Enlaces para accesibilidad

Emperador japonés expresa “profundo pesar” por la Segunda Guerra Mundial


El emperador Akihito y la emperatirz Michiko se inclinan en un altar durante un momento de silencio por los muertos en la Segunda Guerra Mundial en una ceremonia con motivo del 73 anivesario de la rendición de Japón en la guerra, en Budokan Hall en Tokyo, Japón, el miércoles, 15 de agosto de 2018.

El emperador japonés Akihito expresó su "profundo pesar" el miércoles por las acciones de su país durante la Segunda Guerra Mundial.

El emperador, de 84 años, reveló su remordimiento durante una ceremonia en el Budokan Hall de Tokio para conmemorar el 73 aniversario de la rendición de Japón a las fuerzas aliadas, tras los ataques con bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki días antes.

"Reflexionando sobre nuestro pasado y teniendo en cuenta los sentimientos de profundo remordimiento, espero fervientemente que los estragos de la guerra nunca se repitan", dijo Akihito, acompañado por su esposa, la emperatriz Michiko. Fue la última aparición en la ceremonia anual de Akihito, quien abdicará al trono el próximo año.

El emperador Akihito ha pasado gran parte de su reinado visitando muchos lugares en la región del Pacífico que fueron invadidos por las fuerzas japonesas en tiempos de guerra y expresó su arrepentimiento por las acciones llevadas a cabo en nombre de su padre, Hirohito.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, (derecha) pasa frente al emperador Akihito y la emperatriz Michiko, tras pronunciar un discurso con motivo del 73 aniversario de la rendición de Japón en la Segunda Guerra Mundial el miércoles, 15 de agosto de 2018, en Tokio.
El primer ministro japonés, Shinzo Abe, (derecha) pasa frente al emperador Akihito y la emperatriz Michiko, tras pronunciar un discurso con motivo del 73 aniversario de la rendición de Japón en la Segunda Guerra Mundial el miércoles, 15 de agosto de 2018, en Tokio.

Las declaraciones de remordimiento del emperador contrastan con las del primer ministro Shinzo Abe, quien presionó para revisar la constitución pacifista de posguerra de Japón y fortalecer las fuerzas de autodefensa del país.

Abe también habló en la ceremonia del miércoles, prometiendo nunca más repetir la devastación de la guerra.

Abe se mantuvo alejado del controvertido santuario Yasukuni que honra a millones de personas muertas en la guerra de Japón, incluidos los criminales de guerra condenados, enviando una ofrenda religiosa en su lugar. Su última visita al santuario en 2013 molestó a China y Corea del Sur, que considera que el hito es una celebración de la agresión militar japonesa del siglo XX.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG