Enlaces para accesibilidad

Vecino que compró armas de ataque en San Bernardino se declarará culpable

  • Voz de América - Redacción

Ilustración del acusado, Enrique Márquez, durante una audiencia en el tribunal federal en Riverside, California, el 21 de diciembre de 2015.

Enrique Márquez debe declararse culpable el jueves de conspiración para proporcionar apoyo material a terroristas y hacer declaraciones falsas.

El Departamento de Justicia de EE. UU. dijo haber alcanzado un acuerdo con el hombre de origen hispano que compró dos de las armas usadas en el ataque de 2015 en San Bernardino, California, en el que murieron 14 personas y 22 resultaron heridas.

Bajo los términos del acuerdo, Enrique Márquez debe declararse culpable el jueves de conspiración para proporcionar apoyo material a terroristas y hacer declaraciones falsas en relación con la adquisición de un arma de fuego.

Enfrenta a un máximo de 25 años en una prisión federal, pero su sentencia depende del juez. La admisión de culpabilidad incluye una sección que dice que la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos recomendará una ligera reducción de lo estipulado en las pautas de condena.

El acuerdo detalla la relación entre Márquez y Syed Rizwan Farook, quien, junto con su esposa Tashfeen Malik, atacó el lugar de trabajo de Farook. La pareja huyó del Centro Regional Inland y horas después fue abatida en un tiroteo con la policía.

Márquez conoció a Farook en 2005 cuando se mudó a una casa de al lado. Aún en 2012, según el Departamento de Justicia, Márquez y Farook planearon sus propios ataques que nunca se materializaron, uno en universidad comunitaria donde ambos estaban inscritos y otro contra los conductores en una autopista.

El plan de ataque en la universidad incluyía lanzar bombas hechizas en una cafetería, escapar para después atacar otro sitio en el campus.

El otro plan de asalto era lanzar bombas en la carretera y luego disparar a los conductores cuando se vieran obligados a detener sus coches.

Márquez dijo a los investigadores federales que los dos se alejaron a finales de 2012 y no tuvo conocimiento previo del ataque de 2015 en San Bernardino.

Pero en el año anterior a que Márquez dejara de vincularse con Farook, aceptó dinero de este y lo utilizó para comprar las dos armas más tarde fueron vinculadas a los asesinatos de San Bernardino. El acuerdo cita una violación de la ley federal basada en el papeleo que Márquez firmó al momento de la compra, certificando que él no los estaba comprando en nombre de otra persona.

XS
SM
MD
LG