Enlaces para accesibilidad

FDA analizará epidemia de cigarrillos electrónicos en EE.UU.


ARCHIVO - Un joven fumador exhala el vapor de un cigarrillo electrónico en un expendio de la ciudad de Nueva York. (Foto: Frank Franklin II/AP). 20-2-14.

Las principales autoridades sanitarias de la nación están de acuerdo: el consumo de cigarrillos electrónicos por parte de adolescentes es una epidemia que afecta a unos 3,6 millones de usuarios menores de edad. Pero nadie parece saber cuál es la mejor manera de ayudar a los adolescentes a superar esta nueva adicción.

Los cigarrillos electrónicos son ahora la principal sustancia de alto riesgo utilizada por los adolescentes, según las más recientes cifras de EE. UU., que muestran que la marca Juul y productos similares han superado rápidamente a los cigarrillos, el alcohol, la marihuana y otras sustancias.

Los dispositivos de mano calientan una solución líquida que generalmente contiene nicotina en un vapor inhalable. La ley federal prohíbe las ventas a los menores de 18 años, aunque muchos estudiantes de secundaria informan que los obtienen de estudiantes mayores o en línea.

En los últimos meses, funcionarios gubernamentales han lanzado una serie de propuestas destinadas a mantener los productos fuera del alcance de los jóvenes, incluyendo cambios a las ventas en abastos y en línea. En noviembre, el gigante Juul cerró voluntariamente sus cuentas de Facebook e Instagram y retiró varios sabores de las tiendas minoristas.

Los médicos que tratan a los jóvenes enfrentan una serie de dilemas: las terapias antitabaco del mercado, como los parches de nicotina y gomas de mascar, no están aprobadas para los niños, debido a la falta de pruebas o resultados ineficaces. Y los jóvenes ven el hábito como mucho menos riesgoso, lo que plantea otro obstáculo para dejar de fumar.

Eliminar cualquier adicción requiere disciplina, paciencia y disposición para seguir un plan de tratamiento, algo que no les resulta fácil a muchos jóvenes, según expertos.

"Los adolescentes tienen sus propias ideas de lo que podría funcionar para ellos", dijo Susanne Tanski, experta en prevención del tabaco en la Academia de Pediatría de Estados Unidos.

Desde su debut en los Estados Unidos en 2007, los cigarrillos electrónicos y otros dispositivos se han convertido en un negocio de $ 6, 6 mil millones. Impulsando la reciente oleada en el uso de menores de edad, existen dispositivos pequeños y fáciles de ocultar como Juul, que vaporiza una solución con alto contenido de nicotina que se vende en sabores como crema, mango y pepino.

A pesar de las preocupaciones de la industria de una ofensiva contra los sabores, la FDA no ha hecho ningún esfuerzo por prohibir la variedad de dulces y variedades de frutas que las empresas utilizan para diferenciar sus ofertas.

Los cigarrillos electrónicos se han convertido en un flagelo en las escuelas de EE. UU. Los estudiantes a menudo inhalan en el baño o entre clases. Según la encuesta federal de 2018, uno de cada cinco estudiantes de secundaria reportó haberlo hecho en el último mes.

Juul y otras marcas están dirigidas a los fumadores adultos como una forma de dejar de fumar, pero se ha investigado poco sobre esa afirmación o sus efectos a largo plazo en la salud, especialmente en los jóvenes.

La nicotina puede afectar el aprendizaje, la memoria y la atención en el cerebro adolescente, pero prácticamente no hay investigaciones sobre cómo el vapor del cigarrillo electrónico afecta los pulmones, que no maduran completamente hasta los 20 años, de acuerdo a expertos.

Tanski y otros investigadores se reunirán el viernes 18 de enero en la Administración de Alimentos y Medicamentos para discutir el papel potencial de las terapias farmacéuticas y los medicamentos sin receta, como las encías y parches de nicotina.

La FDA también escuchará a ejecutivos de esa industria, padres y adolescentes.

Alrededor de dos tercios de los adolescentes estadounidenses no se dan cuenta de que Juul contiene nicotina, según una encuesta reciente realizada por Truth Initiative, un grupo de defensa contra el hábito de fumar.

El Director de Salud de EE. UU., Jerome Adams, insistió en este punto en un alerta público el mes pasado. Adams admitió que incluso su hijo de 14 años cree que el vapor del cigarrillo electrónico es esencialmente inofensivo.

"Los jóvenes como mi hijo no tienen ni idea de lo que contienen estos productos", sentenció.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG