Enlaces para accesibilidad

Oriente Medio reacciona a decisión de Trump sobre Jerusalén

  • Voz de América - Redacción

Palestinos queman llantas mientras ondean banderas palestinas y fotos del fallecido presidente palestino Yasser Arafat durante una protesta en Gaza, por la decisión del presidente Trump sobre Jerusalén, el miércoles, 6 de diciembre de 2017.

Choques entre manifestantes palestinos y el ejército israelí estallaron por toda Cisjordania el jueves, mientras manifestantes quemaban carteles con los retratos del presidente estadounidense Donald Trump y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu además de banderas de ambos países.

En la Franja de Gaza, el líder de Hamas, Ismail Haniyeh, llamó a una nueva intifada, o alzamiento contra Israel, en medio de la furia generalizada ante la decisión de Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

En Cisjordania, multitudes encendieron neumáticos y arrojaron piedras a las fuerzas antimotines. En el pueblo bíblico de Belén, los soldados intentaron dispersar a los manifestantes con cañones hidrantes y gases lacrimógenos. Las manifestaciones presagian una Navidad agitada en la ciudad donde nació Jesús.

La ciudad de Ramalá, asiento del gobierno palestino, estaba cubierta por una nube negra de los neumáticos encendidos.

Para analizar este tema, la Voz de América entrevistó a Paulo Botta, experto en Relaciones Internacionales y director del Centro para Estudios del Medio Oriente Contemporáneo con sede en Buenos Aires, Argentina.

Botta destaca que este anuncio es una demostración que la política exterior de EE.UU. deja claro que esta decidida a retomar su papel en la región, aunque el papel negativo es que deja la pregunta de a donde va Estados Unidos con esta decisión.

Los palestinos reclaman Jerusalén oriental, anexado por Israel en 1967, para su futura capital, y Washington les había asegurado durante décadas que el asunto sería resuelto en forma negociada.

“La decisión estadounidense es una agresión contra nuestro pueblo y una guerra a nuestros santuarios”, afirmó Haniyeh en un discurso en el que instó a sus seguidores a “estar preparado para cualquier orden”.

“Queremos que el alzamiento dure y continúe para que Trump y la ocupación lamenten esta decisión”, dijo Haniyeh.

Los palestinos cerraron escuelas y tiendas al inicio de “tres días de furia” por la decisión de Trump. Se realizaron manifestaciones en otras ciudades cisjordanas y frente a la Puerta de Damasco en la Ciudad Vieja.

“Aquí estamos. Creemos en nuestros derechos”, dijo la manifestante Rania Hatem frente a la Ciudad Vieja.

Hamas, un grupo que aspira a la destrucción de Israel, mató a cientos de israelíes durante un alzamiento armado a principios de la década de 2000, pero su capacidad para atacar es más limitada hora. Israel ha impuesto un bloqueo sobre la Franja de Gaza, el bastión del grupo, y muchos de los seguidores de Hamas en Cisjordania han sido detenidos.

Aun así, Hamas posee un gran arsenal de cohetes en Gaza capaces de llegar a muchos lugares en Israel.

“Queremos que la insurrección se prolongue y continúe para que Trump y la ocupación lamenten esta decisión”, dijo Haniyeh.

Durante la noche se registraron protestas espontáneas en Gaza en las que jóvenes indignados quemaron neumáticos, banderas estadounidenses e israelíes y carteles con la imagen de Trump.

El Ejército israelí dijo que desplegaría tropas adicionales en Cisjordania antes del viernes y que había puesto otros contingentes en alerta para responder a “posibles acontecimientos”.

Colaboración con la entrevista de Gioconda Tapia Reynolds

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG