Enlaces para accesibilidad

Trump llega a Texas para reunirse con damnificados por Harvey

  • Voz de América - Redacción

El presidente Donald Trump y su esposa, Melania Trump, entregaron almuerzos y se reunieron con afectados por el huracán Harvey durante una visita a NRG Center en Houston, Texas, el sábado, 2 de septiembre, de 2017.

El presidente Donald Trump y la primera dama Melania Trump llegaron el sábado a Ellington Field, Texas, para reunirse con los damnificados por las inundaciones causadas por el huracán Harvey.

Trump ayudó a servir el almuerzo en un refugio en Houston para personas desplazadas por Harvey.

Usando guantes de plástico y con una amplia sonrisa, Trump estuvo junto a la primera dama Melania Trump para entregar “hot dogs” en contenedores blancos con el logo de la Cruz Roja.

El presidente Donald Trump se reunió con afectados por el huracán Harvey durante una visita a Houston, Texas, el sábado, 2 de septiembre, de 2017.
El presidente Donald Trump se reunió con afectados por el huracán Harvey durante una visita a Houston, Texas, el sábado, 2 de septiembre, de 2017.

Mientras servía los almuerzos, Trump estrechó manos y se sacó fotografías. Se le escuchó preguntar a un hombre sobre su servicio militar.

Los Trumps realizan su segunda visita a Texas para evaluar los daños causados por el huracán Harvey. Posteriormente el sábado visitarán Lake Charles, Louisiana.

El día antes de su planeada visita al área de Houston, el presidente Trump envió una carta al Congreso pidiendo casi 8.000 millones de dólares en asistencia para los esfuerzos de ayuda y recuperación en Texas y Louisiana.

El pedido, considerado solo como un paquete inicial para ayuda tras el paso del huracán Harvey, incluye 7.400 millones de dólares para la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) y 450 millones de dólares para préstamos a dueños de pequeños negocios afectados por el desastre.

Trump y la primera dama Melania Trump visitarán Houston el sábado al igual que Lake Charles, Louisiana, zona que ha sido golpeada por la tormenta, donde se reunirá con supervivientes de Harvey y observará el daño causado por las inundaciones. Será la segunda visita del presidente a la región esta semana.

“El presidente y su equipo de Seguridad Nacional y toda la administración continúan enfocados en las vidas y la seguridad de los afectados por el huracán Harvey en Texas y Louisiana”, dio la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Trump también firmó una orden ejecutiva estableciendo el domingo como “Día de Oración” por las víctimas de Harvey.

El gobernador de Texas Greg Abbott culpó este viernes a los medios de los rumores de una probable escasez de gasolina en su estado y en el país por los daños en las instalaciones petroleras y refinerías dejados por la tormenta tropical Harvey.

"En parte es una reacción a los informes de prensa", dijo Abbott, sobre la presunta escasez de combustibles. "Hay suficiente gasolina en Estados Unidos y en Texas", afirmó, indicando que para reducir las preocupaciones se está trabajando con los estados de Oklahoma, Luisiana y Nuevo México para tener el abastecimiento necesario.

Un aviso alerta que se ha terminado la gasolina en una estación de gasolina en El Campo, Texas. Septiembre 1, 2017.
Un aviso alerta que se ha terminado la gasolina en una estación de gasolina en El Campo, Texas. Septiembre 1, 2017.

Entre las decisiones tomadas, señaló que se ha revertido el bombeo en el oleoducto que va de Texas a Oklahoma y ese estado está ahora enviando la gasolina por vía terrestre. También las refinerías de Corpus Christi están refinando y ha suspendido temporalmente las regulaciones para que camiones de gasolina de otros estados puedan ingresar a Texas sin problemas.

"Pronto volveremos a la normalidad", indicó Abbott, enfatizando que aunque se ha iniciado la recuperación en algunos lugares, otros siguen en peligro, como Baumant, donde el río Neches ha subido 2 metros por encima de su récord y posiblemente seguirá subiendo la próxima semana.

Efectivos de todas las ramas de las fuerzas armadas colaboran en los esfuerzos de rescate y recuperación en Texas tras la tormenta Harvey. Septiembre 1, 2017. Foto: Celia Mendoza.
Efectivos de todas las ramas de las fuerzas armadas colaboran en los esfuerzos de rescate y recuperación en Texas tras la tormenta Harvey. Septiembre 1, 2017. Foto: Celia Mendoza.

El gobernador destacó y agradeció la colaboración de voluntarios, de los mismos residentes de Texas y de los paramédicos, además de las diferentes ramas de las fuerzas armadas y el apoyo aéreo que ha recibido de 43 estados de la nación.

Señaló que todos los 50 estados han ofrecido asistencia, y a los 7 restantes se les solicitará ayuda si es necesario

Hay abiertos 258 refugios en el estado que están amparando a 42.399 personas hasta el momento, informó el gobernador Abbott, agradeciendo además a las autoridades de Luisiana; donde se ha recibido en refugios a 3.000 personas.

Agregó que FEMA, la agencia federal de manejo de emergencias ha recibido más de 440.000 solicitudes de ayuda para desastre y ha aprobado más de 79.000 millones en asistencia.

Se está tratando de mover lo más rápido posible a las personas de los refugios temporales a hoteles o lugares donde puedan funcionar como grupos familiares con su propio espacio y especialmente baños, señaló el gobernador Abbott.

Vista aérea de planta petroquímica en Houston. Septiembre 1, 2017. AP
Vista aérea de planta petroquímica en Houston. Septiembre 1, 2017. AP

Inundaciones en Houston desaparecerían a más tardar el sábado

Las autoridades de Texas esperan que las inundaciones provocadas por la tormenta Harvey hayan desaparecido en la mayor parte de Houston y el condado de Harris a última hora del viernes o a primera del sábado.

Jeff Lindner, meteorólogo del servicio de control de inundaciones del condado de Harris, dijo que se estima que Harvey anegó 136.000 estructuras en el distrito, o el 10% de todas las estructuras registradas en su base de datos. La cifra sería una previsión conservadora, agregó.

Según Lindner, el 70% de la superficie terrestre del condado, cerca de 3.370 kilómetros cuadrados, estaba cubierta por al menos 15,2 centímetros de agua (medio pie). El récord de precipitaciones —1,2 metros se registró en Clear Creek, en la interestatal 45 en la parte sur del condado, cerca del Centro Espacial Johnson de la NASA.

Un grupo de reses permanece en un terreno alto en medio de inundaciones causadas por el huracán Harvey, cerca de Winnie, Texas. Septiembre 1, 2017. AP.
Un grupo de reses permanece en un terreno alto en medio de inundaciones causadas por el huracán Harvey, cerca de Winnie, Texas. Septiembre 1, 2017. AP.

Pero mientras las aguas bajaban, las autoridades elevaron la cifra de fallecidos por Harvey a 44, según informó la agencia Reuters, y esa cifra podría seguir subiendo. Todavía hay 19 desaparecidos. La portavoz del instituto forense del condado de Harris, Tricia Bentley, dijo el jueves por la noche que la oficina confirmó siete decesos más relacionados con la tormenta.

Antes en el día, Bentley había dicho que su morgue estaba a punto de alcanzar su capacidad máxima por los fallecidos por la tormenta y otras causas.

Otros retos siguen amenazando la ciudad:

  • Joon Lee, entomólogo médico del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad del Norte de Texas, advirtió que el agua estancada tras el paso de la tormenta Harvey podría crear un aumento en la población de mosquitos y en consecuencia una potencial transmisión de enfermedades.
  • La tormenta desplazó a casi un millón de personas y hasta el jueves por la tarde unas 364.000 personas habían solicitado ayuda federal.
  • Al menos 190 de los 280 distritos escolares de la ciudad sufrieron algún daño en sus instalaciones por lo que el regreso a clases se ha retrasado hasta por lo menos el 11 de septiembre.
  • Arkema SA, la empresa francesa dueña de una planta química dañada durante las inundaciones en Crosby, en las afueras de la ciudad, advirtió que persiste el riesgo de explosiones e incendios, por lo que unas 300 casas dentro de un radio de 2 kilómetros y medio alrededor de esas instalaciones deben seguir inhabitadas.
  • Las inundaciones también obligaron al cierre de algunas de las más grandes refinerías de Estados Unidos, lo que ha llevado al aumento en el precio del galón de gasolina y a la escasez de la misma en algunas partes del estado.

No obstante, hubo varias señales de algún regreso a la normalidad. La falta de energía eléctrica afecta ahora a menos personas. Originalmente unos 300.000 hogares quedaron a oscuras, pero las autoridades dijeron que ese número ha disminuido a 160.000.

La mayor parte de las autopistas alrededor de la ciudad abrieron el jueves aunque muchas carreteras secundarias continuaban anegadas, y los Houston Astros, el equipo de béisbol que se vio obligado a jugar en otros estadios, regresará el sábado a su sede para enfrentarse en un doble juego a los New York Mets.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG