Enlaces para accesibilidad

México: "Nuestro país esta listo para una transformación histórica"


Los partidarios del candidato presidencial mexicano Andrés Manuel López Obrador en el mitin de clausura de la campaña electoral en el estadio Azteca, en la Ciudad de México. Junio 27, 2018.

Los mexicanos, hartos de la corrupción y la violencia, dicen que su país está listo para una transformación histórica en las elecciones presidenciales del domingo, mientras que otros temen que la votación traerá una caída libre en el populismo y el gobierno autocrático.

El candidato de opiniones tan divergentes es el favorito, Andrés Manuel López Obrador, el izquierdista que ha moderado su retórica y buscado alianzas en todo el espectro político después de dos carreras presidenciales fallidas, y habiendo liderado protestas masivas alegando fraude electoral.

A pesar de su nueva imagen, el candidato de 64 años llamado universalmente AMLO, por las iniciales de su nombre y apellido, todavía parece confiar más en su propio sentido de la misión, que en las reglas de la economía moderna, y todavía promete arrebatar el control del país de la "mafia del poder" contra el que ha protestado durante décadas.

Andrés Manuel López Obrador, favorito para ganar las elecciones presidenciales en México.
Andrés Manuel López Obrador, favorito para ganar las elecciones presidenciales en México.

Tal es el nivel de descontento con el estatus quo mexicano, las tasas de homicidio históricamente altas y la corrupción desenfrenada, que incluso sus rivales están tratando de convencer a los votantes de que representan un "cambio real", mientras simultáneamente advierten que un triunfo de López Obrador anunciaría un estilo de era venezolano, que traería un colapso económico y gobierno autoritario.

"Lo que las personas han establecido como prioridad en esta elección ya no es lo mismo", dijo el economista Rogelio Salgado, de 30 años, quien planea votar por López Obrador. "El punto es votarlos a todos fuera del cargo, sin excepción".

Salgado analiza los fracasos atribuidos al gobierno saliente del presidente Enrique Peña Nieto: bajo crecimiento económico, bandas asesinas y un sistema legal no funcional. "¿Quién quiere una continuación de esto? La gente está harta", dijo.

López Obrador tiene una ventaja de 20 puntos o más en la mayoría de las encuestas. Pero el número dos, Ricardo Anaya, un joven político conservador experto en tecnología que se postuló para una coalición de derecha-izquierda, espera que las personas que temen a López Obrador se unan a él.

Ricardo Anaya, candidato presidencial del Partido Acción Nacional (PAN) de México.
Ricardo Anaya, candidato presidencial del Partido Acción Nacional (PAN) de México.

Algunos lo harán, como Alfonso Ulloa, de 33 años, un especialista en gas natural de una agencia gubernamental de energía. Ulloa ha trabajado en los esfuerzos de México para abrir su sector energético estatal, incluyendo proyectos para importar gas natural barato de Estados Unidos, y teme que López Obrador cancele esos proyectos de importancia económica.

"Voy a votar por quien esté en segundo lugar, para quitarle un poco de fuerza", dice Ulloa sobre López Obrador. "Lo importante es mantener la economía en funcionamiento, y me temo que López Obrador lo arruinará".

En tercer lugar, representando al gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), está José Antonio Meade, quien promete una mano firme y experiencia. Eso cuenta para algo en un país que enfrenta desafíos constantes e impredecibles del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

José Antonio Meade, candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en las elecciones mexicanas del domingo 1 de julio de 2018.
José Antonio Meade, candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en las elecciones mexicanas del domingo 1 de julio de 2018.

Meade también cuenta con la máquina financiera bien engrasada del PRI para lograr votos. El partido creado hace casi 90 años, ha pasado un total de 77 años en el poder.

Pero es la corrupción lo que ha definido el debate hasta ahora.

López Obrador critica lo que él llama, una alianza profana de líderes empresariales con políticos corruptos que ha desangrado a México, y promete romper esa relación en una histórica transformación nacional, como cuando el presidente Benito Juárez rompió el control de la Iglesia Católica Romana sobre la economía del país en los años 1850.

López Obrador dice que su gobierno marcará el comienzo de un cambio tan grande como el movimiento de Independencia de 1810 y la Revolución de 1910.

"Esta transformación consiste en derrocar a este régimen corrupto desde la raíz", dijo López Obrador a una multitud de casi 100.000 personas en su mitin de clausura en la ciudad de México la noche del miércoles. "Mi gobierno será de la gente, para la gente, y con la gente".

Anaya, mientras tanto, dice que ha sido directamente atacado por el gobierno, que filtró detalles de una investigación de lavado de dinero en su contra, y ha prometido llevar a Peña Nieto ante la justicia.

"¿Saben por qué el régimen de Peña Nieto nos ha atacado?" Anaya le preguntó a una multitud en la ciudad de México. "Es porque nos temen, y con razón, porque cuando sea presidente de México habrá un fiscal especial que investigará a Enrique Peña Nieto y su participación en escándalos de corrupción".

La división es importante: desde la primera transición democrática de México en el año 2000, el conservador Partido Acción Nacional de Anaya ha gobernado de la mano con el Partido Revolucionario Institucional, votando a través de reformas económicas orientadas al mercado.

En sus dos contiendas anteriores para la presidencia, López Obrador criticó duramente la alianza de los dos partidos, y los pinta como la misma cosa.

Ahora, en su tercera carrera, el tiempo de López Obrador parece haber llegado. La política económica orientada al mercado ha proporcionado un crecimiento anual de solo 1,3 por ciento, y los mexicanos se indignaron cuando la primera dama Angélica Rivera fue sorprendida comprando una mansión de un contratista del gobierno favorecido.

Tan grande es el liderazgo de López Obrador en las encuestas, que gran parte de la atención se centra en si su relativamente nuevo partido, Morena, puede obtener una mayoría en el Congreso.

López Obrador, que antes parecía siempre enojado, se ha vuelto más juguetón. Cuando los opositores lo acusaron de beneficiarse de la intervención rusa en la campaña, se autodenominó, "Andrés Manuelovich" y grabó un video cerca del mar, diciendo que estaba esperando que los rusos le entregaran el oro.

López Obrador incluso ha empezado a bromear sobre quienes lo critican por postularse a la presidencia en tres ocasiones, con el mismo discurso de campaña en gran medida.

"Todo esto ha sido posible por ser obstinado, testarudo, rígido", dijo en su mitin de clausura.

Ha prometido una "transformación radical", pero al menos de acuerdo con su principal asesor, el empresario Alfonso Romo, su política económica sería bastante moderada.

No queremos déficits, no queremos nuevas deudas", dijo Romo. "Creo que estamos en la posición correcta, en el medio".

Aunque las separaciones de familias migrantes han acaparado los titulares recientemente, la inmigración no ha figurado como un problema en las elecciones de México. Los tres candidatos principales comparten el compromiso de defender a los migrantes mexicanos en Estado Unidos, a pesar de los medios limitados a su disposición para hacerlo.

Quizás el problema más inmediato de México es la violencia. La tasa de homicidios en el país podría estar en camino de llegar a casi 25 por cada 100.000 habitantes para fines de este año, y ninguno de los candidatos ha presentado propuestas creíbles o específicas sobre cómo reformar la policía o mejorar la aplicación de la ley.

Las propuestas extrañas van desde el candidato independiente, Jaime Rodríguez que quiere cortarle la mano a los servidores públicos que roban, hasta López Obrador, quien expresó la idea de una "amnistía" que según los asesores, puede significar un acuerdo o un perdón para agricultores que cultivaban amapola o marihuana.

"Tienen que hacer algo con respecto a la situación delictiva. Estamos hartos", dijo el trabajador de marketing Joselin Valle, de 31 años. Valle no ha decidido a quién votar, pero de una cosa está segura: "Las propuestas [sobre crimen] no tiene sentido”.

Finalmente, los tres principales candidatos no están de acuerdo sobre quién puede manejar mejor a Trump, un hombre ampliamente odiado en México.

Anaya promociona sus habilidades lingüísticas y su conocimiento de la tecnología. Meade confía en su amplia experiencia en el gobierno, pero ha sufrido los intentos del gobierno actual de amoldarse a Trump.

López Obrador dice que no quiere pelear con Estados Unidos, pero algunos temen que un populista fogoso no sea la mejor persona para tratar con otro populista voluble.

Romo descarta este último temor: "Hay un dicho que dice que dos abejas no se pican".

Facebook Forum

Gira de secretario Tillerson por América Latina

XS
SM
MD
LG