Enlaces para accesibilidad

Estadounidenses con menores expectativas de vida: menos de 79 años

  • Voz de América - Redacción

La italiana Emma Morano, recién celebró su cumpleaños 117 el 29 de noviembre de 2016. Es la persona más longeva del mundo.

Un estadounidense nacido en 2015 puede esperar vivir 78 años y 9 meses y medio. Los nacidos en 2014 podrían esperar un mes más.

La tendencia en la expectativa de vida de los estadounidenses, que estuvo en aumento durante muchos años, podría estar terminando: declinó el año pasado y no es mejor que lo que solía ser hace cuatro años.

En la mayoría de años desde la Segunda Guerra Mundial, la expectativa de vida en Estados Unidos aumentó gracias a los avances médicos, las campañas de salud y una mejor salud y educación.

Pero el año pasado, la tendencia cayó, un acontecimiento extraño en un año en que no hubo ningún brote de alguna enfermedad de importancia. Otros declives que duraron un año ocurrieron en 1993, cuando el país se encontraba en medio de la epidemia de SIDA, y en 1980, cuando hubo una especialmente maligna temporada de gripe.

En 2015, las tazas en ocho de 10 causas importantes de muertes aumentaron. Más preocupante para los expertos en salud: Estados Unidos parece estar acomodándose a una tendencia en la que no hay mejoras en las expectativas de vida.

“Cuando ya pasan cuatro años, uno empieza a ver algunas indicaciones de algo un poco más ominoso”, dice S. Jay Olshansky, un investigador de salud pública de la Universidad de Illinois en Chicago.

Un estadounidense nacido en 2015 puede esperar vivir 78 años y 9 meses y medio, en promedio, de acuerdo a los datos preliminares divulgados por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades.

Un estadounidense nacido en 2014 podía esperar un mes más y alguien nacido en 2012 habría esperado vivir un poco más todavía. En 1950, la expectativa de vida era de solo un poco más de 68 años.

Estados Unidos se coloca debajo de docenas de otros países desarrollados en cuanto a la expectativa de vida, de acuerdo al Banco Mundial.

Quienes más viven son los japoneses, con casi 84 años de expectativa de vida.

El inusual aumento en la tasa de mortalidad del país se debe, en gran parte, por las enfermedades cardíacas. La tasa de mortalidad también aumentó por las enfermedades pulmonares crónicas, las heridas accidentales, los derrames, el Alzheimer, la diabetes, las enfermedades renales y el suicidio.

Lo único que claramente disminuyó fue el cáncer, la segunda causa de mortalidad del país

.

Su opinión

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG