Enlaces para accesibilidad

Miles en Barcelona y Madrid demandan diálogo

  • Voz de América - Redacción

En la Plaza Sant Jaume en Barcelona, donde está el palacio de gobierno de Cataluña, los manifestantes allí gritaron: "¡Queremos dialogar!".

Decenas de miles de personas se manifestaron el sábado en toda España en defensa de la unidad del país y pidiendo un diálogo que ponga fin a la peor crisis política del país en décadas, mientras Cataluña se alista para declarar su independencia.

Manifestaciones simultáneas en Madrid y Barcelona intentaban presionar a los legisladores en ambas partes a poner fin a meses de silencio y comenzar a negociar. En Barcelona la muchedumbre lució camisetas blancas y respetaron el pedido de los organizadores de no llevar banderas españolas ni catalanas.

El presidente regional de Cataluña, Carles Puigdemont, ha dicho que va a implementar los resultados del referéndum de secesión ganado por el "Sí". El presidente del gobierno español Mariano Rajoy ha dicho que la consulta fue ilegal y ha prometido que no se permitirá la secesión.

En Madrid, la céntrica plaza de Colón estuvo abarrotada desde la mañana por miles de personas. Los manifestantes, muchos de ellos con niños, gritaban “Viva España” y “Viva Cataluña”, y portaban pancartas como “No estáis solos” o “Se nos oye menos pero somos más”.

De igual manera, en la Plaza Sant Jaume en Barcelona, donde está el palacio de gobierno de Cataluña, los manifestantes allí gritaron: "¡Queremos dialogar!" y llevaban carteles que decían "Más negociación, menos testosterona".

“Lo que hace falta es sentarse a dialogar y que no nos sigan dividiendo”, dijo a la televisión local Guillermo Fernández, organizador de la marcha “Parlem, Hablemos”.

El Parlamento catalán convocó el viernes un pleno para que el presidente de la región informe sobre la situación política actual, mientras que el delegado del Gobierno español en Cataluña ofreció disculpas por la actuación policial el 1 de octubre durante el referendo secesionista.

El Parlament dijo que se convocó la sesión el 10 de octubre para que el presidente de la Generalitat Carles Puigdemont informe “sobre la situación política actual”. El jueves el Tribunal Constitucional de España ordenó suspender un pleno previsto para el lunes en el que presumiblemente iba a debatirse una declaración unilateral de independencia.

“Se está produciendo una fractura social en Cataluña y eso hay que resolverlo por la vía del diálogo, nunca de unilateralismo de uno o de otro”, dijo José Manuel García, un economista de 61 años que acudió a la marcha vestido de blanco.

El martes se publicarán además los resultados definitivos del referendo. Según datos oficiales, el proceso tuvo una participación de 2,28 millones de personas —-un 43 por ciento del padrón electoral— y el 90,18 por ciento votó por el “Sí”.

La perspectiva de una declaración de independencia ha agitado los mercados y ha provocado un aluvión de cambios de sede de empresas radicadas en la región, como Sabadell o Gas Natural.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG