Enlaces para accesibilidad

Ingeniera costarricense brilla en la NASA

  • Voz de América - Redacción

La ingeniera Sandra Cauffman, derecha, junto a su madre María Jerónima Rojas, izquierda, en la sede de la NASA en Washington, DC.

Ser ingeniera sin importar lo que costara fue la consigna de Sandra Cauffman, una costarricense que no se amilanó ante nada y supo superar las “piedras en el camino” para lograr alcanzar su sueño.

Sandra Cauffman es actualmente una de las pocas mujeres hispanas que ocupan un cargo de alto nivel en la NASA gracias a su dedicación en el mundo de las ciencias.

“Desde muy pequeña no me atraían las muñecas, no me gustaba ver televisión, pero sí me gustaba mucho leer, era medio rara”, recuerda entre risas Sandra Cauffman.

“Siempre quise ser ingeniera eléctrica y el camino no fue fácil, pero si uno se esfuerza para conseguir lo que se quiere se puede lograr”, afirma esta mujer que sirve de inspiración para las futuras generaciones.

La Voz de América conversó no sólo con Cauffman sino también con la mujer que ha sido su fuerza y su inspiración, su madre María Jerónima Rojas.

“Yo me quedé sola desde los cinco años cuando murieron mis padres, aprendí del campo, de los animales a mi alrededor, una pajarita me enseñó a ser mamá, pero siempre les decía a mis hijos prepárense porque no quiero que pasen lo que yo pasé”, cuenta la señora María.

Desde muy pequeña Sandra Cauffman fue testigo de los sacrificios de su madre y las penurias que tuvieron que pasar para tener un techo y llevarse un pan a la boca. Estas fueron las razones por la que Sandra estaba convencida que tenía que hacer todo lo que esté a su alcance “para aliviarle el peso” a su madre.

“Era algo instintivo ayudar a mami. Cuando tenía tan solo nueve años me tuve que hacer cargo de la casa porque ella estuvo muy enferma”, señala Cauffman, quien a pesar de la pobreza extrema que atravesó junto a su familia nunca dejó de estudiar.

Con el paso de los años, su madre se casa con un ciudadano estadounidense y la suerte para la joven soñadora cambió. Sandra tuvo la oportunidad de emigrar a Estados Unidos y seguir con sus sueños de convertirse en una ingeniera eléctrica.

“Cuando llegué a EE.UU. no hablaba inglés y tuve que estudiar mucho, incluso no era buena en matemáticas y hasta perdí dos materias, pero seguí adelante”, dijo Sandra Cauffman.

Después de años de sacrificios, Sandra Cauffman se siente satisfecha del trabajo que realiza como ingeniera eléctrica de la NASA y está orgullosa de pertenecer a una agencia del gobierno federal de Estados Unidos donde se trabaja en equipo en el desarrollo de proyectos científicos como el telescopio Hubble y el envío de una sonda para estudiar la atmósfera de Marte.

Su labor ha hecho que sea considerada un orgullo no sólo hispano sino en su tierra natal Costa Rica donde fue galardonada con una estampilla postal.

La Voz de América también conversó sobre sus próximos proyectos. Ver este video.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG