Enlaces para accesibilidad

Kim Jong Un cruzará la frontera con el Sur para ir a la cumbre


Kim se convertirá así en el primer líder norcoreano que cruza al sur de la frontera desde el final de la Guerra de Corea (1950-1953).

El líder norcoreano Kim Jong Un cruzará la línea de demarcación militar que separa a Corea del Norte con el Sur, cuando se reúna el viernes con el presidente surcoreano, Moon-Jae-in, para la histórica cumbre entre ambos mandatarios.

Kim se convertirá así en el primer líder norcoreano que cruza al sur de la frontera desde el final de la Guerra de Corea (1950-1953).

Moon y Kim tienen previsto caminar juntos a una plaza en Panmunjom donde pasarán revista a una guardia de honor antes de sentarse a conversar formalmente en la Casa de la Paz, según informó Im Jong-seok, jefe de despacho de Moon.

Tras firmar en el libro de visitas y tomarse una fotografía juntos en la Casa de la Paz los líderes iniciarán la reunión formal a las 0130 GMT.

Salón de reuniones de la Casa de la Paz donde se realizará el encuentro.
Salón de reuniones de la Casa de la Paz donde se realizará el encuentro.

Más tarde plantarán un pino en la frontera utilizando una mezcla de tierra de las montañas de los dos países y de agua de sus respectivos ríos. El árbol, que es querido por las dos naciones, data de 1953, el año en que finalizó el conflicto, apuntó Im.

En una placa de piedra junto al árbol podrá leerse la frase "La paz y la prosperidad están plantadas”, junto a la firma de los dos líderes. A continuación, Moon y Kim caminarán hasta una pasarela con una señal sobre la línea de demarcación, agregó el funcionario.

Los dos líderes volverán a reunirse por la tarde y luego asistirán a un banquete, dijo Im.

Kim está acompañado por nueve altos funcionarios norcoreanos, incluyendo su influyente hermana, Kim Yo Jong, señaló Im añadiendo que Corea del Sur espera que la esposa del líder, Ri Sol Ju, acuda a la cumbre, aunque su presencia no está confirmada.

Tampoco está claro cómo se anunciarán los resultados de la reunión. La parte más difícil, según Im, se centra en el nivel de desnuclearización al que esté dispuesto a comprometerse Pyongyang.

Tanto la cumbre del viernes como el encuentro entre Kim y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en mayo o a principios de junio, se concretaron luego de que el líder norcoreano expresase su voluntad de dejar a un lado su programa nuclear para negociar tras un año de ensayos nucleares y de misiles.

Un estado de guerra persiste técnicamente en la península. El combate activo en la Guerra de Corea de 37 meses de duración terminó con un armisticio en 1953. Corea del Sur no fue signataria.

El gobierno de Moon ha expresado sus esperanzas de resolver el impasse de 65 años. A principios de esta semana, Corea del Sur suspendió sus transmisiones de mensajes de propaganda y música pop al otro lado de la frontera en un movimiento que según los militares ayudaría a fomentar la paz.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG