Enlaces para accesibilidad

La guerra de Estados Unidos para mantenerse a salvo después del 11 de septiembre


El miércoles 11 de septiembre de 2019, los estadounidenses conmemoran el décimo octavo aniversario de los ataques terroristas del 11 de Septiembre de 2001 con ceremonias, voluntariado, y llamados a "nunca olvidar".

Durante los últimos 18 años, hay una pregunta que rara vez se ha alejado de la mente de la mayoría de las personas que viven en Estados Unidos: ¿Estamos a salvo?

Es una pregunta que quedó grabada en la psique estadounidense después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, cuando los terroristas estrellaron dos aviones contra el World Trade Center de Nueva York y otro contra el Pentágono, mientras que un cuarto se estrelló en un campo en Pensilvania.

"Miré por la ventana y pude ver una montaña de concreto y acero que acababa de caer por la ventana, casi en cámara lenta, como una cortina bajando en un teatro", dijo Frank Razzano, quien presenció el colapso de la Torre Sur del Centro Mundial de Comercio desde su habitación de hotel en Nueva York.

"Corrí al lado opuesto de la habitación, me pegué contra la pared y pensé que esos eran los últimos minutos que iba a tener en la Tierra", dijo a VOA Noticias en 2013.

Desde ese día, la necesidad de mantener a Estados Unidos a salvo de los ataques ha sido una constante para los estadounidenses, sin importar su política personal.

Máxima prioridad: protección contra el terrorismo

Según una encuesta del Pew Research Center, desde 2002 hasta 2018, al menos 7 de cada 10 adultos estadounidenses dijeron que proteger al país del terrorismo debería ser una prioridad para el presidente y los legisladores.

Dieciocho años después de los ataques del 11 de septiembre, los funcionarios responsables de mantener el país seguro dicen que se han hecho progresos.

"Si tuvieras que dar un paso atrás y pensar dónde estábamos... Estamos mucho mejor de lo que estábamos el 12-Sep", dijo a la VOA Frank Villuffo, quien trabajó en lo que inicialmente se conocía como la Oficina de Seguridad Nacional.

"Creo que, en general, los funcionarios de carrera y creo que las 22 agencias que se crearon a partir de allí se han recalibrado bastante bien para cumplir con las demandas y amenazas de hoy", dijo Cilluffo, quien ahora dirige el Instituto McCrary de Seguridad Cibernética e Infraestructura Crítica de la Universidad de Auburn.

Pero Cilluffo y otros funcionarios veteranos pidieron que asegurarse de que Estados Unidos no vuelva a ser víctima de un ataque de tipo 11-S, al admitir que llegar allí no fue fácil.

Uno de los primeros pasos fue crear el Departamento de Seguridad Nacional, que reunió a agencias clave como la Administración de Seguridad para el Transporte (TSA), la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), la Guardia Costera de EE. UU. y el Servicio Secreto de EE.UU.

Fue el primer paso en un esfuerzo por corregir lo que algunos expertos y legisladores identificaron como una debilidad clave que permitió que los 19 terroristas detrás de los ataques del 11 de septiembre de 2001 tuvieran éxito: un fracaso de las agencias gubernamentales, algunas de las cuales tenían partes vitales de información sobre la trama, para comunicar información crítica y conectar los puntos.

Aún así, no fue suficiente.

Misión determinante

"Incluso entonces hubo un desafío asociado con tratar de descubrir cuál era realmente el perfil de nuestra misión y las prioridades dentro de ese perfil de misión", dijo el almirante retirado James Loy, quien se desempeñó como primer subsecretario del nuevo departamento. "¿Cuál era el negocio de este nuevo departamento y cómo íbamos a ponerlo en marcha?"

Se decidieron por cinco palabras: conciencia, prevención, protección, respuesta y recuperación.

"Esas cinco palabras se convirtieron en la licencia, por así decirlo, para que todos continuemos haciendo lo que estábamos haciendo y comencemos el proceso de tratar de hacer otras cosas en colaboración que tal vez nunca se hubieran hecho en esta reunión en particular", recordó Loy en un reunión de ex subsecretarios del DHS el miércoles.

También hubo ajustes que tuvieron que hacer los muchos funcionarios que acudieron al DHS, ya sea desde el ejército o la comunidad de inteligencia.

"Descubrí que todo lo que creía saber sobre el papel del gobierno federal en el manejo de la seguridad estaba mal", dijo Jane Holl Lute, quien se desempeñó como subsecretaria del DHS bajo el mandato del presidente Barack Obama.

"Su relación entre el público, el gobierno y el miedo es muy diferente", dijo.

En lugar de concentrarse en información cuidadosamente recopilada de espías o fuentes bien ubicadas, el DHS tuvo que aprender a asociarse con civiles.

"Los hombres y mujeres de este país saben mucho sobre lo que está sucediendo", dijo Lute. "De hecho, descubrimos que los vendedores de boletos de tranvía en Times Square en Nueva York tienen información muy valiosa".

Lute y otros funcionarios anteriores y actuales confían en que el gobierno ha podido encontrar formas de llegar a los civiles e incluso a las empresas privadas.

Aún así, a medida que las amenazas han evolucionado para incluir campañas de desinformación y ataques cibernéticos, dicen que habrá que hacer más.

"Lamentablemente inadecuado"

Algunos funcionarios también ven deficiencias a pesar de los presupuestos anuales que se han más que duplicado desde que el Congreso separó $19.5 mil millones para Seguridad Nacional en 2002.

"Si se observa la infraestructura del departamento, es lamentablemente inadecuada", dijo Paul Schneider, otro exsubsecretario. Agregó que hay tanto dinero invertido en programas obligatorios, como el socorro en casos de desastre, que queda poco para hacer las mejoras necesarias.

"Hay estaciones de la Patrulla Fronteriza CBP [Aduanas y Patrulla Fronteriza] que parecen, ya sabes, una película de vaqueros de 1950 del Pony Express", dijo.

Pero uno de los mayores desafíos para los funcionarios de seguridad nacional puede ser superar el lenguaje que tantos en Estados Unidos han asociado con el Departamento: la guerra contra el terrorismo.

"Nuestra guerra contra el terror comienza con Al Qaeda, pero no termina allí", dijo el ex presidente George W. Bush en una sesión conjunta del Congreso nueve días después de los ataques de 2001. "No terminará hasta que cada grupo terrorista de alcance global haya sido encontrado, detenido y derrotado".

Fue un mensaje poderoso a raíz de la tragedia. Pero exfuncionarios, como Cilluffo, admiten que es una guerra que nunca se puede ganar realmente.

"La realidad es que nunca hay un estado final", dijo Cilluffo. "Es algo que tenemos que adaptar, priorizar y hacer el trabajo continuamente".

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG