atacante escolar.

“Independientemente de si puedo votar o no, (la violencia armada) es el tema más importante que me afecta y el tema más importante en el país en este momento”, dijo Dutcher.

Los jóvenes organizadores estadounidenses consiguieron apoyo y dinero de docenas de personalidades del espectáculo. Las cantantes Demi Lovato y Ariana Grande, así como el creador de “Hamilton” Lin-Manuel Miranda, estuvieron entre los que se presentaron en Washington.

El actor George Clooney y su esposa Amal, una abogada de derechos humanos, donaron 500.000 dólares.

En un mitin cerca de Central Park en Nueva York hubo un momento de silencio por las víctimas de Parkland. La estrella de la música Paul McCartney estuvo entre los manifestantes y dijo a CNN que tenía un interés personal en un mayor control de las armas.

“Uno de mis mejores amigos recibió disparos no muy lejos de aquí”, dijo McCartney, en referencia a John Lennon, su compañero en The Beatles, quien fue baleado cerca del parque en 1980.

En la misma ciudad, un puñado de contramanifestantes agitó pancartas con mensajes como “Mantengan a Estados Unidos armado” y “Reelijan a Trump en 2020”.

Reporte de Ian Simpson y Zachary Fagenson. Información adicional de Katanga Johnson en Washington y Jim Oliphant en West Palm Beach. Editado en español por Rodrigo Charme.

Reuters

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG