Enlaces para accesibilidad

Huracán María recupera intensidad tras castigar Dominica

  • Voz de América - Redacción

Los vientos del huracán María estremecen la isla francesa de Guadalupe.

El huracán María barrió la pequeña isla de Dominica con vientos de fuerza catastrófica durante la noche del lunes, bajó brevemente a categoría 4 pero se volvió a fortalecer en la madrugada del martes, emprendiendo una ruta sobre el Caribe oriental que lo podría llevar directamente sobre Puerto Rico.

El poderoso huracán, con vientos de hasta 257 km por hora, tocó tierra en Dominica hacia la 01h15 GMT del martes, informó el Centro Nacional de Huracanes de EEUU, citando datos del radar de Martinica y de aviones cazadores de huracanes de la Fuerza Aérea de EEUU.

Sus vendavales y aguaceros azotaron durante horas la montañosa isla, causando inundaciones y arrancando tejados de las casas como una muy peligrosa tormenta de categoría 5.

Un inspector de policía en la isla, Pellam Jno Baptiste, dijo el lunes por la noche que no había reportes inmediatos de víctimas pero que era demasiado peligroso para los agentes hacer una evaluación completa mientras soplaba la tormenta.

“No podemos movernos de donde estamos”, dijo en una breve entrevista por teléfono con The Associated Press mientras se refugiaba del segundo huracán de categoría 5 que sufre la región este mes.

Para el martes de madrugada, María se debilitó ligeramente a una todavía importante tormenta de categoría 4 tras golpear la pequeña nación insular. Pero tal como advirtieron los meteorólogos, rápidamente recuperó intensidad.

El primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, describió en una serie de publicaciones en Facebook la furia de la tormenta.

“¡Los vientos son inmisericordes. Sobreviviremos por la gracia de Dios!”, escribió al principio de una serie de publicaciones cada vez más angustiantes.

Minutos después dijo que podía escuchar cómo se desprendían los techos de acero galvanizado de las casas.

Posteriormente publicó que pensaba que su casa había sufrido daños y una media hora después dijo: “Se fue mi techo. Estoy a expensas del huracán. La casa se inunda”. Siete minutos después informó que había sido rescatado.

Las autoridades en Guadalupe señalaron que la isla francesa, cercana a Dominica, probablemente sufriría grandes inundaciones y advirtieron que muchas poblaciones podrían quedar anegadas. En la cercana Martinica, las autoridades ordenaron a la gente que se mantuviera en interiores y pidieron que se preparasen para cortes de electricidad y en el suministro de agua corriente.

Con Puerto Rico en la mira del huracán, los funcionarios de la isla advirtieron a los residentes de casas de madera o frágiles que buscaran un refugio seguro.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, en Miami, dijo a primera hora del martes que los vientos máximos sostenidos del meteoro aminoraron un poco a 250 kilómetros por hora. El vórtice de la tormenta está a unos 70 kilómetros al oeste-noroeste de la pequeña isla del Caribe y avanzaba hacia el oeste noroeste a 15 kmh (9 mph).

Antes de la última variación en su intensidad, los expertos había advertido que María probablemente ganaría fuerza durante las 24 horas siguientes o más, señalando que su ojo se había reducido a 16 km (10 millas).

Un vórtice estrecho suele implicar que un huracán extremadamente fuerte puede hacerse aún más poderoso, explicó Brian McNoldy, investigador de huracanes en la Universidad de Miami. Es un fenómeno similar al de un patinador sobre hielo que recoge los brazos y gira más deprisa, indicó.

Se emitieron avisos preventivos para las Islas Vírgenes de Estados Unidos y Británicas, Puerto Rico, Guadalupe, Dominica, San Cristóbal y Nieves, Montserrat y Martinica, así como para Antigua y Barbuda, Saba, San Eustaquio, San Martín, Santa Lucía y Anguila.

Millones de personas más en las Islas Vírgenes y Puerto Rico tienen otro día o dos para prepararse para la llegada de la tormenta.

Si María conserva su fuerza, sería el huracán más poderoso que golpea a Puerto Rico en 85 años, cuando una tormenta categoría 4 barrió el territorio en 1932, dijo el portavoz del CNH Dennis Feltgen.

El último gran huracán que golpeó directamente a Puerto Rico fue Georges, que tocó tierra allí como una tormenta categoría 3, agregó.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, instó a los residentes de la isla a que se preparen para la llegada de la tormenta, diciendo: “Es hora de buscar refugio con un miembro de la familia, un amigo o en un refugio estatal”.

Dos semanas atrás Puerto Rico evitó un impacto directo del huracán Irma, que alcanzó una categoría 5 y clasifica como la tormenta más poderosa del Atlántico desde que hay registros.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG