Enlaces para accesibilidad

La cumbre Putin-Trump: ¿Química vs. Sustancia?


El presidente Donald Trump y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, sostendrán una reunión que no tiene definidos los puntos a tratar hasta el momento lo que genera muchas expectativas.

Las reuniones en la cumbre pueden cambiar el mundo. En la década de 1970, el canciller de Alemania Occidental, Willy Brandt, solía decir que era de la mayor importancia para los líderes "hacerse olfatear el uno al otro". La química entre los líderes era un factor útil para calmar las relaciones rotas, pensaba.

El 16 de julio, el presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, realizarán su primera cumbre oficial, en la capital de Finlandia, días después de que el líder estadounidense deba reunirse con la OTAN, una alianza que ha estado en su punto de mira. El calendario de las reuniones brinda a Europa la oportunidad de dar forma a lo que el líder de EE.UU. pueda buscar en la cumbre.

Helsinki no es ajeno a los encuentros entre los Jefes de Estado de Estados Unidos y Rusia; pero la cumbre será una de las más extrañas, dicen los analistas, porque ocurre en el contexto de las investigaciones sobre las acciones de los asesores electorales del presidente estadounidense en medio de afirmaciones de que se confabularon con la interferencia de Moscú en la contienda por la Casa Blanca en 2016.

Los enemigos domésticos de Trump lo critican por evitar juzgar personalmente a Putin, argumentando que da crédito a las afirmaciones hechas por un ex espía británico de que el Kremlin tiene información comprometedora sobre el presidente de EE.UU. Trump ha rechazado airadamente los reclamos.

El líder estadounidense ha dicho en el pasado que "llevarse bien con Rusia [y otros] es algo bueno, no malo" para explicar por qué quiere mejorar las relaciones con Moscú.

Desde la Guerra Fría, las relaciones entre Occidente y Moscú no han estado tan cargadas de enfrentamientos por la anexión de Crimea en Rusia en 2014 y sus operaciones pro separatistas en el este de Ucrania, así como por su intervención militar en Siria.

OTAN, ciberseguridad

También ha habido disputas sobre los tratados de armas nucleares, la política de la OTAN y la ciberseguridad. Y en el concurrido campo de batalla del norte de Siria, hubo un derramamiento de sangre cuando los bombardeos de artillería estadounidenses y los ataques aéreos mataron a unos 200 rusos, en un asalto todavía envuelto en el misterio.

Mucho depende de esta cumbre. El control de armas y otros asuntos de seguridad figurarán como los temas principales de discusión, según funcionarios estadounidenses y rusos, que dicen que Ucrania y Siria también serán discutidos. Ambas partes están minimizando la posibilidad de cualquier avance.

Pero aparentemente es una cumbre, que más que la mayoría, está construida en torno a la importancia de los propios líderes, y menos en una agenda detallada y procesable. No ha sido precedida por un largo período de negociaciones diplomáticas detrás de escena para aclarar las minucias de un acuerdo convenido previamente.

"El formato refleja la preferencia de ambos líderes por las reuniones audaces y de gran pincelada", dijo un diplomático británico, quien agregó que es similar en naturaleza y concepción a la celebrada por Trump en Singapur a principios de junio con el líder norcoreano Kim Jong Un. "Y puede ser más arte que trato", agregó.

Trump y Putin no están solo atraídos por encuentros simbólicos de alto perfil.

"Las reuniones en la cumbre son especialmente atractivas para los tipos alfa que disfrutan de los nuevos desafíos", escribieron los académicos británicos David Reynolds y Kristina Spohr en un artículo reciente para la revista CAM, una publicación de la Universidad de Cambridge. Pero también advierten que participar en encuentros de alto perfil es "un negocio de alto riesgo".

¿Puede la química personal ser un sustituto de la sustancia cuando los líderes extranjeros se sientan a negociar disputas? ¿Existe el peligro de poner demasiada esperanza en los lazos personales que los líderes forjan en las cumbres simbólicas?

Precedentes políticos

En 1972, el presidente Richard Nixon hizo una visita en gran parte simbólica a China para hablar con Mao Zedong en un intento de poner en marcha esfuerzos para resolver las agudas diferencias entre dos potencias altamente antagónicas. Poco de sustancia inmediata se logró, pero pocos dudan de que el viaje fue un éxito, allanando el camino para el establecimiento de relaciones diplomáticas formales entre Washington y Beijing siete años más tarde.

Analistas y ex diplomáticos apuntan a otro viaje de Nixon en 1972 como un modelo mejor y menos arriesgado para la cumbre: su viaje a la entonces Rusia soviética, convirtiéndose en el primer presidente de los Estados Unidos en ingresar al Kremlin. Ese viaje vio a Nixon y Leonid Brezhnev brindando en el Salón de San Vladimir. Fue precedido por minuciosas negociaciones, dirigidas por el entonces Secretario de Estado Henry Kissinger. Incluso antes de que Nixon pusiera el pie en Rusia, Washington y Moscú habían conveido previamente 10 acuerdos que cubrían la limitación estratégica de armas, el comercio, la tecnología y las relaciones culturales.

Un ex embajador británico en Rusia, Andrew Wood, dice que las cumbres "necesitan algo concreto de lo que hablar y es difícil saber qué es ese concreto: no se puede hablar en abstracto sobre Ucrania o sobre los daños que las actividades militares rusas han causado en Siria". Señala que en los últimos años, los líderes de Estados Unidos y Rusia han hablado y" ha habido un optimismo desorbitado sobre lo que podría pasar y ha sido decepcionante y no veo ninguna razón por la cual esta reunión sea diferente".

El embajador de EE.UU. En Moscú, Jon Huntsman, advirtió en una entrevista exclusiva con VOA poco después de que Putin fuera reelecto como presidente en contra de pensar en términos de un reinicio con Rusia, diciendo que un avance repentino no es realista, un consejo que claramente le ha estado dando a Trump.

"Los reinicios y el rehacer de los años pasados, tanto republicanos como demócratas, siempre terminan en desastre", le dijo a VOA. "Aumentan las expectativas hasta el punto de nuestra incapacidad para alcanzar cualquiera de esas expectativas. Las esperanzas se desvanecen. Las relaciones se desmoronan. Hemos visto eso una y otra vez ". Agregó que es importante mantener un diálogo y buscar" aperturas naturales para generar confianza en pequeñas formas ".

La agenda de Putin.

Tanto los gobiernos de Rusia como los de EE.UU. tienen diferencias de opinión entre sus funcionarios; algunos son más dóciles; otros más halcón. Y en el período previo a la cumbre de julio, habrá debates tras bambalinas en ambos gobiernos sobre tácticas, estrategias y objetivos para la reunión.

En abril pasado, el entonces director de la CIA, Mike Pompeo, durante una audiencia sobre su nominación para ser el secretario de Estado de EE.UU., dijo a un panel del Senado que estaba a favor de un enfoque duro hacia Rusia.

En el Kremlin también hay desacuerdos.

Una fuente del Kremlin a principios de este año le dijo a VOA que muchos en el gobierno ruso, incluido Vladimir Putin, sospechan que existe una fractura permanente entre Rusia y Occidente, que no puede ser reparada. "Algunas personas en el Kremlin esperaban que fuera diferente con Donald Trump. Pero no estaban conteniendo la respiración ", dijo la fuente.

La cuestión ahora es si Putin cambió de opinión y ve una cumbre como una apertura que podría ayudar a una mejora general en las relaciones entre Rusia y Occidente.

Algunos diplomáticos europeos dicen que son escépticos, argumentando que Putin tiene un plan de juego claro para persuadir a Trump de que reconozca que la anexión de Crimea ahora es irreversible al aliviar las sanciones. El quid pro quo podría ser la aceptación rusa de la región de Donbas pro Moscú para ser reintegrada con el resto de Ucrania.

Otros dijeron que creen que Putin buscará a Washington para ayudar a Rusia a hacer frente a la Siria de la posguerra, que necesitará un estimado de $ 250 mil millones en costos de reconstrucción. "De cualquier manera, al celebrar una cumbre con él, Trump está normalizando a Putin, y sin obtener nada por adelantado", dijo un diplomático británico.

Un funcionario de la Casa Blanca, que habló bajo condición de anonimato, desestimó la acusación británica. "De todos los países, ¿no deberían los británicos querer abrir líneas de comunicación? ¿No fue Churchill quien dijo: "La mandíbula mandíbula es mejor que la guerra guerra"? El funcionario se estaba refiriendo a una cita popularmente atribuida al fallecido primer ministro británico, Winston Churchill.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG