Enlaces para accesibilidad

Conductor de camión en Texas tenía licencia suspendida

  • Voz de América - Redacción

James Mathew Bradley Jr., 60, de Clearwater, Florida, izquierda, llega a la corte enfrentar cargos por manejar un camión cargado de inmigrantes indocumentados que fue abandonado en un estacionamiento de Walmart. 8 personas fueron encontradas muertas y dos murieron luego que la carga humana fue descubierta. July 24, 2017, in San Antonio.

El estado de Florida le había suspendido la licencia de manejo al conductor de carga que transportaba a los migrantes en Texas, tres meses antes de que fuera arrestado.

Alexis Bakofsky, portavoz del Departamento de Seguridad de Carreteras y Vehículos Motorizados de Florida, confirmó este martes que la agencia le retiró a James Matthew Bradley Jr., de 60 años, sus privilegios comerciales para conducir en abril debido a que no entregó su tarjeta de datos médicos actualizada.

La ley federal requiere que los conductores comerciales presenten la tarjeta con el fin de que demuestren que están en buena condición física para la carretera.

El historial de manejo de Bradley muestra que se le otorgó una licencia de conducir en Florida en 2004. Bakofsky afirmó que la licencia fue inhabilitada indefinidamente. Hubiera sido ilegal que el chofer tuviera una segunda licencia de otro estado, agregó.

Bradley enfrenta cargos por transportar ilegalmente a inmigrantes, lo que resultó en la muerte de algunos, para obtener un beneficio económico. Los inmigrantes fueron encontrados dentro de su camión afuera de un Walmart en San Antonio

El conductor del camión de remolque encontrado frente a una tienda Walmart en San Antonio, Texas, fue acusado el lunes por la muerte de 10 de sus “pasajeros” y podría enfrentar la pena de muerte.

James Matthew Bradley Jr., de 60 años, de Clearwater, Florida, compareció ante una corte federal el lunes para enfrentar cargos de transporte ilegal de inmigrantes para obtener una ganancia financiera resultando en muertes.

Bradley dijo a investigadores que no tenía idea de que la carga que llevaba hasta que se detuvo y encontró decenas de personas deshidratadas y varias muertas en la parte posterior del vehículo, indican documentos judiciales mostrados a la prensa el lunes.

Bradley fue arrestado el domingo en San Antonio después que la Policía recuperó ocho cadáveres del remolque de carga de su camión de cereales en un estacionamiento de Walmart. Dos víctimas murieron más tarde y otras fueron hospitalizadas, muchas en estado crítico luego de sufrir insolación y agotamiento.

Uno de los inmigrantes describió a los investigadores las intolerables condiciones que había dentro del camión que se cree traía más de 100 personas. La gente respiraba por turnos a través de un orificio en un lado del camión, dijo el pasajero no identificado. Algunos se desmayaron y otros gritaban y golpeaban las paredes para que el conductor se detuviera, pero sus desesperados llamados de atención no tuvieron eco hasta que llegaron a Walmart, dijo el testigo.

"Todos fueron víctimas de despiadados contrabandistas de personas indiferentes al bienestar de su frágil carga", dijo en un comunicado Richard Durbin Jr. fiscal del Distrito Occidental de Texas. "Esas personas estaban indefensas en manos de quienes los transportaban. Imaginen su sufrimiento, atrapados en un sofocante camión", agregó.

El director interino de la policía de Inmigración y Aduanas, Thomas Homan, emitió un comunicado en el que destacó: "Bajo cualquier estándar, el horrible crimen descubierto anoche es un claro recordatorio de por qué las redes de contrabando de personas deben ser perseguidas, capturadas y castigadas".

Homan también indicó que la unidad de Investigaciones de Seguridad del Territorio Nacional, parte de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés), "trabaja todo el año para identificar desmantelar y romper las organizaciones transnacionales criminales que trafican personas hacia y por todo Estados Unidos".

Videos de vigilancia muestran vehículos acercándose al camión el sábado por la noche y llevándose personas del camión, que cierran antes de marcharse.

La carga humana fue descubierta después que alguien del camión pidió agua a un empleado de Walmart. El empleado llamó a la policía, que descubrió a los inmigrantes, entre los cuales estaban dos niños en edad escolar.

San Antonio está a pocas horas de la frontera con México, pero los traficantes de personas que traen inmigrantes indocumentados son pagados por personas que quieren ingresar a Estados Unidos desde varios países centroamericanos y México.

"No sucede cada día, pero pasa cada cierto número de años", dijo a la VOA el doctor Néstor Rodríguez, un sociólogo que es profesor en la Universidad de Texas-Austin. "Es casi un problema común", señaló, agregando que preocupaciones financieras y de seguridad a menudo llevan a gente de México y naciones centroamericanas a emprender peligrosos viajes a Estados Unidos, que a veces llevan a este tipo de tragedias.

El gobierno de México dijo en un comunicado que lamenta profundamente las muertes, e instó a las autoridades a llevar a cabo una investigación exhaustiva.

Guatemaltecos

El consulado guatemalteco en Texas confirmó el domingo que al menos tres guatemaltecos, incluyendo dos que están hospitalizados, viajaban en el camión abandonado en el estacionamiento de una tienda Waltmart en San Antonio, Texas.

Los dos guatemaltecos, cuyos nombres no fueron difundidos por protección consular, son dos hombres de 17 años y 23 años de edad y originarios de los departamentos de San Marcos y Huehuetenango respectivamente, dijo a The Associated Press, Tekandi Paniagua, Director de Comunicación de la cancillería guatemalteca.

Paniagua confirmó que ambos están hospitalizados por cuadros de deshidratación y que el Consulado ubicado en McAllen ya se puso en contacto con las víctimas y con sus familiares.

Al menos 10 personas murieron apiñadas dentro del remolque que fue abandonado bajo el calor sofocante de verano en Texas, dijo el domingo la policía, que describió el caso como un intento fallido de contrabando de inmigrantes.

Kelly denuncia crueldad

El secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, dijo en un comunicado que la tragedia "demuestra la crueldad de la red (del tráfico de migrantes) de la que hablo a menudo. Estos traficantes no tienen consideración por la vida humana y solamente buscan beneficios económicos".

"El Departamento de Seguridad Nacional y sus socios en Estados Unidos, México y Centroamérica seguirán erradicando a estos traficantes, llevándolos ante la Justicia y desmantelando sus redes", prometió el funcionario.

Casi 20 personas que viajaban en el remolque fueron llevadas a un hospital en malas condiciones físicas, muchas de ellas con deshidratación extrema y síntomas de insolación, según las autoridades.

“Estamos frente a un delito de tráfico de personas”, dijo el jefe de la policía, William McManus, que describió lo sucedido como “una tragedia horrible”.

Treinta y nueve personas se encontraban en el interior cuando llegaron los socorristas y se cree que el resto escapó o buscó otros vehículos que los llevaran hasta su próximo destino, dijeron las autoridades.

Algunos de los sobrevivientes dijeron a las autoridades que procedían de México.

La Cancillería busca a un tercer guatemalteco, que por referencias de los otros dos, viajaba en el camión.

Tras conocer el hecho, Paniagua dijo que la Cancillería activó las oficinas consulares locales que buscaron en por lo menos 5 hospitales de la zona hasta localizar a los dos connacionales.

Según entrevistas de los funcionarios consulares a los migrantes guatemaltecos, cruzaron a pie la frontera de México y Estados Unidos desde Laredo y, ya del lado estadounidense, abordaron el camión en San Antonio donde fueron abandonados, antes de llegar a Houston, su destino final.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG