Enlaces para accesibilidad

Presidente Erdogan: atentado busca "desestabilizar" a Turquía

  • Voz de América - Redacción

El primer ministro turco Binali Yildirim señaló que el atacante dejó el arma en el lugar de los hechos antes de huir.

Al menos 69 personas están siendo tratadas en el hospital, cuatro de ellas en estado serio. El presidente de EE.UU. Barack Obama, envió un mensaje de condolencias al gobierno turco.

Al menos 39 muertos, incluidos 15 extranjeros, dejo un ataque armado en un club nocturno en Estambul, Turquía.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, responsabilizó a grupos terroristas "que están tratando de crear caos". "Están tratando de desmoralizar a nuestro pueblo y desestabilizar a nuestro país", declaró.

"Están intentando destrozar la moral del pueblo, pero estamos decididos a eliminar estas amenazas en su punto de origen", señaló el presidente turco, al tiempo que instó a la población a mantener la calma.

"Turquía está determinada a hacer lo que sea necesario en la región para mantener la seguridad y paz de los ciudadanos turcos", agregó Erdogan en referencia a la lucha del ejército turco contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Siria.

En un mensaje a través de la red social Twitter, el presidente turco expreso: “Dios tenga misericordia de nuestros ciudadanos que perdieron la vida en el brutal ataque, nuestras condolencias a los invitados extranjeros”.

La policía en Estambul busca a un hombre que abrió fuego en el exclusivo centro Reina del área de Ortakoy, en la madrugada del domingo cuando cientos de personas celebraban el Año Nuevo.

Entre los extranjeros muertos están incluidos una israelí, un belga, un franco tunecino y dos libaneses.

El primer ministro turco Binali Yildirim señaló que el atacante dejó el arma en el lugar de los hechos antes de huir.

El funcionario confirmó que el hombre no estaba vestido como Santa Claus como se dijo en un principio.

El primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, habla con un hombre hospitalizado en Estambul, herido durante el ataque a una discoteca.
El primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, habla con un hombre hospitalizado en Estambul, herido durante el ataque a una discoteca.

Según reportes, había unas 700 personas en el club nocturno en el momento del ataque, algunas de los cuales saltaron al río Bósforo para escapar de la agresión.

Funcionarios indicaron que al menos 69 personas están siendo tratadas en el hospital, cuatro de ellas en estado serio. Entre los heridos hay ciudadanos de Marruecos, Arabia Saudita y Libia.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien se encuentra de vacaciones en Hawái, envió un mensaje de condolencias al gobierno turco.

"El presidente expresó las condolencias por la pérdida de vidas inocentes, ofreció toda la ayuda posible para asistir a las autoridades turcas y pidió que le mantuvieran informado sobre los avances de la investigación sobre los hechos", dijo el vocero de la Casa Blanca, Eric Schultz.

El dueño del club, Mehmet Koçarslan, aseguró al diario Hürriyet que los servicios secretos estadounidenses ya habían avisado de posibles ataques una semana antes y que se habían tomado medidas adicionales de seguridad a orillas del Bósforo.

También el Ejército turco emitió un comunicado en el que asegura que su "lucha contra el terrorismo seguirá con la misma determinación" que hasta ahora.

Turquía lanzó en agosto pasado la "Operación Escudo del Éufrates" para derrotar, junto con las fuerzas opositoras sirias, a los yihadistas del EI del norte de Siria e impedir que los grupos kurdos controlen la zona fronteriza con Turquía.

XS
SM
MD
LG