Enlaces para accesibilidad

Policía de Houston sobre Harvey: "3.052 personas han sido rescatadas"

  • Voz de América - Redacción

Las autoridades en Houston informan que cerca de 1.000 personas han sido rescatadas en las últimas ocho horas.

Las autoridades en Houston, Texas, reportaron que 3.052 personas han sido rescatadas de las inundaciones en Houston, provocadas por el paso de Harvey.

Más temprano, el presidente de Estados Unidos Donald Trump, lamentó lo sucedido en Texas, tras el paso de la tormenta tropical.

"La recuperación será un camino largo y difícil, pero el Gobierno federal está preparado para esto", precisó Trump, al felicitar la labor de los equipos de rescate en Houston.

En una conferencia de prensa que tenía programada con el presidente de Finlandia, Trump dijo que su Gobierno prestará toda su colaboración a las personas de Texas, así como también de Louisiana, tras el paso de Harvey.

"Nada puede derrotar al espíritu indomable de la gente de Texas y Louisiana", agregó.

A su turno el presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, dio sus condolencias al presidente Trump y al pueblo americano por "la catástrofe en Houston".

En medio de la conferencia de prensa, el presidente de EE.UU. Donald Trump se refirió también a TLCAN. "Probablemente tendremos que comenzar por lo menos el proceso de terminación antes de que se pueda llegar a un acuerdo justo", argumentó Trump.

"Finlandia nunca habría firmado el TLCAN", precisó.

Harvey en Houston

Entre tanto, el jefe de Policía de Houston, Art Acevedo, reportó la tarde del lunes que se teme que al menos seis personas han fallecido por el paso del huracán Harvey.

Al parecer, seis integrantes de una familia se ahogaron al ser arrastrada y sumergida la camioneta en la que se transportaban el domingo.

Según una estación de radio local, entre las víctimas se encuentran cuatro niños, el menor de seis junto a sus abuelos. El tío abuelo, quien conducía el vehículo pudo escapar y relató que trató de salvarlos, pero no los pudo alcanzar.

Hasta el momento no se ha recuperado ningún cuerpo, mientras continúa la búsqueda y el rescate de otras víctimas.

En la mañana del lunes, las autoridades reportaron que habían rescatado a 2.000 personas de las inundaciones de la ciudad.

Acevedo dijo que la ciudad tenía 185 pedidos de rescate críticos aún pendientes la mañana del lunes. Agregó que la meta es rescatar a toda esa gente para el final del día.

El funcionario policial hizo la declaración en una conferencia de prensa donde se proveyó una actualización sobre la tormenta tropical Harvey, que aún está causando intensas lluvias sobre el área de Houston.

Houston y alrededores se preparaban para más lluvia e inundaciones sin esperanzas de que la histórica tormenta tropical Harvey, prácticamente estacionada sobre el sur de Texas, se vaya a otro lado.

Los meteorólogos predicen que la tormenta, que llegó el viernes por la noche como huracán categoría 4, podría descargar en los próximos cinco días entre 40 y 50 centímetros adicionales de lluvia a los 25 centímetros que ya han visto muchos lugares.

Y en medio de esta situación los residentes de Houston intentan continuar con sus vidas aunque algunos han pasado por situaciones traumáticas. Uno de ellos es Denis Alfaro, que en entrevista con la Voz de América contó cómo el agua lo arrastró dentro de su vehículo, un momento al que pudo sobrevivir para relatarlo.

El Servicio Meteorológico Nacional dijo que el centro de la tormenta se mueve lentamente hacia el sureste del estado siguiendo una ruta que la llevará de regreso al Golfo de México más tarde este lunes, donde probablemente se fortalecerá nuevamente antes de entrar a tierra el martes y enfilarse hacia Houston.

Para empeorar las cosas en esa ciudad, la cuarta más grande de Estados Unidos, las autoridades empezaron a liberar aún más agua de los embalses sobrecargados por Harvey en un afán de proteger el centro de Houston, aunque esa medida podría empeorar inundaciones ya devastadoras en torno a miles de hogares.

Cada autopista importante de entrada o salida en Houston se ha convertido en un río y los dos aeropuertos de la ciudad — el George Bush International y el Hobby— han sido cerrados.

Con la apertura el domingo por la tarde del Centro de Convenciones como refugio para los desplazados por la tormenta y los rescates con helicóptero de cientos de personas atrapadas en los techos de sus casas, los recuerdos apocalípticos del desastre humanitario en Nueva Orleans por el huracán Katrina de 2005 volvieron a la memoria de los estadounidenses.

“Es imposible no ser sobrecogido” por la situación, señaló la corresponsal de la Voz de América, Celia Mendoza, desde Houston. Ella y otros reporteros que tratan de describir la tragedia terminaron necesitando ayuda y ser rescatados al aumentar la inundación.

El alcalde de la ciudad, Sylvester Turner, se ha visto cuestionado por no haber ordenado una evacuación masiva de la ciudad antes de que la tormenta llegara. Pero Turner defendió su posición de no evacuar aduciendo los problemas logísticos que una evacuación a gran escala hubieran representado. En una entrevista dijo que cualquier intento de evacuar a millones de personas con tan poco anticipación habría sido “disparatada”.

Mientras tanto, el descargue de los embalses, la operación de ingeniería estratégica, que según las autoridades estaba prevista para las dos de la madrugada CDT, se inició unos 90 minutos antes en un caso y un día antes en otro.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército comenzó las liberaciones el lunes por la mañana, antes de lo previsto, ante un aumento drástico del nivel de agua en unas pocas horas, indicó un portavoz del cuerpo. Los planes se adelantaron para evitar inundaciones en más hogares por el agua de los embalses, explicó el vocero Jay Townsend. Los niveles del agua subían a un ritmo de más de 15 centímetros (seis pulgadas) por hora en ambos depósitos, añadió.

Mientras tanto, las autoridades en el condado de Fort Bend, en los suburbios suroccidentales de Houston, ordenaron el domingo por la noche una evacuación general en los distritos cercanos a los diques del río Brazos. Las autoridades del condado se preparaban para una situación de desbordamiento grave en el río para el domingo por la noche.

El Servicio Nacional de Meteorología señaló que el agua podría alcanzar unos 18 metros (59 pies), un metro (tres pies) por encima del récord de 2016, explicó en una conferencia de prensa el juez del condado Robert Herbert, señalando que era un nivel no visto en 800 años. Esa cantidad de agua sobrepasaría los diques y podría hacer que colapsaran, advirtió el juez.

Los helicópteros aterrizaban junto a autopistas inundadas, los botes hinchables recorrían barrios anegados y vehículos preparados para terreno inundado recorrían intersecciones encharcadas. Algunas personas se arreglaron con canoas o piraguas o nadaron.

Equipos de voluntarios se sumaron al personal de emergencias para sacar a gente de su casa o de áreas inundadas, tantas que las autoridades tenían problemas para identificar las zonas más afectadas. Instaron a la gente a salir a los tejados de sus casas para no quedarse atrapada en los áticos, y a ondear sábanas o toallas para llamar la atención sobre su ubicación.

A juzgar por las declaraciones federales de desastre, la tormenta había afectado por el momento a aproximadamente un cuarto de la población de Texas, o 6,8 millones de personas en 18 condados. Al menos dos muertes se atribuyeron a Harvey.

“La amplitud e intensidad de estas precipitaciones va más allá de nada experimentado antes”, indicó en un comunicado el Servicio Meteorológico Nacional.

Colaboración con la entrevista de Gioconda Tapia Reynolds

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG