Enlaces para accesibilidad

Vulgar reacción de Duterte a comentario de Chelsea Clinton

  • Voz de América - Redacción

El presidente filipino Rodrigo Duterte habla a soldados durante una visita al campamento Teodulfo Bautista, en Jolo, Sulu, Filipinas, Mayo 27, 2017.

El presidente de Las Filipinas, Rodrigo Duterte, denunció a Chelsea Clinton en un vulgar discurso el miércoles por haber criticado las declaraciones que hizo a soldados la semana pasada sobre violaciones sexuales.

En un discurso para destacar su apoyo a las tropas encargadas de hacer cumplir la ley marcial en el sur de Las Filipinas, Duterte dijo que asumiría responsabilidad por cualquier abuso que cometieran, incluso si violaban a tres mujeres.

En respuesta a la declaración, Chelsea Clinton hija del expresidente Bill Clinton y la ex Primera Dama y ex Secretaria de Estado Hillary Clinton, escribió en Twitter: "No es gracioso. Nunca."

El miércoles, Duterte dijo que sencillamente había sido sarcástico, y usando una serie de vulgaridades, preguntó a Chelsea Clinton si había reaccionado de la misma forma cuando su padre tuvo una relación extramarital con la pasante de la Casa Blanca Monica Lewinsky.

El gobernante filipino dijo también que las fuerzas estadounidenses habían violado mujeres en Las Filipinas y en Japón.

Duterte declaró la ley marcial en el sur de Las Filipinas la semana pasada después que militantes sitiaron la ciudad de Marawi, en la isla de Mindanao. Anteriormente los militantes se habían enfrentado con tropas que perseguían al buscado terrorista Isnilon Hapilon, jefe del grupo filipino del Estado Islámico.

Soldados filipinos en la ciudad de Marawi, Mindanao, donde se enfrentan con militantes del Estado Islámico. Mayo 28, 2017.
Soldados filipinos en la ciudad de Marawi, Mindanao, donde se enfrentan con militantes del Estado Islámico. Mayo 28, 2017.

Duterte ha prometido tomar duras medidas contra los militantes y advirtió que podría extender la ley marcial a toda la nación.

La imposición de la ley marcial en Las Filipinas ha generado preocupación entre grupos defensores de derechos humanos, los cuales han acusado a Duterte de ordenar a las fuerzas de seguridad que maten a miles de personas como parte de su lucha contra las drogas.

El sur de Las Filipinas, especialmente la región de Mindanao, una zona pobre pero rica en recursos, ha sido desde hace mucho tiempo considerada un semillero de actividad de grupos fundamentalistas.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG