Enlaces para accesibilidad

Científico ruso vendió agente neurotóxico a mafiosos chechenos


La primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, está acompañada por el comisario jefe de policía de Wiltshire, Kier Pritchard y el diputado de Salisbury John Glen, mientras ve el área donde el ex agente doble ruso Sergei Skripal y su hija fueron hallados críticamente enfermos en Salisbury, Inglaterra. Marzo 15 de 2018.

Un químico que ayudó a desarrollar el agente neurotóxico que según Gran Bretaña fue utilizado para envenenar al ex espía ruso Sergei Skripal y su hija fue investigado a fines de la década de 1990 por vender cápsulas de la toxina a mafiosos chechenos.

Leonid Rink, quien trabajó en una instalación de armas químicas de la era soviética cerca de la ciudad rusa de Saratov, admitió a investigadores después del asesinato de un banquero ruso en 1995 que vendió cápsulas de la mortal toxina Novichok a criminales chechenos con base en Moscú.

Los mafiosos chechenos vinculados al líder pro-Moscú de Chechenia, Ramzan Kadyrov, fueron enjuiciados en los últimos años por una serie de asesinatos de alto perfil de opositores del líder ruso Vladimir Putin, incluido el asesinato en 2015 de la principal figura de la oposición Boris Nemtsov.

"Sí, entendí que estas personas planeaban usar la sustancia contra otra gente", dijo Rink a los investigadores después del envenenamiento en 1995 del banquero ruso Ivan Kivelidi, según el testimonio clasificado publicado por Novaya Gazeta, un periódico de investigación.

A Rink se le atribuye ser uno de los creadores de la era soviética del agente nervioso mortal de grado militar, y apareció en la televisión estatal rusa comentando sobre el envenenamiento de Skripal. En una entrevista, dijo que Novichok era "la base de mi disertación doctoral". El químico ha acusado a los propios británicos de haber envenenado a Skripal, que era un oficial de inteligencia militar ruso reclutado como agente doble por el MI6 de Gran Bretaña.

El gobierno británico culpa al Kremlin por el envenenamiento de Skripal. Pero cuando la primera ministra británica Theresa May formalizó la acusación en un comunicado en la Cámara de los Comunes el 12 de marzo, ofreció una salida para el Kremlin, planteando la posibilidad de que el gobierno de Putin "haya perdido el control de este dañino agente neurotóxico potencialmente catastrófico y permitió que cayera en manos de otro ".

May dio a Rusia 24 horas para explicar el asunto, pero el Kremlin hasta ahora se ha negado a comentar. Moscú ha mantenido su inocencia y niega haber participado en el envenenamiento de Skripal y su hija en la tranquila ciudad catedral de Salisbury. Funcionarios del Kremlin exigieron a Gran Bretaña que entregue una muestra del agente neurotóxico utilizado y acusaron a los ministros británicos de hacer acusaciones insultantes.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia dijo que "lamenta" la declaración UE28 emitida el sábado que culpa a Rusia por el ataque de Salisbury. Dijo que la UE "se dirige hacia una campaña contra Rusia, instigada por Londres y Washington".

Narcisos amarillos fueron colocados en un cordón policial delante de un toldo que cubre el área conde el exdoble agente ruso Sergei Skripal y su hija fueron encontrados gravemente enfermos. Marzo 13, de 2018.
Narcisos amarillos fueron colocados en un cordón policial delante de un toldo que cubre el área conde el exdoble agente ruso Sergei Skripal y su hija fueron encontrados gravemente enfermos. Marzo 13, de 2018.

Otro científico ruso que trabajó en el programa Novichok, Vil Mirzayanov, que huyó a EE.UU. hace dos décadas, ha planteado dudas sobre la posibilidad de que las autoridades rusas hayan perdido el control de las reservas de Novichok. Mirzayanov dijo a los periodistas que las autoridades soviéticas y posteriores de Rusia mantuvieron un estricto control de la toxina, cuestionando si algún Novichok podría haber caído en manos de cualquiera que el Kremlin no quisiera tener.

Pero el asesinato en 1995 del magnate bancario ruso Ivan Kivelidi y su secretaria, que murieron por una falla orgánica después de ser contaminados, sugiere lo contrario.

En un juicio secreto, el socio comercial de Kivelidi fue declarado culpable de su asesinato. Los fiscales dijeron que había obtenido el veneno a través de intermediarios, de Rink, que entonces trabajaba con el instituto estatal de investigación química conocido como GosNIIOKhT. Rink admitió que complementó el salario de su estado vendiendo a varios delincuentes cápsulas del neurotransmisor, que equivalen a cientos de dosis letales, incluidos mafiosos chechenos, pero mantuvo que lo había hecho un mes después del envenenamiento de Kivelidi.

Tuvo suerte y no fue castigado seriamente, aunque cumplió un año en la cárcel por "mal uso de propiedad estatal".

La admisión de Rink a los investigadores de haber sacado de contrabando el Novichok de las instalaciones de Saratov agrega una nueva peculiaridad a la historia de Skripal. Pero algunos analistas advierten que la reaparición del caso ahora sirve al Kremlin, preocupados de que sea una distracción y esté diseñado para enturbiar las aguas.

"No es el hecho de que Novichok necesita ser mezclado de forma precisa y experta una hora antes de su administración para ser efectivo", dice Edward Lucas, autor del libro, La nueva guerra fría: La Rusia de Putin y la amenaza al oeste. "Creo que esto es una distracción", le dijo a VOA.

Vil Mirzayanov sugirió en una entrevista con el Servicio Ruso de VOA que cualquiera podría cocinar Novichok porque publicó la fórmula en línea.

Los asesinos chechenos han estado involucrados en una serie de asesinatos de políticos y periodistas críticos de Putin en los últimos años, incluido el destacado político de la oposición Nemtsov, que fue asesinado a tiros en febrero de 2015 cerca del Kremlin. Pero en todos los casos, los fiscales no lograron seguir la cadena de mando por las acciones de los asesinos, denuncian activistas de derechos humanos.

Cinco chechenos étnicos fueron declarados culpables de la muerte de Nemtsov y el pistolero Zaur Dadayev, fue un ex miembro de un ejército de élite bajo el mando del presidente pro-Moscú de Chechenia, Ramzan Kadyrov. Los chechenos también fueron condenados por el asesinato en 2006 de la periodista de investigación Anna Politkovskaya, una espina en el costado del Kremlin.

La investigación de la venta de toxinas duró varios años, y Rink fue cuestionado muchas veces entre 1999 y 2006, según documentos judiciales. Detalló cómo vendió toxinas a personas relacionadas con el crimen. Trabajó como jefe del laboratorio en una sucursal del Instituto Estatal de Investigación de Química y Tecnología Orgánica (GOSNIIOHT) en la ciudad cerrada de Shihany, cerca de Saratov.

"Sus colegas lo consideran un profesional de la más alta calificación en el campo de compuestos altamente tóxicos, señalando que 'los especialistas de este nivel pueden contarse con los dedos'", según Novaya Gazeta. En 1994, científicos de armas químicas advirtieron a los funcionarios de seguridad del Servicio de Seguridad Federal ruso (FSB) que Novichok fue "sintetizado y vendido de manera no autorizada".

Rink dijo a los interrogadores del FSB: "Cuando entregué [una ampolla], naturalmente, instruí a una persona sobre las medidas de seguridad al manipular esta sustancia. Dije que la sustancia actúa cuando se aplica a la piel de una persona y cuando la sustancia entra al cuerpo con comida. Dije que los signos de la muerte serían como una enfermedad cardíaca ".

El químico Novichok no estaba solo entre los científicos y trabajadores rusos en instalaciones estatales para vender sustancias peligrosas y equipos militares. En el caos del colapso de la Unión Soviética, los científicos y los trabajadores gubernamentales quedaron sin pagar durante semanas y meses a la vez.

Las existencias no estaban bien aseguradas: se vendió material fisionable en el mercado negro, hubo robos de material radiactivo, propulsados por el deterioro de las condiciones económicas y de seguridad en las instalaciones militares.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG