Enlaces para accesibilidad

Casa Blanca lanza nueva propuesta para revisar la inmigración


Una obra de arte exhibida fuera del Capitolio en Washington en el primer aniversario de la política de cero tolerancia de la administración Trump que separó a las familias migrantes, muestra a una madre tratando de alcanzar a su hijo. Mayo 7 de 2018.

Reviviendo un tema profundamente polémico que ha obstaculizado tanto al Congreso como a la administración, la Casa Blanca lanzó una nueva oferta el martes para reformar el sistema nacional de inmigración que el presidente Donald Trump critica implacablemente.

Si bien esfuerzos similares no han logrado reunir el apoyo necesario, Trump invitó a una docena de senadores republicanos a la Casa Blanca para escuchar el plan, que fue encabezado por Jared Kushner, el asesor presidencial y yerno del presidente.

Es el más reciente paso en un enfoque nuevo y más metódico para una administración a menudo marcada por las órdenes ejecutivas y escritas de forma rápida y las declaraciones por tuit de Trump.

El equipo de Kushner ha contratado a funcionarios con experiencia en redacción de legislación de otras agencias, incluido el Departamento de Seguridad Nacional, para ayudar con la redacción.

Aún así, el camino a la aprobación sigue cuesta arriba. Es probable que los demócratas desaprueben enérgicamente algunas partes del plan.

Kushner esbozó dos ideas principales:

- Un proyecto de ley de seguridad fronteriza que se centraría, en parte, en la modernización de los puertos de entrada para garantizar que se analicen todas las personas, los vehículos y los paquetes.

- Un segundo paquete de propuestas de inmigración que crearía un sistema más "basado en el mérito" para dar preferencia a aquellos con habilidades laborales en lugar de a familiares de inmigrantes que ya se encuentran en el país.

Según el plan, que no aborda las categorías de visas temporales, incluso para los trabajadores, se permitiría el mismo número de inmigrantes para ingresar al país, pero su composición cambiaría.

La Casa Blanca también está trabajando con el senador Lindsey Graham de Carolina del Sur en una legislación adicional que abordará el sistema de asilo de la nación, en un esfuerzo por frenar el flujo de migrantes a través de la frontera, según dijo un alto funcionario de la administración, quien habló bajo la condición de anonimato.

Es solo el más reciente esfuerzo realizado por la Casa Blanca de Trump para presionar al Congreso a que revise las leyes de inmigración, que durante mucho tiempo se han quejado de que comprometen la seguridad nacional y deprimen los salarios de los trabajadores estadounidenses al permitir que demasiados inmigrantes compitan por los empleos.

Pero Trump también dijo que el país necesita más trabajadores gracias a los beneficios económicos y que los trabajadores educados y capacitados, especialmente los que se gradúan de las universidades estadounidenses, deberían poder quedarse y trabajar.

Trump había rechazado anteriormente una versión de la propuesta de Kushner, pidiéndole que incorporara más medidas de seguridad en la frontera. Un funcionario de alto rango dijo a los reporteros después de la reunión el martes que Trump había rechazado el esfuerzo la semana pasada y ahora debería considerarse "el plan del presidente Trump."

La Casa Blanca ahora está buscando comentarios y presionando para obtener el apoyo de los legisladores republicanos.

El funcionario se negó a decir cuándo se revelarían más detalles o cómo la Casa Blanca pretendía que los demócratas, que aún no han recibido información sobre el plan, participen.

La reacción republicana

Varios senadores del Partido Republicano que asistieron a la reunión elogiaron el esfuerzo.

David Perdue, de Georgia, dijo que Trump estaba "desarrollando una plataforma para la inmigración en la que puede estar, y me impresionó".

"La conversación fue sobre la seguridad fronteriza y el lado de la inmigración: cómo ser mucho más eficaz para permitir el tipo correcto", dijo.

Tom Cotton, de Arkansas, dijo: "Escuché grandes áreas de acuerdo de todos en la sala". Dijo que aún necesita ver detalles, pero las cosas "se están moviendo en la dirección correcta".

Kevin Cramer, de Dakota del Norte, lo calificó como un "buen punto de partida" que podría ser atractivo para los demócratas en la situación correcta. Dijo: "Creo que el ambiente en este momento con la economía en auge, las demandas de la fuerza laboral, una crisis en la frontera que ya no se considera fabricada, representa una oportunidad para el debate".

La reacción demócrata

Pero los demócratas se mostraron escépticos ante un esfuerzo exclusivo de los republicanos que no logra incorporar las prioridades demócratas en materia de inmigración.

El representante Pete Aguilar, de California, dijo: "aprecio a nuestros senadores republicanos que se interesan por este tema, pero si su solución es reducir la inmigración legal, es un problema para nosotros". Añadió, "Ya veremos".

Y el ex vicepresidente Joe Biden, que se postula para la nominación demócrata para desafiar a Trump, acusó al presidente el martes de utilizar la inmigración "para demonizar a las personas".

"No es lo que somos. Somos mejores que eso", dijo Biden al inicio de un evento de campaña.

Cualquier plan de inmigración seguramente enfrentará un desafío en el Capitolio, donde los legisladores han luchado durante décadas para aprobar una legislación migratoria integral.

Es probable que los republicanos conservadores se opongan a un plan que no reduzca las tasas de inmigración legal, mientras que los demócratas han dejado claro que no aceptarán cambios sin nuevas protecciones para los inmigrantes "soñadores" que fueron traídos al país cuando eran niños y están aquí ilegalmente. A algunos republicanos, especialmente a los de los estados electorales clave, también les gustaría ver protecciones para los "soñadores", pero ese problema no parece estar incluido en el plan de Kushner.

También ha habido escepticismo sobre la participación de Kushner, dado que no tiene antecedentes previos sobre el complejo y controvertido tema. Pero Kushner ha pasado meses reuniéndose con varios grupos republicanos, con la esperanza de presentar una propuesta que pueda unir a los miembros del partido, siguiendo el libro de jugadas que utilizó para lograr la aprobación de la legislación bipartidista de reforma de la justicia penal el año pasado.

Un intento anterior de Trump para alcanzar un acuerdo de inmigración integral con el Congreso se derrumbó el año pasado, y en Washington hay muchas dudas de que haya interés en el Capitolio por un acuerdo de gran alcance.

Trump colocó a la inmigración en el centro de su campaña presidencial, incluida la promesa de construir un muro a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México. Se espera que continúe criticando el tema en su campaña de reelección mientras intenta energizar su base de partidarios.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG