Enlaces para accesibilidad

Libro: Ex director del FBI compara a Trump con un "jefe de la mafia"


El ex director del FBI arremete contra el presidente en su libro de memorias "A Higher Loyalty: Truth, Lies and Leadership" (Una lealtad Superior: Verdad, mentiras y liderazgo), que sale a la venta la próxima semana.

El presidente Donald Trump se enfrascó el viernes en un ataque de tuits para desacreditar al ex director del FBI James Comey, quien arremete contra él en su nuevo libro, donde lo describe como un mentiroso inveterado que somete a su entorno a un código de lealtad, lo cual le hace pensar en él como un "jefe de la mafia".

Extractos del esperado libro "A Higher Loyalty: Truth, Lies and Leadership" (Una lealtad Superior: Verdad, mentiras y liderazgo) se filtraron el jueves en la prensa estadounidense, y ocuparon los titulares de los medios y los programas de televisión el viernes antes de que se publique la próxima semana.

The Associated Press, The New York Times y The Washington Post, tres de las organizaciones que consiguieron copias del libro, dijeron que aunque el texto se apega bastante a las declaraciones que hizo el exdirector ante el Congreso, Comey ​incluye también comentarios y cita conversaciones sorprendentemente personales que sin duda irritarán al presidente.

Uno de los comentarios más punzantes en el libro es el de que a Comey, Trump le recuerda una figura parecida a un jefe de la mafia que trata de borrar las fronteras entre la aplicación de la ley y la política.

Las reuniones con Trump me trajeron "recuerdos de mi anterior carrera como fiscal contra la mafia", escribe Comey.

"El círculo silencioso de asentimiento. El jefe en completo control. Los juramentos de lealtad. El Estados Unidos versus el resto del mundo. Mentir sobre todo, lo grande y pequeño, en servicio de algún código de lealtad que pone a la organización sobre la moralidad y la verdad", describe Comey.

The Washington Post resalta también otro pasaje del libro en el que Comey se refiere a la "obsesión" del presidente por desmentir un escabroso dossier confidencial redactado primero por un exagente británico de inteligencia para los rivales políticos del candidato republicano.

Comey describe a Trump pidiéndole que considere investigar ese reporte que involucra al presidente y a prostitutas rusas orinando en una cama en un hotel en Moscú.

"Tengo fobia por los gérmenes", le dice Trump a Comey, según éste, para explicarle porque no puede ser cierto que haya ocurrido lo que dice el dossier. "No hay forma que hubiera dejado que alguien se orinara cerca de mi. De ninguna manera".

Luego —según el relato de Comey— el presidente le pide si se puede hacer algo para "levantar la nube" causada por el dossier, porque ha sido demasiado doloroso para la primera dama Melania Trump.

El viernes por la mañana Trump respondió en su cuenta de Twitter: “James Comey es un SOPLÓN Y MENTIROSO probado. Virtualmente todos en Washington estuvieron de acuerdo en que debía ser despedido por el terrible trabajo que hizo hasta que fue, en verdad, despedido. Filtró información SECRETA, por lo cual debió ser procesado”, escribió el presidente.

"Mintió al Congreso bajo JURAMENTO. Era débil y ……una mentirosa bola de limo, era, como el tiempo lo ha probado, un terrible director del FBI. Su manejo del caso de la corrupta Hillary Clinton, y los eventos que lo rodearon, va a pasar como de los peores “mal logrados trabajos” de la historia. ¡Fue un gran honor para mí despedir a James Comey!”, añadió en un segundo tuit.

Comparaciones

Comey, quien tiene 2,03 metros (seis pies y ocho pulgadas) de estatura, describe a Trump como un tipo más bajito de lo que esperaba con una corbata "demasiado larga" y "con medias lunas de un blanco brillante" bajo sus ojos que él insinúa se deben a las gafas para bronceado. También indica que trató deliberadamente medir la mano del presidente, y dijo que era "más pequeña que la mía pero no parecía inusualmente chica".

En el libro, Comey cuenta sus 20 años de carrera como fiscal de Nueva York, secretario adjunto de justicia durante el gobierno de George W. Bush y jefe del FBI entre 2013 y 2017.

Durante una audiencia ante el Senado, Comey reveló que el presidente le exigió lealtad y le pidió que abandonara una parte de la investigación sobre el general Michael Flynn, quien fue consejero presidencial de seguridad nacional.

El relato se repite en el libro, pero Comey dice que se arrepiente de no haber interrumpido a Trump para explicarle que su pedido era inapropiado. Recuerda haber confrontado a Sessions, al que describe tanto como “abrumado y superado” por la responsabilidad de su puesto.

“La presidencia de Donald Trump amenaza mucho de lo bueno que tiene esta nación”, escribe Comey, concluyendo que el actual gobierno es como un “incendio forestal” que no puede ser contenido por los funcionarios de ética dentro de la administración.

El viernes, en una entrevista para el programa Good Morning America de la cadena ABC, Comey respondió a las críticas de crudeza en su libro diciendo que "fui tan crudo como tenía que ser".

Trump despidió a Comey en mayo de 2017, desatando una lucha en el Departamento de Justicia que llevó al nombramiento de Robert Mueller como fiscal especial que supervisa la investigación sobre la presunta interferencia rusa. La pesquisa de Mueller se ha expandido hasta incluir si Trump obstruyó la justicia al despedir a Comey, una idea que el presidente rechaza.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG