Enlaces para accesibilidad

En despedida, Ryan ve soluciones si "la política lo permite".


El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Paul Ryan, republicano por Wisconsin, saluda al público luego de pronunciar su discurso de despedida en el Gran Vestíbulo de la Biblioteca del Congreso, en Washington. Dic. 19 de 2018.

El presidente saliente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, lamentó el miércoles la "política rota" de Estados Unidos en un discurso de despedida en el que calificó como "nuestro mayor negocio sin terminar" el hecho de que Washington no había revisado los costosos programas de beneficios federales.

"Nuestros problemas complejos son absolutamente solucionables", dijo Ryan en la Biblioteca del Congreso, frente al Capitolio de Estados Unidos, donde ha servido durante dos décadas en la Cámara Baja. "Es decir, nuestros problemas pueden resolverse si nuestra política lo permite".

El discurso de media hora del republicano de Wisconsin, que destacó logros y admitió deficiencias, se produjo cuando cierra su periodo de tres años como presidente de la mayoría republicana en la Cámara. A pesar del control de la Casa Blanca y el Congreso por parte del Partido Republicano desde principios de 2017, ha sido un período inusualmente tumultuoso dominado por la toma de decisiones errática y los arrebatos verbales del presidente Donald Trump y por las divisiones republicanas sobre temas principales, como la atención médica y la inmigración.

La partida de Ryan se produce seis semanas después de un día de elecciones en el que los demócratas tomaron el control de la Cámara de Representantes. Su triunfo fue posterior a una campaña en la que criticaron a los republicanos por tratar de derogar y reemplazar la popular ley de atención médica del expresidente Barack Obama, una de las principales prioridades del Partido Republicano.

Vea: Victoria legislativa en la Cámara de Representantes

Bajo Ryan, el Congreso aprobó los mayores recortes de impuestos en décadas, aumentó el gasto en defensa y revirtió las regulaciones de Obama que protegen el aire y el agua. Pero los déficits federales anuales están aumentando, Medicare y otros programas de derechos caros están creciendo, y su intento de socavar la ley de cuidado de salud de Obama se estrelló.

En los últimos días de Ryan como presidente de la Cámara, el Congreso está tratando de evitar un cierre parcial del gobierno cuando Trump se enfrenta a los demócratas por su demanda de dinero de los contribuyentes para construir un muro fronterizo con México.

Ryan citó la aprobación de más de 1.000 proyectos legislativos, aunque la mayoría eran menores, y predijo que el esfuerzo fallido del GOP (Partido Republicano) para derogar y reescribir la ley de salud de Obama será el marco para una solución definitiva. Dijo que los infructuosos intentos del partido por renovar las leyes de inmigración, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, se acercaron más de lo que la gente cree.

"Hemos asumido algunos de los mayores desafíos de nuestro tiempo, y hemos hecho una gran diferencia duradera en la trayectoria de este país", dijo.

Sin embargo, también subrayó los recientes fracasos.

Ryan, de 48 años, reconoció nunca haber logrado dos sueños de larga data: refrenar el gasto de los enormes programas de derechos del gobierno y controlar la enorme y creciente deuda nacional. Gracias en parte a los recortes fiscales de 10 años y $ 1.5 billones que los republicanos promulgaron el año pasado, la Oficina de Presupuesto del Congreso, un ente no partidista, estima un déficit federal acumulado de $ 12.4 billones para la próxima década.

"Reconozco claramente que mis ambiciones de reforma de derechos han superado la realidad política, y considero que este es nuestro mayor asunto pendiente", dijo.

Vea: No se votará por plan de salud republicano

Si bien el proyecto de ley de atención médica aprobado por la Cámara de Representantes habría eliminado los ahorros de Medicaid y otros programas, el esfuerzo murió en el Senado administrado por el Partido Republicano, asesinado por una sólida oposición demócrata y un puñado de oponentes republicanos.

"En última instancia, resolver este problema requerirá un mayor grado de voluntad política de la que existe hoy", dijo Ryan.

Ryan fue elegido para el Congreso en 1998 y se convirtió en un líder de los republicanos que intentaban reducir el gobierno. Como presidente del Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes, escribió planes de gastos que preveían exprimir los ahorros de programas de beneficios populares como Medicare y eliminar déficits; recortes que el Congreso nunca promulgó.

Vea: Paul Ryan: Nuevo presidente de la Cámara de Representantes

Fue compañero vicepresidencial de Mitt Romney en 2012 y en 2015 fue nombrado presidente de la Cámara de Representantes, luego de que el malestar entre los conservadores provocó la repentina renuncia de su predecesor, John Boehner, republicano por Ohio. Ryan anunció en abril pasado que no buscaría la reelección en la Cámara de Representantes, diciendo que necesitaba más tiempo con su familia.

Ryan nunca mencionó explícitamente a Trump en sus comentarios. Pero describió una división que ha sido un sello distintivo de Trump por su constante demonización de sus oponentes políticos, a menudo en Twitter.

"Todo esto se amplifica con la tecnología, con una estructura de incentivos que se basa en los temores de las personas y los algoritmos que juegan con la ira", dijo. "La indignación se ha convertido en una marca".

Preguntó por qué la política se ha vuelto tan amarga, luego respondió a su propia pregunta, diciendo: "Este tipo de política comienza desde un lugar de indignación y trata de derribarnos desde allí".

Vea: Paul Ryan prometió solucionar el problema del DACA

En cuanto a la inmigración, Ryan dijo que no importa cómo se resuelva la batalla del muro fronterizo, "el sistema todavía necesitará una reforma seria. Yestá en juego nada menos que nuestro potencial como nación".

Al alejarse de la frecuente retórica antiinmigrante de Trump, Ryan dijo que una solución debería incluir no solo la seguridad fronteriza, sino también ayudar a los inmigrantes que están ilegalmente en Estados Unidos a permanecer (en el país), "y ser parte de nuestro tejido estadounidense". Dijo que debería incluir "la población indocumentada", un grupo que se estima en alrededor de 11 millones de personas.

Y afirmó que resolver el problema eliminaría "parte del veneno de nuestro discurso".

Ryan durante años fue una fuerza silenciosa para las amplias revisiones de inmigración a las que los conservadores se opusieron porque iban demasiado lejos para ofrecer la ciudadanía a los inmigrantes que están ilegalmente en EE.UU. Como presidente de la Cámara, no pudo unificar a los republicanos detrás de un enfoque.

Sobre política exterior, Ryan pidió "comprometerse con los pilares de las relaciones internacionales", un contraste con la tergiversación de Trump de la OTAN y el retiro de algunas organizaciones. Estados Unidos debe liderar "no con una acción brusca, sino con una acción constante y basada en principios", dijo.

Ryan apenas discutió el proyecto de ley de reducción de impuestos del Partido Republicano del año pasado, que considera quizás su logro más significativo. Citó los recortes de impuestos de ese proyecto de ley para los inversores en comunidades de bajos ingresos y advierte a los republicanos que no deben permitir que los esfuerzos para aliviar la pobreza "se desvíen de su conciencia".

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG