Enlaces para accesibilidad

Volcán submarino hace erupción bajo remota isla de Alaska

  • Voz de América - Redacción

Foto aérea de 1994 de la isla Bogoslof en Alaska, proporcionada por el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Bajo la remota y pequeña isla Bogoslof de Alaska.

Un volcán sumergido bajo la remota y pequeña isla Bogoslof de Alaska ha entrado en erupción más de dos docenas de veces desde mediados de diciembre, enviando nubes de cristales de hielo y fragmentos de roca que los aviones de pasajeros deben esquivar mientras vuelan entre América del Norte y Asia.

La pequeña isla es la cumbre de un activo volcán submarino que se extiende hasta 1.676 metros, con su base en el suelo del mar de Bering.

La explosividad se debe en parte a la interacción del magma del volcán con el agua de mar, y las nubes de cenizas podrían ser una característica regular en 2017, dijo Chris Waythomas, un geofísico de investigación del Servicio Geológico de Estados Unidos en el Observatorio Volcánico de Alaska

"Algunas de las anteriores erupciones históricas han durado muchos meses", dijo.

La isla Bogoslof —de sólo 68 hectáreas, un tercio del tamaño de la granja americana promedio— es más joven que Estados Unidos. Apareció después de una erupción submarina en 1796, el año en que John Adams derrotó a Thomas Jefferson para convertirse en el segundo presidente de la nación. Castle Rock, un tapón de lava dejado por esa erupción se erige como una torre de iglesia gótica en el lado suroeste de la isla.

En 1883, Volcán Bogoslof volvió a erupcionar y creó una cúpula de lava. La cúpula era una vez parte de la isla pero debido a la erosión, ahora está como un pilar de la roca a 600 metros de la orilla.

El mes pasado, Bogoslof explotó a partir de un respiradero en aguas poco profundas de su lado noreste. La primera emisión de cenizas confirmada fue el 14 de diciembre.

Desde entonces, Bogoslof ha entrado en erupción más de dos docenas de veces, a veces enviando nubes de ceniza a más de 6.000 metros de altura — potencialmente en el camino de los aviones de pasajeros.

Los controladores de tráfico aéreo reciben advertencias después de cada erupción, dijo Allen Kenitzer, un portavoz de la Administración Federal de Aviación. Hasta ahora, Bogoslof no ha causado interrupciones importantes. Los vuelos se han reorientado ligeramente por encima o alrededor de las nubes de cenizas, dijo Kenitzer en una respuesta por correo electrónico a las preguntas. En años anteriores, las grandes erupciones han llevado a las aerolíneas a cancelar los vuelos.

Las Islas Aleutianas forman parte del "anillo de fuego" del Océano Pacífico, una zona en forma de herradura de frecuentes terremotos y erupciones volcánicas. Según la teoría de las placas tectónica, la placa del Pacífico de la capa externa del planeta está siendo empujado por debajo la placa continental norteamericana.

XS
SM
MD
LG