Enlaces para accesibilidad

Juez bloquea política de Trump sobre asilo en puertos fronterizos


Inmigrantes que buscan asilo en Estados Unidos esperan en el Puente Internacional en Reynosa, Mexico, Nov. 3, 2018.

Un juez en Estados Unidos emitió el lunes un interdicto que detiene la política de la administración Trump de enviar de regreso a México a algunos solicitantes de asilo para esperar sus casos.

El fallo está programado a entrar en vigencia el viernes, de acuerdo con la orden del juez de distrito Richard Seeborg en San Francisco. La orden se aplicará a nivel nacional.

La política carece de protecciones suficientes para garantizar que los migrantes no enfrenten "un riesgo indebido para sus vidas o su libertad" en México, dijo el juez. Seeborg también dijo que una ley en la que el gobierno del presidente Donald Trump citó su autoridad para devolver a los migrantes no se aplica a los solicitantes de asilo como los que demandaron.

La estrategia de la administración de Trump está dirigida a frenar una inundación de inmigrantes, en su mayoría de América Central, que aumentaron el mes pasado al nivel más alto en una década.

Debido a los límites en cuanto al tiempo que legalmente los niños pueden permanecer detenidos, muchas de las familias son puestas en libertad dentro de territorio estadounidense a la espera de audiencias en cortes de inmigración, un proceso que puede tomar años debido a los crecientes retrasos.

En enero, la administración Trump comenzó a enviar algunos migrantes a esperar sus audiencias ante un juez de inmigración en ciudades fronterizas mexicanas.

El Departamento de Seguridad Nacional dijo la semana pasada que tiene planeado ampliar el programa.

No está claro aún si la administración pedirá a un tribunal de apelaciones que suspenda la decisión. El Departamento de Justicia de Estados Unidos no se ha pronunciado. Trump tuiteó que la decisión era "injusta para Estados Unidos".

“Un juez del noveno circuito falló que México es muy peligroso para los migrantes. Muy injusto para EE.UU., FUERA DE CONTROL!”, escribió el presidente en Twitter.

El fallo vino un día después de la renuncia de la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen y mientras el gobierno enfrenta reveses por parte de las cortes en contra de las estrictas políticas anti-inmigración que fueron un punto clave en la campaña presidencial de Trump.

La demanda dice que el gobierno de Trump está violando la ley de EE.UU. al no evaluar adecuadamente los peligros que enfrentan los migrantes en México.

Bajo la nueva política, a los solicitantes de asilo no se les garantiza intérpretes o abogados, y no pueden argumentar ante un juez que enfrentan el potencial de persecución o tortura si son enviados de regreso a México, dijo en una audiencia judicial en marzo, Judy Rabinovitz, abogada de American Civil Liberties.

La ACLU y otros grupos también argumentan en la demanda que una ley que permite el retorno de algunos inmigrantes a México no se aplica a los solicitantes de asilo que cruzan la frontera ilegalmente o llegan a un cruce sin documentos adecuados.

Seeborg estuvo de acuerdo, diciendo que el "lenguaje sencillo" de la ley apoyaba esa interpretación.

"Por más que lo intente, el gobierno de Trump no puede simplemente ignorar nuestras leyes para lograr su objetivo de evitar que las personas busquen asilo en Estados Unidos", dijo Rabinovitz en una declaración después de la decisión.

El gobierno espera que la medida de esperar en México para los solicitantes de asilo desalentará los reclamos débiles y ayudará a reducir la acumulación de más de 800,000 casos en los tribunales de inmigración.

El abogado del Departamento de Justicia, Scott Stewart, dijo en la audiencia de marzo que había un proceso para proteger a los inmigrantes que podrían enfrentar peligros en México. Todos los 11 demandantes están representados por abogados, y 10 ya han aparecido en procedimientos judiciales, dijo.

Los arrestos de la Patrulla Fronteriza, el indicador más ampliamente utilizado de cruces ilegales, han aumentado considerablemente en el último año, pero son relativamente bajos en términos históricos después de alcanzar un mínimo de 46 años en 2017.

El lanzamiento de la política siguió meses de delicadas conversaciones entre EE. UU. y México. Los mexicanos y los niños que viajan solos están exentos de ello.

Reuters informa que un portavoz del Departamento de Justicia de Estados Unidos no respondió de inmediato a una solicitud de comentario.

Con información de Reuters

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG