Enlaces para accesibilidad

Fiscales concluyen caso contra exjefe de campaña de Trump, Paul Manafort


El equipo de defensa de Paul Manafort, incluyendo a Kevin Downing (izq.) y Thomas Zehnle (der.) llegan al juzgado Albert V. Bryan para el juicio del expresidente de la campaña de Donald Trump, el 10 de agosto de 2018, en Alexandria, Virginia .

Los fiscales concluyeron el lunes la presentación de su caso de evasión fiscal y fraude bancario contra Paul Manafort, el exjefe de campaña del presidente Donald Trump.

El caso ahora pasa al equipo de defensa de Manafort, el cual se espera que culpe de a Rick Gates, el exprotegido de Manafort, de los delitos que Gates dice que cometieron juntos. Los abogados defensores han llamado a Gates mentiroso, fugitivo y malversador, y han tratado de socavar su testimonio.

El juicio es el primero que surge de la investigación de Mueller sobre la intromisión rusa en las elecciones presidenciales, pero ni a Manafort ni a Gates se les ha imputado cargos en relación con su trabajo en la campaña de Trump.

Aún así, los procedimientos han llamado la atención internacional, al igual que la de Trump, por lo que revela el caso sobre personas en la órbita del combativo presidente cuando Mueller examina los mismos círculos para cualquier interferencia u obstrucción electoral.

Trump se ha distanciado de Manafort, su presidente de campaña de mayo a agosto de 2016, con Gates como asistente principal. Gates llegó a un acuerdo con los fiscales y proporcionó gran parte del drama del juicio hasta el momento.

El gobierno dice que Manafort escondió alrededor de $ 16 millones en ingresos del IRS entre 2010 y 2014 al disfrazar como préstamos y escondiéndolo en el extranjero el dinero que ganó asesorando a políticos en Ucrania. Después de que su dinero en Ucrania se agotara, alegan que estafó a los bancos al mentir sobre sus ingresos en solicitudes de préstamos.

Gates dijo que ayudó a Manafort a cometer crímenes en un esfuerzo por proteger las finanzas de Manafort. Los abogados defensores llamaron a Gates un mentiroso interesado en evitar el tiempo en la cárcel bajo un acuerdo de culpabilidad. Gates se vio obligado a admitir la malversación de cientos de miles de dólares de Manafort y una relación extramatrimonial.

La fiscalía ha presentado una gran cantidad de pruebas documentales, ya que han tratado de demostrar que Manafort defraudó a los bancos y ocultó del Servicio de Rentas Internas de EE.UU. (IRS), millones de dólares en cuentas bancarias extraterritoriales. En el camino, no solo se han enfrentado a un equipo agresivo de defensa, sino que también al juez federal de distrito T.S. Ellis III, quien preside el caso y los ha regañado varias veces. El juez ciertamente impaciente ha empujado al gobierno a acelerar su caso.

Antes de que el fiscal Greg Andres le dijera a Ellis que el gobierno descartaba su caso el lunes por la tarde, el tribunal escuchó el testimonio de un ejecutivo bancario quien dijo que encontró varias banderas rojas con las finanzas de Manafort cuando se lo consideraba para unos 16 millones de dólares en préstamos bancarios.

James Brennan, vicepresidente del Federal Savings Bank, dice que Manafort no reveló las hipotecas en su solicitud de préstamo. Dijo que también encontró varias "inconsistencias" en la cantidad de ingresos que Manafort reportó para su negocio.

Esa información llevó a los altos ejecutivos a rechazar uno de los préstamos. Pero Brennan dijo que el presidente del Banco de Ahorro Federal, Stephen Calk, anuló esa decisión.

"Se cerró porque el Sr. Calk quería que se cerrara", dijo Brennan.

Otros testigos han dicho que Calk prescindió de los préstamos porque quería una buena posición en la administración Trump.

Brennan dijo que el banco con sede en Chicago perdió $ 11.8 millones porque tuvo que cancelar una parte significativa de los dos préstamos que hizo a Manafort. Dijo que eran los dos préstamos más grandes que el banco había otorgado cuando se emitieron a fines de 2016 y principios de 2017.

El viernes, los procedimientos se detuvieron durante horas por misteriosas discusiones entre bastidores entre el juez y los abogados de ambas partes. El juez de Distrito de EE.UU., T.S. Ellis III, suspendió el juicio sin explicación alguna después de haberse reunido con su alguacil y abogados de la oficina del abogado especial Robert Mueller y los abogados de Manafort durante más de 20 minutos.

En un momento el viernes, Ellis salió de la sala del tribunal y se dirigió hacia la sala del jurado. Después de volver a llevar a la corte a la sesión, recordó a los miembros del jurado en varias ocasiones que no debían discutir la evasión fiscal y el caso de fraude bancario. Eso incluía decirles que no hicieran ningún comentario sobre el atuendo de ningún testigo.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG