Enlaces para accesibilidad

Cientos de miles de manifestantes llenan las calles de Hong Kong


La policía advirtió a los manifestantes que se tomarían "medidas necesarias" si los manifestantes ignoran las instrucciones para dispersarse.

Cientos de miles de manifestantes llenaron las calles de Hong Kong el domingo para conmemorar seis meses de un movimiento antigubernamental sin precedentes en esta ciudad semiautónoma gobernada por China.

La marcha, que fue aprobada por la policía, comenzó el domingo a las 3 p.m., hora local. Fue en gran parte pacífica, pero las tensiones aumentaron por la noche, cuando la policía antidisturbios se encerró en un tenso enfrentamiento con un gran grupo de manifestantes vestidos de negro que se separaron de la concentración autorizada para ocupar una vía importante en el distrito de negocios de Central, el punto final de la ruta de protesta.

Los manifestantes instalaron barricadas improvisadas con barreras plásticas en las carreteras, láminas de metal, postes de bambú y otros objetos en la vía pública y se colocó una caja marcada con el mensaje "No patear, puede explotar" en la carretera.

Algunos policías antidisturbios apuntaron sus escopetas no letales a las personas y los periodistas reunidos allí y les ordenaron que se fueran. El vehículo antidisturbios equipado con cañones de agua de la policía también estuvo en espera.

El movimiento de protesta, provocado por un controvertido proyecto de ley de extradición que podía haber enviado a personas a China continental para juicio, comenzó con una manifestación masiva a la que asistieron alrededor de un millón de manifestantes el 9 de junio, pero desde entonces se ha convertido en un movimiento más amplio y cada vez más violento.

Los manifestantes que usaron equipo de protección el domingo también establecieron bloqueos de carreteras improvisados en otros lugares a lo largo de la ruta de protesta. La policía advirtió a los manifestantes que se tomarían "medidas necesarias" si los manifestantes ignoran las instrucciones para dispersarse, señalando que los manifestantes habían ido más allá del punto final de la ruta de protesta.

La policía emitió un comunicado diciendo que un grupo de manifestantes destrozaron tiendas y un banco durante el mitin y les advirtieron que se abstengan de "actos ilegales que representen una amenaza para el orden público y pongan en peligro la seguridad pública". Un banco de propiedad china fue destrozado, dejando pedazos de vidrio roto en el suelo y los manifestantes pusieron un letrero fuera del banco que decía "ama a China, odia el partido", según informó la emisora pública RTHK.

Un café Starbucks, dirigido por una compañía de franquicias vista como pro-Beijing, también fue destrozado.

A primera hora de la tarde, se activó la alarma de incendios en el Tribunal Superior y se encontraron botellas rotas en la entrada principal. El mensaje "el Estado de derecho está muerto" fue estampado en la pared del edificio.

El grupo organizador de la protesta, el Frente Civil de Derechos Humanos, dijo que alrededor de 800,000 personas participaron en la marcha del domingo. Los participantes en la manifestación autorizada provenían de una amplia gama de edades y antecedentes, desde padres que empujaban a niños pequeños en cochecitos, jóvenes, profesionales de mediana edad hasta jubilados. Algunos estaban en sillas de ruedas.

Fue la primera protesta masiva aprobada por la policía durante casi cuatro meses y también fue la primera después de que los políticos prodemocráticos obtuvieran una victoria aplastante en una elección de distrito el mes pasado.

A diferencia de muchas de las protestas recientes que habían sido prohibidas por la policía, la marcha del domingo tuvo un ambiente relajado y los manifestantes estaban muy animados.

"¡Los chicos buenos no se convierten en policías!", gritaban los manifestantes a los agentes de la policía antidisturbios que vigilaban una pasarela, mientras que muchos les señalaban con el dedo medio.

Más temprano en el día, el himno no oficial del movimiento flotó en el aire mientras la gente cantaba "¡Cinco demandas, ni una menos!", refiriéndose a las demandas políticas aún no cumplidas que incluían el sufragio universal y una investigación independiente sobre la brutalidad policial.

El proyecto de ley de extradición que desencadenó la protesta en junio fue descartado tardíamente en septiembre, pero muchos ciudadanos de Hong Kong dicen que la fuerza policial excesiva debe ser investigada por un organismo independiente.

El reverendo Chu Yiu-ming, quien recaudó fondos para las víctimas de la brutalidad policial en el movimiento de seis meses, dijo a una multitud: "Queremos recuperar nuestras libertades para que nuestros jóvenes puedan recuperar la libertad del miedo".

“Lo siento mucho por nuestros jóvenes, la policía tiene armas y balas reales, mientras que los jóvenes solo tienen ladrillos y cócteles Molotov. No tienen otra forma de resistir ”, dijo Mary Tse, una jubilada.

Se vio a una joven pareja ondeando una bandera gigante de Estados Unidos durante la protesta del domingo. Dijeron que estaban agradecidos con Estados Unidos por aprobar la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong.

“Estoy realmente agradecido a los Estados Unidos por esta ley. No hay nada más que podamos hacer para cambiar nuestro sistema político y si no salimos a pelear nunca habrá una oportunidad ", dijo Joe Lai, de 30 años.

Temprano en el día, la policía dijo que habían confiscado una pistola Glock semiautomática y 105 balas en una operación. La policía arrestó a once personas de entre 20 y 63 años.

Informe de Verna Yu

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG