Enlaces para accesibilidad

Esposas extranjeras de combatientes de ISIS sentenciadas a muerte


Ilustración digital de una sala de audiencias en Irak, un juez que preside la sentencia de una mujer acusada de crímenes relacionados con el Estado Islámico. (Brian Williamson-VOA)

Algunas de las mujeres sonrieron cuando el juez leyó sus fallos en un ritmo staccato, rápido como fuego.

"Ahorcar del cuello hasta la muerte", dijo 17 veces en una corte de Bagdad el lunes y el martes pasado. Al menos seis esposas de combatientes extranjeros muertos o capturados del grupo terrorista conocido como Estado Islámico fueron condenados a cadena perpetua.

Para algunos simpatizantes del grupo también conocido como ISIS, una sentencia de muerte puede interpretarse como algo bueno, según el juez Abdul Satar Bayraqdar, portavoz del Tribunal Supremo en Bagdad. "Piensan que, si son asesinados, serán martirizados para el paraíso", dijo.

Las mujeres condenadas se encuentran entre las 560 esposas extranjeras de los combatientes del ISIS en Irak, dijo Bayraqdar. Con las mujeres detenidas hay 900 niños. Los padres están todos muertos, desaparecidos o son militantes acusados capturados.

'Culpable'? 'No lo sé'

Sophia Mohammad, de 26 años, salió de su casa en Turquía para vivir en Irak controlado por el Estado Islámico con su esposo y hermano. Al igual que muchas de las mujeres, llevó a su bebé a la sala del tribunal donde quedaron eclipsadas por la jaula de madera donde los acusados son enjuiciados. Llevaba un vestido y un velo tradicional negro, pero su cada estaba descubierta.

El juez examinó los resultados de la investigación preliminar y le preguntó si era cierto que recibió $50 por mes del Estado Islámico después de que su esposo fuera asesinado guerra.

"Es cierto que mi esposo y mi hermano trabajaron para para el Estado Islámico, y los mataron cuando un ataque aéreo golpeó su base", le dijo al juez.

"¿Eres culpable o inocente?", Preguntó.

"No lo se", susurró en turco.

El traductor designado por la corte se inclinó y preguntó: "¿Qué debería decirle al juez?

Al Igual que otras mujeres de Turquía y Azerbaiyán enjuiciadas ese día, admitió haber ingresado ilegalmente a Irak para vivir entre los militantes del E.I, pero no fue acusada de ninguna violencia directa. Según la ley iraquí, brindar apoyo a un grupo terrorista puede tener la misma pena que planificar o ejecutar ataques.

"Supongo que decir que soy inocente", respondió ella.

Aproximadamente 15 minutos después, Mohammad y otras seis mujeres se turnaron para ingresar a la jaula, recibiendo una por una sus sentencias. A Cada mujer se le dijo que podía apelar en 10 días o se presentaría una apelación automática en 30 días.

No hubo lágrimas ni gritos cuando se dijo a cada uno de las seis: "colgadas del cuello hasta la muerte."

Los Niños

Solo los bebés y los niños más pequeños acompañaron a sus madres a la corte, dirigidos por una mujer que vestía una camisa roja y un chaleco negro.

"No sabemos qué pasará con los niños si sus madres son ejecutadas", susurró otro guardia vestido de civil. "Nadie sabe que hacer."

Según Bayraqdar, el vocero de la corte, los niños todos los extranjeros huérfanos de padre, deberían ser cuidados por sus países de origen. Pero algunos países no han mostrado interés en recolectar los descendientes de los combatientes del Estado Islámico, dijo.

"Consideren esto un invitación para que los países cuiden de su gente", agregó.

En Mosul, la mayor ciudad iraquí que alguna vez estuvo bajo el control del Estado Islámico, los huérfanos locales de los militantes son considerados víctimas comunas de la guerra y puestos en adopción. Ni los niños ni los posibles padres reciben detalles sobre los padres biológicos.

Según Sukaina Mohammed, directora del Departamento de Mujeres y Niños de la provincia iraquí de Nínive, los niños extranjeros que nacieron en ciudades, pueblos, y aldeas ocupadas por el Estado Islámico por más de tres años de Irak pueden ser estigmatizados irremediablemente si permanecen en el país.

"Enviamos a los niños extranjeros a Bagdad", dijo en una entrevista en enero en Mosul. "Es extremadamente complicado".

Dejando a los niños detenidos con sus madres que apoyan al Estado Islámico también es una opción terrible, agregó Bayraqdar.

"Algunas de las mujeres nos han dicho que criarán a sus hijos para traer de vuelta al Estado Islámico", dijo.

Defendiendo el Estado Islámico

En el tribunal, Imran Ali, una mujer turca de unos 20 años, retrató al Estado Islámico como defensores de la piedad. Ella admitió haber apoyado al Estado Islámico y haber ingresado ilegalmente a Irak, pero se declaró inocente porque, en sus ojos, ninguno estaba equivocado.

"Vinimos a vivir al Estado Islámico", le dijo al juez. "En mi país, ni siquiera podía vestirme de una manera religiosa adecuada".

Algunas otras mujeres negaron que sus maridos estuvieran involucrados con el Estado Islámico, o dijeron que no sabían en lo que trabajan los hombres. Ninguna condenó al grupo.

"Soy inocente", dijo Ali. "No he hecho nada para ser acusada".

"Entonces, ¿por qué estás en una jaula aquí en Bagdad?", Replicó el juez. "¿Te invitamos aquí? ¿O viniste a Irak para ayudar al Estado Islámico en Mosul?

Sistema Tenso

El juicio público de Ali duró unos cinco minutos antes de ser sentenciada a muerte. Los jueces dijeron que los juicios breves siguen a meses de investigaciones y son seguidos por un largo proceso de apelación ya que cada caso es revisado por docenas de funcionarios.

Pero con miles de militantes acusados que esperan juicios, junto con cientos de esposas e hijos extranjeros y un público que aún se recupera de los horrores del gobierno del Estado Islámico, la justicia rápida es una prioridad. La dominación del E.I y las batallas que siguieron obligaron a millones de personas a huir de sus hogares, dejaron decenas de miles de muertos y muchos más traumatizados.

Ahora, un tribunal, un panel de tres jueces, pueden enjuiciar y sentenciar a una docena o más casos en un solo día.

Y para los jueces, cada día que pasa, sentenciar a los militantes es otro día de peligro.

Desde 2003, cuando los ataques extremistas de los militantes aumentaron dramáticamente en Irak, lo que eventualmente llevó a la creación del Estado Islámico, fueron asesinados 65 jueces y otros 160 empleados del departamento judicial.

"Si no me amenazan durante mucho tiempo, me preocupo", dijo Bayraqdar. "Algo está muy mal".

Una justicia rápida y justa beneficiaría a todos los iraquíes, según el abogado Fouad Ahmed Ferman fuera del tribunal. Pero aunque las pruebas actuales son rápidas, a menudo también tienen fallas profundas, agregó.

"No hay testigos", dijo. "Las personas pueden ser sentenciadas cuando no hay evidencia. Las personas pueden ser liberadas cuando hay evidencia ".

Al final, agregó: "Dios nos juzgará a todos".

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG